Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad de las Grandes Potencias (Capítulo XV.)

LIBRO: Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad de las Grandes Potencias

 

Los factores detrás de la Rivalidad acelerada entre los E.U, China, Rusia, la U.E y Japón. Una crítica del análisis de la izquierda y una semblanza de la Perspectiva Marxista.

 

La CCRI publicó este libro en Enero de 2019. El autor es Michael Pröbsting, Secretario Internacional de la CCRI.

 

 

 

Translator: Rubén Jaramilllo

 

XV. El significado del dicho "La guerra es la continuación de la política por otros medios"

 

 

 

El enfoque marxista de los conflictos y las guerras se basa en el entendimiento de que no son un tema separado de la política en general, sino un aspecto específico de la misma. Friedrich Engels y Lenin eran grandes admiradores del teórico militar prusiano Carl von Clausewitz de principios del siglo XIX, que resume la esencia de cualquier conflicto militar por las famosas palabras: “La guerra es una mera continuación de la política por otros medios.[1]

 

En su libro De la Guerra, Clausewitz enfatizó y elaboró este punto: “la guerra es un instrumento de la política; debe incluir en sí misma, necesariamente, el carácter de la política; debe medir con la medida de la política. La conducción de la guerra, en sus grandes delineaciones, es, en consecuencia, la política misma que empuña la espada en lugar de la pluma, pero que no cesa, por esa razón, de pensar de acuerdo con sus propias leyes". [2]

 

De hecho, las guerras las libra cualquier clase no como un fin en sí mismo, sino por objetivos políticos y económicos específicos, es decir, para imponer sus intereses. Esto se aplica tanto a la política de la burguesía como a la política del proletariado y otras clases oprimidas.

 

Un estado imperialista podría atacar a un rival para obtener el control de territorios estratégicos o sus colonias (por ejemplo, la Primera Guerra Mundial entre Alemania, Francia, Gran Bretaña, Rusia, etc.), una Gran Potencia podría atacar una semicolonia para robar su recursos económicos (por ejemplo, la invasión estadounidense de Irak en 2003) o para detener una rebelión que socava la dominación imperialista en la región (por ejemplo, las dos guerras de Rusia contra Chechenia a mediados de la década de 1990 y principios de la de 2000). O puede ser una guerra de las clases oprimidas para expulsar a los invasores extranjeros (por ejemplo, la resistencia afgana contra las fuerzas estadounidenses desde 2001 o la lucha somalí contra las tropas de la Unión Africana encabezadas desde Etiopía) o para derrocar una dictadura reaccionaria (por ejemplo, en Cuba contra Batista 1953-59, en Libia contra Gaddafi en 2011 o en Siria contra Assad desde 2011).

 

Para decirlo en palabras de Lenin: “Aplicada a las guerras, la tesis fundamental de la dialéctica, tergiversada con tanto descaro por Pléjanov para complacer a la burguesía, dice que "la guerra es una simple continuación de la política por otros medios" (violentos precisamente). Esa es la fórmula de Clausewitz, uno de los grandes autores de historia militar cuyas ideas fueron fecundadas por Hegel. Y ése ha sido siempre el punto de vista de Marx y Engels, que consideraban toda guerra una continuación de la política de las mismas potencias interesadas -y de las distintas clases dentro de ellas- en un momento dado.[3]

 

La guerra es parte de la política; la última no puede existir sin la primera. Un panfleto de los trotskistas estadounidenses publicado en 1936 formuló esta idea fundamental con mucho énfasis:

 

No se debe permitir que los disfraces morales, religiosos, raciales e ideológicos que lleva la guerra oculten los conflictos fundamentales que son las verdaderas fuentes de la guerra moderna. La conclusión general es ineludible: la guerra moderna no es accidental ni se debe a la maldad de la naturaleza humana ni está decretada por Dios. La guerra es la esencia misma del capitalismo imperialista, una parte tan importante del capitalismo como el trabajo asalariado. Hablar de capitalismo sin guerra es como hablar de un ser humano sin pulmones. El destino de uno está indisolublemente ligado al destino del otro". [4]

 

De esto se deduce que los marxistas no abordan los problemas de las guerras con un método diferente al de otras características de las luchas entre clases. Por lo tanto, la política de la clase trabajadora se dirige a defender su independencia de la clase dominante (respectivamente sus diferentes facciones) de todas las potencias imperialistas tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra. Y está luchando para debilitar a los capitalistas y eventualmente derrocarlos tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra.

