Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad de las Grandes Potencias (Capítulo XXIV.)

LIBRO: Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad de las Grandes Potencias

 

Los factores detrás de la Rivalidad acelerada entre los E.U, China, Rusia, la U.E y Japón. Una crítica del análisis de la izquierda y una semblanza de la Perspectiva Marxista.

 

La CCRI publicó este libro en Enero de 2019. El autor es Michael Pröbsting, Secretario Internacional de la CCRI.

 

Translator: Rubén Jaramilllo

 

* * * * *

 

 

XXIV. La izquierda frente a la rivalidad de las grandes potencias: socialimperialistas pro-orientales (estalinistas)

 

 

 

Tradicionalmente, el estalinismo (como el reformismo en general) siempre se ha esforzado por una alianza estratégica con un sector de la burguesía contra otro. Ha estado dispuesto a subordinar y manipular su influencia entre los trabajadores y oprimidos para este objetivo. Esto ha sido así tanto en el terreno nacional como en el internacional. En contraste, el auténtico trotskismo siempre luchó por unir a la clase trabajadora y los oprimidos, nacional e internacionalmente, contra todos los sectores de la burguesía y contra todas las grandes potencias.

 

Por lo tanto, cuando los estalinistas eran una fuerza globalmente más fuerte, es decir, antes del colapso de la URSS en 1989-91, solían buscar la colaboración con una facción "democrática", "antifascista", "patriótica" de la burguesía imperialista contra una " facción reaccionaria”. Esta fue la justificación teórica para unir gobiernos de frente popular con partidos imperialistas (por ejemplo, en Francia en 1936, 1945, 1981 o 1997; en Italia en 1945, 1996, 2004). [1] Y también fue la justificación teórica para apoyar a un campo de estados imperialistas contra el otro (por ejemplo, en el apoyo de la Segunda Guerra Mundial a los EE.UU. y el Reino Unido contra Alemania e Italia).

 

En el caso de la China maoísta y post-maoísta, esta teoría reformista se utilizó incluso para justificar la colaboración ultrarreaccionaria con el imperialismo estadounidense y europeo contra la supuesta URSS “socialimperialista”. [2] (De hecho, todos los estados estalinistas, tanto en el campo liderado por la URSS como en China, no eran estados capitalistas o incluso imperialistas, sino estados obreros degenerados en los que una casta burocrática gobernaba dictatorialmente sobre la clase trabajadora y el campesinado en la base de una economía planificada post-capitalista. [3]) Como resultado, para mencionar una anécdota extraña, los miembros de los grupos maoístas en Europa Occidental fueron instruidos en la década de 1970 para unirse al ejército imperialista para defender su " patria " contra la "¡Amenaza socialimperialista de Oriente”!

 

En resumen, los partidos estalinistas justificaron su colaboración con un campo de la burguesía contra el otro, respectivamente con un campo de estados imperialistas contra el otro, argumentando que esto ayudaría a defender a los estados "socialistas" (URSS, China, Europa del Este, Vietnam, Corea del Norte, Cuba, etc.). Como resultado, eran pseudo-socialistas pro-capitalistas y pro-imperialistas al servicio de la burocracia estalinista gobernante de los estados obreros degenerados.

 

Sin embargo, esto es diferente a la situación actual, ya que hoy en día ya no existe ningún estado “socialista”, es decir, un estado obrero degenerado. Ahora, estos estalinistas sirven directamente a una facción de la clase dominante, respectivamente, a un campo de los estados imperialistas, y no indirectamente a través de la burocracia conservadora de un estado obrero degenerado. Es por eso que este tipo de socialimperialismo toma la forma de geopoliticismo burgués. Decimos geopoliticismo burgués porque significa definir la situación mundial y las tareas de la lucha, no desde el punto de vista de la lucha de clases internacional para promover la causa de la clase obrera y los pueblos oprimidos, sino desde el punto de vista de la reordenación de los pueblos del mundo en detrimento de las antiguas grandes potencias (EE.UU., UE y Japón) y en beneficio de las nuevas grandes potencias (China y Rusia). El geopoliticismo burgués es el hijo bastardo de la teoría estalinista clásica del “socialismo en un solo país”. Elimina el “socialismo” y se conforma con algún tipo de “capitalismo en un solo país”.

 

 

 

La Alianza Estalinista en torno al Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros

 

 

 

Desde el colapso de la URSS, los partidos estalinistas están divididos y atomizados, y carecen de una organización internacional centralizada. En varios países existen varias formaciones estalinistas en paralelo. Fieles a su dogma del “socialismo en un solo país”, existen ante todo como partidos nacionales y subordinan cualquier táctica internacional a sus intereses nacionales. Sin embargo, esto no significa que los partidos estalinistas no tomen posiciones sobre temas de política mundial. Tampoco significa que no luchen por la colaboración internacional.

 

Hoy en día, muchos partidos estalinistas están afiliados libremente en torno a la llamada Reunión Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (IMCWP). Se trata de una conferencia anual que ha sido iniciada por el Partido Comunista de Grecia (KKE) en 1998. Las partes que asisten a esta conferencia emiten declaraciones conjuntas. Algunos de ellos publican una revista, la Revista Comunista Internacional [4], y constituyen un Grupo de Trabajo. Si bien estas estructuras existen sobre una base muy federalista y flexible, a veces logran iniciar declaraciones conjuntas sobre importantes eventos políticos mundiales.

