Capitulo III: EL IMPERIALISMO Y LA REVOLUCIÓN ÁRABE

 

13.          La revolución árabe ha sido un duro golpe a las grandes potencias imperialistas, que explica en sí mismo por qué todos estos poderes trabajan para contener y aplastar esta Revolución. Desde hace varias décadas, el imperialismo occidental (Estados Unidos, Unión Europea, Japón) dependió de la dominación de Oriente Medio  a través de numerosas dictaduras burguesas: Aunque, al mismo tiempo y de vez en cuando estos poderes tuvieron conflictos limitados con algunos liderazgos (es decir, con unos cuantos regímenes árabes en 1973 - lo que lleva al boicot del petrolero, y también con Gadafi en 1986), estés regímenes han asegurado los requerimientos de energía al imperialismo occidental con vastas reservas de petróleo mientras llenaban los bancos occidentales con grandes sumas de dinero. Incluso, las principales potencias occidentales colaboraron muy estrechamente con los llamados regímenes "anti-imperialistas" como el de Assad, tanto del padre como del hijo. Por ejemplo, desde la primera guerra del Líbano, Siria nunca ha dado un tiro en contra de Israel y actualmente garantiza la frontera norte a favor del sionismo; y también, Assad el padre participó con los EE.UU. en la guerra contra Irak en 1991, y ha colaborado con el programa de tortura de la CIA desde 2001. En lo que tiene que ver con Gadafi, su régimen fue considerado bienvenido por Bush, Blair y Sarkozy después de 2001 cuando su régimen abrió sus empresas petroleras a la inversión extranjera. Y la Unión Europea dependió de las fuerzas libias de represión para impedir la entrada de inmigrantes en Europa por el sur, y al igual que Assad, colaboró con el programa de tortura de la CIA. El imperialismo ruso y el chino también de manera semejante colaboraron estrechamente con varias dictaduras en la región. Rusia es el mayor defensor del régimen de Assad y tiene estrechos vínculos con el régimen de la burguesía islamista de Irán. Este régimen que fue construido sobre los cadáveres de toda una generación de luchadores por la libertad como la matanza sufrida en 1990. Moscú y Pekín también están construyendo estrechos vínculos con el régimen de al-Sisi en Egipto. Y China es el principal socio comercial de los países exportadores de petróleo de Oriente Medio.

14.          Tan luego el imperialismo occidental se da cuenta que el progreso de las insurrecciones populares no podían ser frenados intentaron detenerlos buscando colaboradores entre los liderazgos de los movimientos populares. En el caso de la guerra civil en Libia en 2011 ellos, trataron de ganar influencia entre el movimiento rebelde lanzando ataques aéreos limitados contra las fuerzas de Gadafi. En tal situación, los revolucionarios tuvieron que enfrentar una guerra en dos frentes: continuar la lucha por el derrocamiento del régimen de Gaddafi, mientras que al mismo tiempo oponerse a los ataques aéreos de la OTAN. Al final, las potencias imperialistas occidentales lograron el éxito sólo limitado porque las masas libias continúan a odiar a los imperialistas, por ejemplo, el asesinato del embajador estadounidense en 2012 y la expulsión de las embajadas occidentales en 2014.

15.          Para poder justificar sus intervenciones militares en Medio Oriente y África, así como su apoyo a dictaduras reaccionarias, todos los poderes imperialistas - desde la Unión Europea y los EE.UU. a Rusia y China - están alimentando un sentimiento de chovinismo anti-musulmán. La ola reaccionaria que se extendió por toda Europa después del ataque en el periódico racista Charlie Hebdo en enero de 2015 es sólo más una campaña que se inició a principios de este siglo. Como socialistas, nos oponemos firmemente a tales ataques como la hecha al periódico racista Charlie Hebdo, por la razón de que sólo sirve a las clases dominantes como justificación para una campaña de histeria anti-musulmana, también para movilizar al ejército para aumentar la represión interna y para justificar que Francia, la Unión Europea y los EE.UU hagan la guerra en el Medio Oriente y África. El RCIT defiende a los inmigrantes musulmanes de todas las formas de opresión (es decir, en contra de la práctica de las diferencias salariales, en contra de la prohibición del velo-hijab y en contra la discriminación hecha por la policía). Apoyamos la resistencia contra la intervención imperialista y somos contra las intervenciones, como las que se hizo en Afganistán, Irak, Siria, Malí, África Central, etc. Condenamos enérgicamente los reformistas de izquierda (como el ex estalinista Partido de la Izquierda Europea) los cuales fallan al no ponerse en contra de las guerras imperialistas y de las campañas racistas contra los inmigrantes musulmanes e incluso se unieron a las manifestaciones reaccionarias por la "unidad Nacional " el 11 de enero en Francia. Al mismo tiempo, los socialistas deben trabajar con las masas de inmigrantes en su lucha contra la discriminación. Deben convocar a los movimientos obreros a apoyar los inmigrantes en sus luchas. Estos principios básicos sobre las posiciones internacionalistas deben nortear la lucha para así lograr ganar los inmigrantes y alejarlos de las actuales direcciones pequeños burguesas islamistas y guiarlos a una perspectiva socialista.

16.          Uno de los pocos logros de la no terminada revolución democrática en el mundo árabe, es el hecho de haber tornado débil el aparato de represión en las fronteras. Esto permite que muchos de los pobres del sur lleguen a los países ricos de Europa Occidental y América del Norte, allá intentan encontrar un arranque para una vida digna. Un creciente número de refugiados es el resultado de la dominación imperialista y la súper-explotación de los países casi coloniales y los consiguientes trastornos políticos, sociales y ecológicos, incluyendo sangrientas guerras civiles, que continuamente están obligando a miles de personas a huir de sus países de origen todos los años. La imperialista Unión Europea transformó el continente en una fortaleza, así, condenando a muerte a muchos refugiados, mientras explota como mano de obra barata a los que lograron entrar. Del mismo modo, el gobierno estadounidense ha construido 1.125 kilómetros de pared de acero, con una altura de 6,5 metros, con equipo de vigilancia moderna a lo largo de su frontera con México.

17.          Los socialistas se oponen enérgicamente a los controles fronterizos y luchan para que los abran. Las puertas de los Estados imperialistas, cuya riqueza se basa en la explotación laboral de los pueblos que vienen del sur, no deben ser cerradas a las mismas personas, que sufren las consecuencias de esta sobreexplotación! Cuando se oye decir a Unión Europea y E.E.U.U que "el barco está lleno", es decir, que ellos no pueden permitirse más refugiados, a esto, respondemos: "¡Tonterías! Mira a los más ricos de los ricos, por ejemplo: los treinta y cinco ciudadanos estadounidenses, estos juntos tienen una riqueza con un total de 941 mil millones de dólares. Basta expropiar sólo una pequeña cantidad de su riqueza y millones de refugiados pueden encontrar empleo y vivienda. ". No estamos sobre todo a denunciar las pandillas de contrabando de inmigrantes ilegales, sino los gobiernos imperialistas. Sin el control de las fronteras reaccionaria de la UE y Estados Unidos no habría motivos para las pandillas hacer trafico de gente! Son los imperialistas los responsables por las cifras oficiales en que 1.776 refugiados fueron asesinados o declarados desaparecidos desde el comienzo de este año. Los movimientos de obreros, las organizaciones de inmigrantes y de todas las organizaciones progresistas y democráticas en los países imperialistas deben trabajar para destruir el régimen de fronteras y ayudar a los refugiados que entren en sus países por todos los medios posibles.