 

Lenin señaló fundamentalmente los mismos principios de la lucha de clases tanto en tiempos de paz como durante las guerras: “La guerra es la continuación de la política con otros medios. Toda guerra está inseparablemente unida al régimen político del que surge. La misma política que ha seguido una determinada potencia, una determinada clase dentro de esa potencia durante un largo período antes de la guerra, es continuada por esa misma clase, de modo fatal e inevitable, durante la guerra, variando únicamente la forma de acción.” [5]

 

Trotsky repitió esta idea en el programa fundacional de la IV Internacional: “La guerra imperialista es la continuación y la exacerbación de la política de pillaje de la burguesía. La lucha del proletariado contra la guerra imperialista es la continuación y la exacerbación de la lucha de clase. El comienzo de la guerra cambia la situación y parcialmente los procedimientos de la lucha de clases, pero no cambia ni los objetivos ni la dirección fundamental de la misma.[6]

 

Esto es cierto tanto para cuestiones de política interior como exterior. Trotsky insistió en sus tesis sobre La guerra y la Cuarta Internacional en la relación estrecha e inseparable entre las políticas internas y externas tanto de la clase dominante como del proletariado. La vanguardia del proletariado aboga por una política de independencia de clase de cualquier burguesía imperialista y de cada una de sus fracciones, tanto del interior como del exterior: “La política exterior de cada clase es la continua­ción y desarrollo de su política interna.” [7]

 

En otras palabras, todo el método del derrotismo revolucionario no tiene "tácticas especiales" para la guerra, sino que dicta la continuación de tácticas dirigidas a promover la independencia de la clase trabajadora de cada burguesía imperialista (y cada fracción de esta), que son válidas. para todas las fases de la lucha de clases, ya sea en tiempos de guerra o de paz.

 

Por esta razón, los marxistas aplican el mismo método de "derrotismo revolucionario" no solo en casos de conflictos entre países imperialistas. Asimismo, la CCRI/RCIT también aplica dicho método, por ejemplo, en cuestiones como la afiliación de estados imperialistas en alianzas interestatales (por ejemplo, la cuestión de la afiliación en la Unión Europea). [8]

 

Otro tema similar es el caso de las elecciones en las que sólo compiten candidatos que son abiertamente de la burguesía (por ejemplo, en las elecciones presidenciales de Estados Unidos entre los candidatos de los partidos republicano y demócrata). En tales situaciones, los revolucionarios no pueden apoyar a ninguno de estos candidatos y, por lo tanto, piden la abstención. [9]

 

En este contexto, vale la pena llamar la atención sobre la observación de Lenin de que los revolucionarios deberían estudiar los escritos de Clausewitz debido a la cercanía de las tácticas políticas y las tácticas militares. En un artículo publicado durante el último período de la vida de Lenin, el historiador soviético V.I. Sorin atribuyó al líder de los bolcheviques las siguientes opiniones sobre la importancia de Clausewitz: "Lenin dijo que 'las tácticas políticas y militares se llaman Grenzgebiet (frontera) en aleman y los obreros del partido podrían estudiar con ventaja las obras de Clausewitz, el más grande de los teóricos militares alemanes’. " [10]

 

En resumen, los marxistas no cambian su enfoque hacia la clase dominante en tiempos de guerra, por lo tanto, la clase trabajadora debe oponerse fundamentalmente a su gobierno imperialista por igual tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra. La política del derrotismo revolucionario tiene siempre la misma raíz programática: la lucha por la independencia política de la clase obrera de todas las fracciones de la burguesía y de todas las potencias imperialistas.

 

 

 



[3] Lenin: La Bancarrota de la II Internacional (1915). Lenin, Obras Tomo V (1913-1916), p. 102, https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/oe12/lenin-obrasescogidas05-12.pdf

[4] John West (James Burnham): War and the Workers (1936), Panfleto del Partido de los Trabajadores, https://www.marxists.org/history/etol/writers/burnham/1936/war/index.htm

[6] León Trotsky: La Agonía del Capitalismo y las Tareas de la IV Internacional (1938), https://www.marxists.org/espanol/trotsky/1938/prog-trans.htm

[8] Ver sobre esto en p. e. Michael Pröbsting: Marxism, the European Union and Brexit. The L5I and the European Union: A Right Turn away from Marxism. The recent change in the L5I’s position towards the support for EU membership represents a shift away from its own tradition, of the Marxist method, and of the facts; August 2016, in: Revolutionary Communist No. 55, http://www.thecommunists.net/theory/eu-and-brexit/; Michael Pröbsting: Does the EU Represent "Bourgeois Democratic Progress"? Once again, on the EU and the Tactics of the Working Class – An Addendum to our Criticism of the L5I’s Turn to the Right and Its Support for EU Membership, 16.09.2016, https://www.thecommunists.net/theory/eu-brexit-article/; RCIT: After the BREXIT Vote – Stormy times ahead for the workers and oppressed in Britain, 24.6.2016, http://www.thecommunists.net/worldwide/europe/brexit-vote-results/; RED*LIBERATION (Boletín de los Socialistas del Partido Laborista): UK: No to Cameron’s Trap: Neither YES nor NO to UK membership in the EU! For Abstention in the Referendum! We call on Momentum to create a “Third Camp” and to launch a socialist and internationalist campaign! For international Unity of the British, Migrant and European Workers! 25 de febrero de 2016, https://redliberation.wordpress.com/2016/05/02/100/; RCIT und RCIT Britain: Boycott Cameron’s Trap: Neither Brussels, nor Downing Street! For Abstention in Britain’s EU-Referendum! For international Unity and Struggle of the Workers and Oppressed! Fight against both British as well as European Imperialism! Forward to the United Socialist States of Europe, 2 de agosto de 2015, http://www.thecommunists.net/worldwide/europe/eu-referendum-in-uk/; Michael Pröbsting: The British Left and the EU-Referendum: The Many Faces of pro-UK or pro-EU Social-Imperialism. An analysis of the left’s failure to fight for an independent, internationalist and socialist stance both against British as well as European imperialism, Revolutionary Communism Nr. 40, agosto de 2015 http://www.thecommunists.net/theory/british-left-and-eu-referendum/