 

Varios de los partidos estalinistas mencionados anteriormente a menudo participan en las conferencias de IMCWP. Entre ellos se encuentran los partidos estalinistas gobernantes de China, Vietnam, Cuba, Corea del Norte y Laos; otros partidos son los dos grandes partidos comunistas de la India, el CPI y el CPI (M), el KPRF y el RKRP de Rusia, los PC de Sudáfrica, Brasil, Venezuela, Siria, Grecia, Portugal, así como otros partidos más pequeños.

 

Varios de estos partidos, como demostramos anteriormente, consideran a la China imperialista como un “estado socialista” al que apoyan incondicionalmente. Entre ellos se encuentran los partidos de estado, los chinos, los cubanos, etc., así como otros como la CPSA. Sin embargo, los partidos estalinistas no tienen una visión unificada del carácter de clase de Rusia y China. El KKE griego, por ejemplo, es más crítico y expresa su descontento por las reformas del mercado. Asimismo, existen diferentes puntos de vista sobre el carácter de clase de Rusia, incluso entre los partidos rusos participantes, como hemos mostrado anteriormente.

 

Sin embargo, todos están de acuerdo en ver el mundo no como uno caracterizado por la rivalidad entre diferentes grandes potencias imperialistas (incluidas China y Rusia), sino más bien como uno que está dominado por un campo imperialista con Estados Unidos y sus aliados en la cima. Como resultado, también acuerdan apoyar a aquellas fuerzas que están en conflicto con los Estados Unidos y denunciar a aquellas fuerzas que están en conflicto con el campo chino/ruso.

 

Esto se hace evidente en varias declaraciones conjuntas del IMCWP anual. En su última declaración, adoptada en una conferencia en Atenas en noviembre de 2018, los partidos estalinistas usan la categoría de “imperialista” solo cuando hablan de Estados Unidos y sus aliados. No se mencionan Rusia y China ni ningún conflicto de pueblos oprimidos contra estas Grandes Potencias.

 

Los Partidos Comunista y Obrero acogen las luchas de los trabajadores y los pueblos de todo el mundo contra la ofensiva del imperialismo, contra la ocupación, contra cualquier amenaza a los derechos soberanos y la independencia nacional, por la paz, por la defensa y la ampliación de la sociedad y derechos democráticos. Es valiosa la experiencia adquirida en muchos países de las luchas contra los planes imperialistas y la línea política de EE.UU., la OTAN, la UE y sus aliados.

 

La agudización de las contradicciones implica el riesgo de nuevas guerras imperialistas, por el control de los recursos productores de riqueza, los mercados y los oleoductos; Este riesgo impone serias tareas al movimiento obrero y comunista para el fortalecimiento de una amplia lucha antiimperialista por la paz y el desarme, la intensificación de la lucha contra la línea política de los gobiernos burgueses que sirve a la rentabilidad del gran capital y la agresión imperialista. y guerra. (...)

 

Reafirmaron su solidaridad internacionalista con los pueblos sirio, palestino y chipriota; con los pueblos del Líbano, de Sudán, de la Cuba socialista, de Venezuela, de Brasil, de Irán, con todos los pueblos que enfrentan ataques y amenazas imperialistas. (...)

 

Cuando se trata de actividades a las que convocan estos partidos estalinistas, nuevamente está dirigido únicamente contra Estados Unidos y sus aliados (además, también convocan actividades alrededor del Primero de Mayo, varios aniversarios, etc.).

 

Los partidos Comunista y Obrero convocan al desarrollo de acciones comunes y convergentes en el próximo período a lo largo de estos ejes principales:

 

Contra la guerra imperialista, las intervenciones y la militarización.

 

Acciones contra la OTAN, cuyo 70 aniversario es el 4 de abril de 2019, y la UE, que se está militarizando aún más con la PESCO y otros mecanismos. (...)

 

Fortalecer la Solidaridad Internacionalista con los pueblos en lucha, que enfrentan ocupación, amenazas e intervenciones imperialistas.

 

Fortalecer la solidaridad internacionalista y la lucha exigiendo el fin del bloqueo estadounidense contra Cuba y las intervenciones y amenazas contra la Venezuela bolivariana. Apoyar la lucha del pueblo palestino por el fin de la ocupación y la autodeterminación, estableciendo un estado nacional e independiente con Jerusalén Este como su capital, de acuerdo con las resoluciones de la ONU, apoyando la resistencia del pueblo palestino y condenando la política criminal. de Israel. Denunciar las intervenciones imperialistas en la península de Corea y expresar solidaridad con el pueblo coreano por la reunificación independiente y pacífica. Expresar solidaridad con los refugiados y con todos los pueblos que enfrentan la ocupación, la intervención y los bloqueos del imperialismo.[5]

 

Vemos, mientras que los partidos estalinistas condenan el imperialismo estadounidense y sus aliados, "ignoran" a los otros estados en la rivalidad de las Grandes Potencias: China y Rusia. Están del lado del régimen de Assad, que ha sido salvado temporalmente por la masiva intervención militar de Rusia. Defienden al pueblo palestino, pero no gastan una palabra sobre el pueblo egipcio brutalmente oprimido por la dictadura militar del general Sisi (quien tiene buenas relaciones con Moscú y cuyo golpe de Estado en julio de 2013 fue apoyado por el Partido Comunista de Egipto). No gastan una palabra sobre el pueblo checheno oprimido por Rusia o el pueblo uigur que sufre en los campos de concentración chinos. Característicamente, estos partidos estalinistas incluso llegan tan lejos y alaban acríticamente el régimen de culto capitalista-estalinista de Kim Jong-Un en Corea del Norte. [6]

 

 

 

Estalinismo y contrarrevolución en Siria

 

 

 

