ECUADOR: DERROCAR A MORENO Y EXPULSAR AL FMI

 

TODO EL PODER A UNA COMUNA ENCABEZADA POR LA CONAIE Y LAS ORGANIZACIONES OBRERAS Y POPULARES EN LUCHA.

 

NO A LA TRAMPA DEL DIÁLOGO CON EL ESBIRRO MORENO.

 

El gobierno de Lenin Moreno, quien fuera ex vicepresidente del anterior gobierno autodenominado progresista de izquierda de Rafael Correa, a cambio de un préstamo draconiano de US $4.209 millones del FMI procedió a la eliminación de los subsidios a la gasolina, lo que está generando un brutal incremento de todos los precios, así como a recortes en los servicios públicos y recortes salariales y otras reformas laborales y fiscales que golpean a la clase trabajadora y a los sectores populares.

 

Ante la masiva protesta popular, la respuesta de Moreno fue declarar un estado de sitio y ordenar una brutal represión, que ya va lleva decenas de muertos, heridos y detenidos-desparecidos. El estado de sitio no ha quedado más que como papel mojado, en virtud de que el contraataque popular, encabezado por el movimiento indígena aglutinado en la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), se tornó en una heroica insurrección que tiene contra las cuerdas al Gobierno asesino y entreguista de Lenin Moreno y al régimen burgués de conjunto.

 

Las grandes masas indígenas, obreras, campesinas, populares, obligaron a Moreno y sus secuaces a huir del Palacio de Carondelet, ubicado en Quito, la capital del país y escabullirse a Guayaquil. El vacío de poder que queda en la capital del país y la enorme cantidad de población indígena y de sectores movilizados genera la posibilidad de constituir un doble poder, ya expresado de manera embrionaria en ciertos momentos, como la toma momentánea y simbólica de la Asamblea Nacional por las y los manifestantes, al grito de ¡Fuera Lenin Moreno! El poder indígena, obrero, campesino y popular rugiente, que nace, se foguea y fortalece en las calles, barricadas y asambleas que se enfrenta al poder burgués, que se reacomoda buscando volver a tomar el control e intenta desarticular, mediante la represión y el engaño al potente movimiento que ha paralizado Quito y otras zonas del país durante varios días.

 

La derogatoria del paquetazo es un triunfo del movimiento, pero la negociación es una trampa

 

Después de 12 días de movilizaciones callejeras, protestas y una violenta represión Lennin Moreno anuncia que dará marcha atrás al decreto 883, el paquetazo ordenado por el FMI, esto ha sido celebrado en la calle por el movimiento popular; efectivamente la derogatoria es un triunfo para el movimiento. Sin embargo, las organizaciones no deberían bajar la guardia. La CONAIE ha aceptado sentarse a negociar cuando se sumaban sectores populares de quito autoorganizados, no controlados por la CONAIE, los cuales le pudieron haber dado un nuevo aire a la lucha popular. También ha aceptado, en una reunión a puerta cerrada, sentarse a negociar un nuevo decreto, del cual no se conoce el carácter ni los temas que tratará, dejando por fuera importantes reivindicaciones y asuntos. En el acuerdo final de la negociación preliminar no se menciona en lo más mínimo la responsabilidad del gobierno en la brutal represión que dejó como saldo varios muertos, algunos de ellos importantes dirigentes indígenas, y miles de heridos. Tampoco se menciona nada sobre la exigencia de la renuncia de la Ministra de Gobierno ni del Ministro de Defensa.

 

Es por esto que la derogatoria del paquetazo es un triunfo parcial, pues le permite a Moreno seguir en el poder, a pesar de la brutal represión que desató en el país durante los últimos días y podría implicar que se habrá, como ha ocurrido en otras partes, Nicaragua o Colombia por ejemplo, un periodo de cacería de brujas, en donde grupos paramilitares o similares van asesinando selectivamente a las y los principales dirigentes populares.

 

No bajar la guardia, organizar el poder popular.

 

Las masas populares no deben confiar en ninguna alternativa, ya sea se disfracen de izquierda o de derecha, ya sean agentes del imperialismo yanqui, chino o ruso. Ninguna confianza en Moreno, ni en Correa, ambos responsables por la crisis, por no romper con el FMI y pagar la estafa de la deuda externa, así como perpetuar el modelo capitalista extractivista dependiente de algún u otro bloque imperialista.

 

La negociación que ofrece Lenin Moreno y que auspician la ONU y la Conferencia Episcopal es una trampa, el pueblo debe mantenerse vigilante y a la expectativa, no bajar la guardia. Es más, debe aprovechar para reorganizarse y fortalecer la coordinación popular. Es indispensable que se convoque, al mismo tiempo que sucede la negociación y aprovechando la tregua, a una asamblea abierta multitudinaria en Quito, para conformar un gobierno propio o comuna, que sirva de contrapeso al poder burgués y que se plantee la tarea de crear comités de lucha en todas las ciudades, barrios y aldeas, con el objetivo de preparar una asamblea democrática nacional que vote un plan de lucha para derribar al títere del FMI y el imperialismo yanqui, Lenin Moreno, siguiendo el ejemplo y fortaleciendo la acción de las masas en las calles, barricadas , corte de rutas , marcha indígenas y resistencia en barrios y comunidades. Es muy importante que los comités de lucha constituyan comités de autodefensa, para evitar que el gobierno aproveche la desmovilización para iniciar una cacería de brujas en contra de las principales dirigencias del movimiento popular, como ya hemos visto que ha ocurrido, por ejemplo en Nicaragua.

 

¡Qué las organizaciones populares, encabezadas por al CONAIE, tomen el poder y se declaren poder constituyente en Quito! ¡Qué rompan con el FMI, declaren la estafa de la deuda externa impagable y un plan económico al servicio de las masas oprimidas! ¡Que se proceda a disolver el aparato militar para crear milicias indígenas, obreras, campesinas, populares, de mujeres! Es preciso dar riendas sueltas a iniciativas de las masas populares y sus organismos de base, que pone el pecho ante las balas asesinas de Moreno.

 

¡LARGA VIDA A LAREVOLUCIÓN ECUATORIANA!

 

PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LAS Y LOS TRABAJADORES (PRT), COSTA RICA

 

San José, 14 de octubre del 2019