[9] Ver sobre esto en p.e. Yossi Schwarz: Why Not to Vote for the Democratic Party in the Forthcoming US Elections Or At Any Other Time, 2.3.2016, https://www.thecommunists.net/worldwide/north-america/no-vote-sanders/; Yossi Schwartz: Once Again: Opportunism of US Left Exposed. An Analysis of the US 2016 Elections Campaign, 14 de Agosto de 2016, https://www.thecommunists.net/worldwide/north-america/left-and-us-election/; Michael Pröbsting: The Meaning, Consequences and Lessons of Trump‘s Victory. On the Lessons of the US Presidential Election Outcome and the Perspectives for the Domestic and International Class Struggle, 24 de noviembre de 2016, https://www.thecommunists.net/theory/meaning-of-trump/

[10] V.I.Sorin: Marxism, Tactics, and Lenin (Pravda, No. 1, 1923), citado como A.S. Bubnov: Preface to Lenin's "Notebook on Clausewitz" (1931), en Donald E. Davis and Walter S.G. Kohn: Lenin on Clausewitz, en: Soviet Armed Forces Review Annual, Vol. I, Academic International Press, 1977, Gulf Breeze, Florida, p. 193. Sobre el pensamiento de Lenin acerca de Clausewitz y la cuestión militar en general, además de estos cuadernos mencionados, ver también: Jacob W. Kipp: Lenin and Clausewitz: The Militarization of Marxism, 1914-1921, in: Military Affairs Vol. 49, 1985, pp. 184-191; James Ryan: ‘Revolution is War’: The Development of the Thought of V. I. Lenin on Violence, 1899–1907, en: The Slavonic and East European Review, Vol. 89, No. 2 (April 2011), pp. 248-273; Israel Getzler: Lenin's Conception of Revolution As Civil War, in: The Slavonic and East European Review, Vol. 74, No. 3 (Jul., 1996), pp. 464-472.

Nota del autor: Nos atrevemos a aprovechar esta oportunidad para informar a los lectores sobre la siguiente pequeña anécdota que es muy característica del carácter falso del estalinismo. Como el autor de estas líneas posee tanto la publicación en alemán como en inglés del Cuaderno de Lenin sobre Clausewitz, pudo comparar los prefacios de ambas ediciones. Son idénticos, palabra por palabra. Sin embargo, mientras que el original fue escrito por A.S. Bubnov en 1931, la versión en alemán se publicó con el nombre de “Otto Braun”. La razón es simplemente que Bubnov mientras tanto ha sido perseguido por los estalinistas, ¡así que el estalinista alemán simplemente tomó su prefacio y lo publicó bajo su propio nombre! (La edición en alemán es: W.I Lenin: Clausewitz ’Werk‘ Vom Kriege ’. Auszüge und Randglossen, Verlag des Ministeriums für nationale Landesverteidgung, Berlín 1957).

Sabemos que los estalinistas han implementado esta política de supresión de los autores originales muchas veces. Por ejemplo, el "padre" de las Obras completas de Marx y Engels fue el gran historiador David Rjazanov. Pero desde que fue perseguido y luego asesinado por los estalinistas, ¡su nombre nunca apareció en los famosos volúmenes! (Sobre el trabajo de Rjazanov sobre las Obras completas de Marx y Engels, ver, por ejemplo, David Borisovič Rjazanov: Vorwort zur MEGA 1927, in: UTOPIE kreativ, H. 206 (December 2007), pp. 1095-1011; Bud Burkhard: D. B. Rjazanov and the Marx-Engels Institute: Notes toward further Research, en: Studies in Soviet Thought 30 (1985), pp. 39-54; Colum Leckey: David Riazanov and Russian Marxism, in: Russian History/Histoire Russe, Vol. 22, N° 2 (1995); David Borisovič Rjazanov und die erste MEGA. Beiträge zur Marx-Engels-Forschung. Neue Folge. Sonderband 1. Argument, Hamburg 1996)