Un ejemplo real del carácter reaccionario, anti-liberacionista y prorruso/chino de estos partidos estalinistas es la guerra civil en Siria. Cuando la Administración Trump ordenó a su armada que disparara algunos misiles contra casas vacías en Siria en abril de 2018 (en "represalia" por otra masacre de armas químicas cometida por las fuerzas asadistas contra el pueblo sirio), los partidos estalinistas se manifestaron en defensa del régimen títere de Moscú en Damasco. [7]

 

Como hemos analizado en otro lugar, la reacción de los estalinistas a este evento fue característica. [8] En dos declaraciones, firmadas por decenas de partidos estalinistas (la mayoría de ellos de Europa, pero también de otros países), limitaron su condena exclusivamente a las acciones del imperialismo estadounidense. Lo hacen independientemente del hecho de que, según su propio relato, Moscú ha enviado 63.000 tropas desde el inicio de su intervención en septiembre de 2015 y ha matado a 85.000 “terroristas”. [9]

 

Las Partes firmantes expresan su vehemente condena a la agresión militar imperialista contra la República Árabe Siria llevada a cabo por Estados Unidos, Reino Unido y Francia.[10]

 

Los partidos comunistas y obreros de Europa condenan la escalada de la agresividad imperialista y la agudización de la situación en Siria y la región en general después de la declaración de D. Trump, presidente de los EE. UU., El 11 de abril sobre bombardear Siria con el pretexto del uso de armas químicas, algo que Estados Unidos ha hecho repetidamente en el pasado.” [11]

 

Asimismo, expresan, en términos más o menos explícitos, su apoyo al régimen de Assad contra el levantamiento popular:

 

Las Partes firmantes hacen un llamado a la solidaridad con el pueblo sirio que, desde hace siete años, se enfrenta a la agresión del imperialismo estadounidense y sus aliados - ya sea directamente o por la acción indirecta de grupos terroristas -, resistiendo y luchando por defender la soberanía, la independencia e integridad territorial de su país, y su derecho a decidir sobre su destino, libre de injerencias. "

 

Los partidos comunista y obrero expresan su solidaridad internacionalista con el pueblo de Siria y los demás pueblos de la región, hacen un llamado a la clase obrera, a las fuerzas populares a reforzar la lucha contra las intervenciones y guerras imperialistas, de la OTAN, la EE.UU. y la UE."

 

Por lo tanto, es lógico que una de las dos declaraciones haya sido firmada conjuntamente por el Partido Comunista Sirio, que forma parte del bloque gobernante oficial en el pseudoparlamento de Assad en Damasco.

 

Encontramos la misma posición en una declaración emitida al mismo tiempo por la Federación Sindical Mundial dominada por los estalinistas. Condenan enérgicamente “los gobiernos de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña y sus aliados [que] están realizando preparativos de guerra y amenazando a Siria y al pueblo sirio con ataques con misiles”. Afirmaron que las acusaciones sobre el uso de armas químicas por parte del régimen de Assad son “falsas” y denuncian “el papel sucio de la mayoría de las ONG como las que se denuncia que han montado la provocación con las armas químicas”. Asimismo, los estalinistas denuncian “el sucio papel de las direcciones sindicales amarillas que apoyaron las intervenciones imperialistas en Irak, Libia, Líbano, Siria, y ahora justifican una vez más las estrategias de la OTAN y de la Unión Europea.” [12]

 

Una vez más, ni una sola palabra sobre la intervención militar de Rusia en Siria, que ha sido mucho más grande y mucho más mortal que la de Occidente. Y ni una sola palabra contra el régimen tiránico de Assad que está masacrando al pueblo sirio.

 

En otra declaración anterior, el KKE griego también expresó explícitamente su condena a la Revolución Árabe y al levantamiento sirio en particular: “Cabe señalar que el KKE desde el primer momento, en 2011, denunció la intervención que tiene consecuencias muy graves para la gente de Siria y también para la gente de la región en general. Cuando los partidos burgueses y oportunistas celebraron la llamada “Primavera Árabe”, nuestro partido expuso los esfuerzos organizados para financiar y armar a la llamada oposición siria por parte de las potencias imperialistas.” [13]

 

Como señalamos en una ocasión anterior, el enfoque hipócrita estalinista de la intervención de las grandes potencias en Siria nos recuerda la política de su precursora en 1939-41 cuando la Internacional "Comunista" denunció unilateralmente al imperialismo británico y francés por su política colonial y por su política exterior agresiva, pero se enfrentó a la Alemania nazi.

 

Tratemos ahora de algunos partidos estalinistas clave. No trataremos con los partidos estatales oficiales ya que su política es idéntica a la del aparato estatal chino, cubano, vietnamita, etc. De hecho, estos partidos no son tanto partidos en el sentido real sino más bien un componente clave del respectivo aparato estatal, inicialmente de un estado obrero degenerado, mientras tanto, de un estado capitalista.

 

 

 

Socialimperialismo ruso: el KPRF, el RKRP y el OKP

 

 

 

Como ya mencionamos anteriormente, el Partido Comunista de la Federación de Rusia (KPRF) dirigido por Gennady Ziuganov es el partido estalinista más grande de Rusia. No considera a Rusia como una gran potencia imperialista y es una defensora comprometida de la “patria”. De hecho, es un gran partido socialimperialista ruso.

 

El KPRF ve a Rusia como un país amenazado por los imperialistas occidentales (así como por los "homosexuales" y los "migrantes"). Contra tales amenazas extranjeras, pide una “lucha de liberación nacional”, ¡como si Rusia no fuera un imperialista sino un país semicolonial oprimido!

 

Así, afirma el partido en su programa: “En las condiciones actuales, el Partido Comunista de la Federación Rusa ve su tarea en unir la clase social y los movimientos de liberación nacional en un frente popular unido. (...) El partido lucha por la unidad, la integridad y la independencia de la Patria, por la restauración de la fraterna Unión de Pueblos Soviéticos, por el bienestar y la seguridad, la salud moral y física de los ciudadanos. (…)

 

[También lucha por] asegurar la integridad territorial de Rusia y la protección de los compatriotas en el extranjero; (...) Los fuegos de los conflictos internacionales no ceden. La cuestión rusa adquirió extrema urgencia después de los años de restauración capitalista. Hoy, los rusos se han convertido en el pueblo dividido más grande del planeta. Hay un genocidio franco de una gran nación. El número de rusos está disminuyendo. La cultura y el idioma históricamente establecidos se destruyen. Las tareas de resolver la cuestión rusa y la lucha por el socialismo son en esencia las mismas.[14]

 

Francamente, este es un programa del chovinismo gran ruso. Luchar por “la unidad e integridad” de la patria no significa otra cosa que negar a las minorías nacionales, como por ejemplo los chechenos, el derecho a la separación. Pedir “la protección de los compatriotas rusos en el exterior” es el programa del expansionismo.

 

Y, de hecho, el KPRF llama abiertamente al expansionismo para crear un Gran Imperio Ruso. Su líder Ziuganov pidió recientemente la anexión del Donbass en Ucrania. “Si yo fuera presidente (de la Federación de Rusia, Ed.) Haría que el Donbass formara parte de Rusia de inmediato. En primer lugar, reconocemos a la República de Donetsk y Lugansk, tal como lo fue antes con Osetia del Sur y Abjasia.” [15]

 

Asimismo, el KPRF se puso del lado del régimen de Putin cuando comenzó la segunda guerra contra Chechenia en 1999, así como en el caso de la intervención militar de Rusia en Ucrania en 2014. [16] En otras palabras, Ziuganov es un “patriota” tan comprometido ¡Que pronto podría ponerse una gorra con el lema “Make Russia Great Again” (Haz que Rusia vuelva a ser grande)!

 

Animado por el mismo espíritu de la Gran Rusia, el KPRF también apoya los esfuerzos del régimen de Putin para promover el idioma ruso entre las minorías nacionales de Rusia. Artem Prokofiev, un diputado del KPRF del Consejo de Estado de Tartaristán, expresó la opinión del partido de que “el idioma ruso en Tartaristán se enseña en un volumen mucho menor que el promedio en Rusia. Pero debemos recordar que, de acuerdo con los resultados del Examen Estatal Unificado en ruso, Tartaristán ocupaba una muy buena posición. Si aumenta el volumen de enseñanza del idioma ruso, los resultados serán aún mejores.” [17]

 

En un artículo con el título autoexplicativo “¿Cómo proteger el idioma ruso?” (¿De verdad? ¡¿El idioma ruso está en peligro en la Rusia de Putin?!), un autor cercano al KPRF pide mayores esfuerzos para la “defensa del idioma estatal”. [18]

 

Asimismo, como partido verdaderamente “patriótico” el KPRF de Ziuganov apoya la política anti-migrante del régimen de Putin, se opone a la “propaganda homosexual” y elogia el papel de la Iglesia Ortodoxa. [19]

 

Por tanto, es lógico que el KPRF también apoye la guerra de Putin en Siria desde el principio. Por ejemplo, expresa su admiración por la tiranía de Assad en un artículo con el título autoexplicativo “El presidente sirio Bashar Assad elogió la ayuda del Partido Comunista y su líder, GA. Zyuganov.” [20] En otro artículo, la KPRF aplaude “al gobierno legítimo de Siria [que] está haciendo todo lo posible para que cristianos y musulmanes vivan en paz.” (¡Matando a medio millón de ellos!) [21]

 

El KPRF es sin duda uno de los partidos más abiertamente estalinistas y socialchovinistas sin disfraz al servicio de una Gran Potencia imperialista. Es un partido socialimperialista tan chovinista que incluso algunos estalinistas se sienten avergonzados por ello. Sin embargo, ha participado en las 20 reuniones del IMCWP y es una fuerza central de esta “Internacional” estalinista laxa.

 

Como dijimos anteriormente, el Partido Comunista Obrero Ruso - Partido Revolucionario de los Comunistas (RKRP-RPK) dirigido por Viktor Tyulkin tiene una posición más diferenciada. Reconoce el carácter imperialista de Rusia. Desafortunadamente, como admira descaradamente a Stalin, la dirección del partido se apega a la teoría clásica de diferenciar entre estados imperialistas “democráticos”, “antifascistas” que deben ser apoyados contra los rivales imperialistas “reaccionarios” y “fascistas”. No se puede dejar de reconocer la ironía de la aplicación incorrecta de una teoría incorrecta. Si fuera legítimo diferenciar entre estados imperialistas "democráticos" y "reaccionarios", el RKRP, siguiendo consistentemente su lógica errónea, estaría obligado a ponerse del lado de Occidente contra Rusia y China. ¡Difícilmente pueden negar que existe más democracia burguesa en América del Norte, Europa Occidental y Japón que en las dos Grandes Potencias del Este!

 

Pero la dirección del RKRP no considera la teoría marxista como una guía científica sino más bien como un sirviente pragmático de su apoyo al gran imperialismo ruso. Por lo tanto, da forma a la diferenciación estalinista entre imperialismo "bueno" y "malo" para legitimar su apoyo a la política exterior reaccionaria de Moscú. Así, por ejemplo, el liderazgo del RKRP apoya las intervenciones militares de Rusia en el exterior, como las de Ucrania o Siria. “Las autoridades rusas de hoy, expresando los intereses del capital ruso, apoyan la justa lucha de Siria y el Donbass[22]

 

La crítica del partido al régimen de Putin no es que esté implementando intervenciones imperialistas, ¡sino que no está interviniendo con la suficiente energía! De tal forma escribió Viktor Tyulkin, Primer Secretario del Comité Central del RKRP: “Por ejemplo, vemos esta lucha en Donbass y Siria. La posición de la Federación de Rusia contribuye objetivamente a la lucha de las milicias de Donbas contra el régimen fascista de Poroshenko en esta lucha. El RKRP no solo aprueba la ayuda de las autoridades rusas a Donbas, sino que requiere más, requiere una evaluación de principios del régimen de Poroshenko como fascista, requiere más consistencia. (...) Rusia y China como países imperialistas forman algún tipo de unión (incluidos los BRICS) y se oponen al imperialismo estadounidense más agresivo e insolente. Esto es bastante comprensible y brinda oportunidades en ciertas etapas y situaciones específicas para usar esta lucha en los intereses de la clase trabajadora y del mundo.” [23]

 

En este contexto, es fundamental reconocer que la “crítica” al régimen de Putin no es progresiva per se. Para dar una analogía: el gobierno alemán liderado por el partido conservador de Angela Merkel se ha enfrentado a diversas críticas sobre su política de refugiados en los últimos años. Fuerzas progresistas e internacionalistas lo han denunciado por ser restrictivo y discriminatorio. Las fuerzas de derecha y semifascistas (incluida la AfD) atacaron violentamente a Merkel por ser demasiado liberal con los refugiados. Por lo tanto, la crítica a la política de refugiados de Merkel no es progresiva per se. Hay que juzgar concretamente si tal crítica proviene de un punto de vista reaccionario, nacionalista o de un punto de vista progresista, internacionalista.

 

Es similar con las críticas a la política exterior de Putin. Uno puede atacarlo por ser demasiado chovinista y por prestar apoyo a fuerzas reaccionarias como Assad. O uno puede atacarlo por no apoyar lo suficiente para tales objetivos imperialistas. La primera crítica es progresista, la segunda ultrarreaccionaria. Desafortunadamente, los estalinistas eligen la última opción.

 

Un aspecto del apoyo del RKRP a la política exterior reaccionaria de Rusia ha sido su valoración acrítica de Aleksey Mozgovoy, un difunto comandante militar de la autoproclamada República Popular de Lugansk en Donbass. En una necrología, el RKRP lo elogió como un “comunista espontáneo”: “Era muy cercano a los trabajadores, era el más ‘rojo’ entre los comandantes. Tiene la división más comunista y tiene pancartas rojas con lemas ‘¡Muerte a los invasores fascistas!’ Ha aceptado el foro internacional antifascista, que fue rechazado por la administración de la LPR. (...) Fue un comunista espontáneo por sus intenciones y espíritu. A estas personas se les suele llamar comunistas sin partido.[24]

 

Sin embargo, de hecho, Mozgovoy combinó la fraseología comunista con el chovinismo y el antisemitismo (o judeofobia) de la Gran Rusia. Como demuestran sus diarios publicados, acusó a los “nazis judíos” de las cosas más absurdas, suscribiendo las clásicas teorías de conspiración antisemitas: “Ellos [los nazis judíos] no solo están destruyendo el campo y las ciudades de Donbass. También están destruyendo al ejército ucraniano moliéndolo en ollas y avances inútiles. Sus médicos y sus brigadas sanitarias desmembran a los soldados de las Fuerzas Armadas de Ucrania y a los civiles de Donbass, enriqueciéndose con el saqueo de los órganos humanos que fluyen hacia Israel, Europa y Estados Unidos. Ya han declarado abiertamente que están construyendo un nuevo Israel en Ucrania. Lo están haciendo junto con la oligarquía rusa. (…) El asesinato de escritores, sacerdotes y diputados no se trata de la “agonía de la junta de Kiev” ni de la “ira de los nacionalistas ucranianos”, como se presenta en los medios. Es el terror judío después de la revolución judía que ha ganado en Ucrania. Es lo mismo que en 1917.” [25]

 

¡Qué absurdo que el RKRP elogie a Mozgovoy como héroe comunista cuando en realidad era un lunático antisemita! Observamos de pasada que esto también es cierto para muchos partidarios “antifascistas” occidentales de las Repúblicas de Donbass que admiraban públicamente a Mozgovoy.

 

En resumen, el RKRP afirma que apoyar al imperialismo ruso y chino contra los rivales occidentales, así como ponerse del lado de dictaduras reaccionarias y antipopulares como Assad o los regímenes títeres de Donbass ayudaría a la lucha de clases y a los intereses de la clase trabajadora internacional. Como explicamos anteriormente, este enfoque es geopolítico burgués o socialimperialista. Los líderes bolcheviques argumentaron contra tales tonterías hace ya mucho tiempo:

 

Desde el punto de vista de la justicia burguesa y de la libertad nacional (o del derecho de las naciones a la existencia), Alemania tendría sin duda alguna razón contra Inglaterra y Francia, ya que ha sido "defraudada" en el reparto de las colonias, y sus enemigos oprimen a muchísimas más naciones que ella; en cuanto a su aliada, Austria, los eslavos por ella oprimidos gozan sin duda de más libertad que en la Rusia zarista, verdadera "cárcel de pueblos". Pero la propia Alemania no lucha por liberar a los pueblos, sino por sojuzgarlos. Y no corresponde a los socialistas ayudar a un bandido más joven y más vigoroso (Alemania) a desvalijar a otros bandidos más viejos y más cebados. Lo que deben hacer los socialistas es aprovechar la guerra que se hacen los bandidos para derrocar a todos ellos. Para esto, es preciso ante todo que los socialistas digan al pueblo la verdad, a saber, que esta guerra es, en un triple sentido, una guerra entre esclavistas para reforzar la esclavitud. En primer lugar, es una guerra que tiende a consolidar la esclavitud de las colonias mediante un reparto más "equitativo" y una explotación ulterior más "coordinada" de las mismas; en segundo lugar, es una guerra que persigue el reforzamiento del yugo que pesa sobre las naciones extrañas en el seno mismo de las "grandes" potencias, pues tanto Austria como Rusia (y está mucho más y mucho peor que aquélla) sólo se mantienen gracias a ese yugo que refuerzan con la guerra; en tercer lugar, es una guerra con vistas a intensificar y prolongar la esclavitud asalariada, pues el proletariado está dividido y aplastado, mientras que los capitalistas salen ganando, enriqueciéndose con la guerra, avivando los prejuicios nacionales e intensificando la reacción, que ha levantado la cabeza en todos los países, aun en los más libres y republicanos.“ [26]

 

Como mencionamos anteriormente, el Partido Comunista Unido (OKP), aliado de la Coordinadora pseudo-trotskista para la Refundación de la IV Internacional (CRCI) en torno al Partido Obrero argentino, considera a Rusia no como un estado imperialista sino como un “país capitalista periférico”. Por supuesto, esto encaja bastante bien para implementar una política “patriótica” de defender la “patria” contra los imperialistas occidentales. Mencionamos anteriormente al Partido Comunista Japonés “patriótico” que exige la devolución de las Islas Kuriles a Japón. El OKP, impulsado por el mismo chovinismo socialimperialista, rechaza enérgicamente cualquier concesión a Japón. ¡Ciertamente no es menos “patriótico” que los “camaradas” japoneses! En un comunicado titulado “Rechazamos las concesiones territoriales hechas contra la voluntad de los trabajadores”, la dirección de la UCP denuncia que Japón quiere “cancelar la soberanía de Rusia sobre parte de las Kuriles del Sur. (...) Rechazamos cualquier concesión territorial hecha en contra de la voluntad del pueblo trabajador de Rusia y que sirva de contrapartida con los imperialistas.” [27]

 

Asimismo, los líderes del OKP también apoyan diversas intervenciones militares de Rusia en el exterior. Darya Mitina, líder central del OKP, se desempeñó durante algún tiempo como jefa de la rama de Moscú del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Popular de Donetsk. [28] Asimismo, los líderes del OKP apoyan "críticamente" al régimen tiránico de Assad, así como al proimperialista PKK/YPG: “Sí, hoy el PKK y Assad están lejos de los ideales del socialismo y el marxismo. Sin embargo, probablemente sean los únicos que aportan un verdadero internacionalismo al conflicto en el Medio Oriente”. [29] ¡Darya Mitina incluso se tomó una foto con un enorme retrato de Assad, posando con admiración frente a él!

 

Es característico de la posición socialimperialista del OKP que Darya Mitina declaró en un comentario que se pone del lado del régimen títere imperialista en Afganistán contra los talbianos islamistas pequeñoburgueses que están en la cima de una insurgencia popular. Ella comentó en reacción a la iniciativa de Moscú de albergar negociaciones entre las partes en conflicto en Afganistán:

 

No pensé en lo que podría estar a la altura de tal desgracia. (...) Terroristas, asesinos y caníbales se dan la mano, les preguntan su opinión, se hacen fotos con ellos en el fondo de los símbolos estatales de Moscú a un alto nivel. "Los talibanes no están listos para las negociaciones directas con el gobierno de Afganistán y mantendrán un diálogo con los Estados Unidos", dijo Mohammad Abbas Stanakzai, jefe del departamento de los talibanes en Moscú, el viernes. “Primero que nada, no negociaremos con ellos”, señaló. En mi opinión, el oficial de Kabul tiene toda la razón. Nadie debe tomar té en los hoteles del presidente con terroristas, deben ser destruidos.” [30]

 

¡Sin duda, esta es la voz repugnante de un asesor de los amos imperialistas, no de un socialista que está al lado de las insurrecciones populares antiimperialistas!

 

 

 

Defender los derechos soberanos de Grecia”: el KKE estalinista como ejemplo del socialchovinismo burgués

 

 

 

Como ya dijimos anteriormente, el Partido Comunista Griego KKE juega un papel clave en el medio estalinista europeo y mundial. [31] Es un ejemplo clásico de estalinismo tradicional, es decir, reformismo centrado en la nación. [32] Condena el imperialismo y el capital monopolista… en declaraciones generales. Sin embargo, cuando se trata de su propio estado burgués y el chovinismo de su "propia" burguesía, el KKE intercambia su internacionalismo con el socialchovinismo. El internacionalismo es excelente... cuando se dirige contra enemigos extranjeros. Sin embargo, es más bien un obstáculo cuando el KKE tiene que lidiar con los sagrados "derechos soberanos de Grecia".

 

No importa para este tema que Grecia es un país semicolonial avanzado que, en la década de 1990, no logró convertirse en un estado imperialista. [33] No es relevante en este contexto porque la propia dirección del KKE niega la naturaleza semicolonial de Grecia y (erróneamente) enfatiza que se ha convertido en un estado imperialista. [34]

 

Además, tampoco es relevante porque los "enemigos" contra los que el KKE socialchovinista defiende los "derechos soberanos de Grecia" no son las potencias imperialistas que atacan al país, sino sus "viejos enemigos" y los países vecinos, en particular Turquía y Macedonia. Estos dos últimos países son en sí mismos estados semicoloniales y Macedonia ha experimentado relaciones de intimidación y explotación con Grecia desde que declaró su independencia en 1991. [35]

 

De hecho, el estado burgués de Grecia tiene una larga y vergonzosa historia de opresión y limpieza étnica de las minorías nacionales en su territorio. De hecho, Atenas ha expulsado de su territorio a cientos de miles de ciudadanos turcos, macedonios y otros desde la década de 1920. Los marxistas siempre se han opuesto categóricamente a cualquier forma de chovinismo griego contra estas minorías y defendieron su derecho a la autodeterminación nacional. [36]

 

 

 

El KKE promete "aniquilar a cualquier intruso extranjero que se atreva a atacar Grecia"

 

 

 

Sin embargo, el KKE estalinista está muy lejos de esa posición antichovinista comunista. En su programa, adoptado en un congreso en 2013, declaró categóricamente que su programa de “socialismo” en Grecia está indisolublemente ligado a la defensa de sus fronteras actuales y los “derechos soberanos de Grecia”. “La lucha por la defensa de las fronteras, los derechos soberanos de Grecia, desde el punto de vista de la clase trabajadora y los estratos populares, es parte integral de la lucha por el derrocamiento del poder del capital.” [37]

 

¡Esto no significa más que la defensa del estado capitalista contra cualquier “enemigo” así como la defensa de este estado contra los derechos nacionales de cualquier minoría oprimida ya que esto pondría en peligro los chovinistas “derechos soberanos de Grecia”! En otras palabras, el caparazón “antiimperialista” del KKE esconde un núcleo socialchovinista burgués.

 

Esto se hace evidente en cualquier ocasión en la que los supuestos “derechos soberanos de Grecia” estén en riesgo, al menos cuando tal riesgo existe según los histéricos medios burgueses. Lo demostraremos con dos ejemplos recientes. Durante un período de tensiones entre Grecia y Turquía en 2018, los fascistas griegos acusaron al KKE de que, en caso de una guerra con Turquía, no defenderían su país. En respuesta, el KKE expresó su indignación. Su secretario general, Dimitris Koutsoumbas, dijo literalmente en un mitin público en Salónica: “Los comunistas, como siempre lo hemos hecho en nuestro siglo de historia, estaremos en primera fila defendiendo nuestra integridad territorial y nuestros derechos soberanos. Estamos haciendo esto para que cualquier intruso extranjero que se atreva a atacar Grecia sea aniquilado.” [38]

 

Vemos que el KKE no tiene problemas en elogiar el marxismo-leninismo y los principios del internacionalismo antiimperialista. Sin embargo, cuando Turquía pone (supuestamente) en peligro la " integridad territorial y los derechos soberanos " de su patria, el liderazgo del KKE se transforma en una fracción de segundo en feroces chovinistas dispuestos a aniquilar a sus vecinos.

 

El discurso del líder del KKE no fue una metedura de pata retórica ya que el partido lo reimprimió con aprobación en su prensa como lo demuestra la cita anterior. Esto también lo confirma el hecho de que el partido repitiera esta línea socialchovinista en tesis programáticas que publicó para una conferencia internacional en abril de 2018.

 

"Particularmente en nuestra región, la agudización de la situación entre Grecia y Turquía con la participación de otros países también es posible. El cuestionamiento de las fronteras y los derechos soberanos de Grecia por parte de la clase burguesa turca se integra en el marco de sus relaciones competitivas con la clase burguesa griega en la región. La clase burguesa griega participa activamente en los planes, intervenciones, competencia y guerras imperialistas, guiada por su objetivo de mejorar estratégicamente su posición en la región en general. Tiene responsabilidades por el posible enredo del país en una guerra. El Programa del Partido ha determinado nuestra posición sobre la guerra imperialista y la línea de nuestra actividad, donde se señala que: “La lucha por la defensa de las fronteras, los derechos soberanos de Grecia, desde el punto de vista de la clase obrera y los estratos populares es parte integral de la lucha por el derrocamiento del poder del capital. No tiene relación alguna con la defensa de los planes de uno u otro polo imperialista y la rentabilidad de uno u otro grupo monopolista. En el caso de la participación de Grecia en una guerra imperialista, ya sea en una guerra defensiva o agresiva, el Partido debe liderar la organización independiente de la lucha del pueblo obrero en todas sus formas, de modo que conduzca a la derrota completa de la clase burguesa, tanto el interno como el invasor extranjero, y lo vinculan en la práctica con la conquista del poder.” [39]

 

Todo el discurso del KKE sobre la oposición “contra las guerras imperialistas” y por “la conquista del poder” es una retórica vacía para ocultar su capitulación social-patriótica al chovinismo griego. De hecho, este partido está lejos de conquistar el poder. Esto ha sido probado una vez más por su absoluta incapacidad para aumentar su influencia, por no hablar de tomar el poder, durante la crisis prerrevolucionaria en Grecia en la última década. De hecho, después de 35 huelgas generales y numerosas luchas de clases feroces, ¡el KKE recibe menos votos en las elecciones que antes!

 

Si bien la conquista del poder es una posibilidad incierta en un futuro lejano, las tensiones con Turquía o con Macedonia, y la propaganda chovinista de la opinión pública griega, tienen lugar hoy. ¡Y hoy, en tales conflictos, el KKE promete defender la “integridad territorial y los derechos soberanos” del estado capitalista griego contra cualquier “invasor extranjero”!

 

Los auténticos comunistas no deben prestar apoyo ni a Grecia ni a Turquía. Ambos son estados capitalistas semicoloniales dominados por una burguesía reaccionaria que colabora con potencias imperialistas como Estados Unidos, la UE y Rusia. Ninguno de ellos es "el mal menor". El programa leninista de derrotismo revolucionario es plenamente aplicable en tal caso, como ya afirmaron nuestros camaradas en la Palestina Ocupada hace algún tiempo:

 

Para reiterar, en un caso de guerra justa entre Turquía y Grecia, la RCIT pide el derrotismo revolucionario en ambos lados. Esto significa que los socialistas no deben apoyar los esfuerzos de guerra en cada país y defender la derrota de “su” estado. Naturalmente, la participación de las potencias imperialistas de cada bando (no excluidas dadas las estrechas relaciones que ambos países tienen con las grandes potencias) podría alterar el carácter de la guerra. Como principio general, afirmamos que la CCRI/RCIT se opone tanto al imperialismo estadounidense, de la UE como al ruso.” [40]

 

 

 

El KKE niega los derechos nacionales de Macedonia

 

 

 

El KKE mostró el mismo chovinismo repugnante cuando Macedonia celebró su referéndum sobre el cambio de nombre oficial. No discutimos el tema de este referéndum en este momento y remitimos a los lectores a la declaración de los camaradas trotskistas del OKDE griego que volvimos a publicar (con un breve prefacio) en nuestro sitio web. [41] Lo que interesa aquí es la posición y los argumentos del KKE.

 

En una declaración oficial publicada recientemente, el KKE critica el acuerdo entre los gobiernos griego y macedonio no solo por su contenido pro-OTAN (que los revolucionarios naturalmente también rechazan) sino también porque supuestamente abre la puerta al “irredentismo macedonio”.

 

"El acuerdo entre los gobiernos de Grecia y ARYM se logró mediante la intervención abierta de EE.UU., la OTAN y la UE, lleva su sello y se ha firmado en las premisas de los plazos y agendas que estas organizaciones han determinado, con el fin de integración euroatlántica para avanzar en los Balcanes Occidentales. Este objetivo se deriva claramente del texto del acuerdo. No es casualidad que los primeros en acoger este acuerdo fueran el Departamento de Estado, la OTAN y la UE. Es por ello que todo el proceso se centró en el tema del nombre del país vecino, mientras que una serie de temas críticos, como contrarrestar el irredentismo, hacer los cambios necesarios en la Constitución del país vecino, no solo se posponen a un futuro incierto, pero también la situación se complica con la aceptación por parte del gobierno griego de posiciones sobre “ciudadanos macedonios” y “lengua macedonia”, posiciones que constituyen la esencia del irredentismo. En consecuencia, es un acuerdo que no puede garantizar una solución a favor del pueblo griego, del pueblo del país vecino ni de los pueblos de la región.” [42]

 

¡Nada puede ser más absurdo! El estado griego tiene una larga historia de brutal opresión del pueblo macedonio que resultó en la expulsión de casi todos. En la actualidad, solo una pequeña minoría de macedonios sigue viviendo en el norte de Grecia. Macedonia es un país pequeño y pobre, explotado por monopolios capitalistas extranjeros (entre ellos no pocos de Grecia). Grecia tiene una larga y vergonzosa tradición de chovinismo anti-macedonio. (Por ejemplo, las manifestaciones más grandes de la historia del país tuvieron lugar en 1992 y 1994 en protesta por el hecho de que la república independiente Macedonia se atreviera a elegir el nombre "Macedonia" en su designación oficial).

 

Independientemente de esta tradición chovinista, o más bien a causa de ella, el KKE se une a la corriente nacionalista griega y acusa a Macedonia de “irredentismo” (en lugar de acusar al estado griego de su chovinismo insoportable). ¡Incluso acusa al gobierno reformista de SYRIZA de hacer concesiones al “irredentismo macedonio” porque acepta hablar de “ciudadanos macedonios” y un “idioma macedonio”!

 

¡Esta declaración refleja, una vez más, que el KKE apoya plenamente las mentiras más reaccionarias que el chovinismo griego ha difundido a lo largo de toda su historia y que simplemente niegan la existencia (por no hablar de los derechos) de la nación macedonia!

 

Esto también lo confirma un artículo recientemente publicado en su revista teórica que afirma: “Una solución real significa garantías de eliminación del irredentismo, nacionalismo, reclamos [territoriales], asegurando la inviolabilidad de las fronteras, lo que significa cambios ahora, no en el futuro próximo, a la Constitución de la ARYM”. El KKE insiste en que cualquier nombre que adopte la República “debe tener una definición estrictamente geográfica.”

 

Además, el KKE repite, sin vergüenza, el clásico mito chovinista griego que niega la existencia nacional de otros pueblos balcánicos: “Una nación históricamente formada 'macedonia', etnia 'macedonia', lengua 'macedonia', que forman la base del irredentismo y plantear interrogantes sobre la existencia de una minoría, reclamos y defensa de sus derechos etc., no existen.” [43]

 

 

 

Conclusiones

 

 

 

Lenin solía decir sobre los comunistas rusos que fracasaron en oponerse consistentemente al chovinismo: “Elimina a algunos comunistas y encontrarás chovinistas de la Gran Rusia.” [44] ¡Es obvio que no es necesario rascar en absoluto para ver el chovinismo griego reaccionario desenfrenado de la dirección del KKE!

 

En resumen, el KKE griego es un excelente ejemplo para nuestro análisis del estalinismo como tendencia reformista burguesa. Cuando se trata de imperialismo y guerra, el estalinista puede referirse a los clásicos marxistas y recitar una u otra cita de Lenin sobre el imperialismo. Pero, en esencia, siguen una línea reaccionaria socialchovinista y defienden el estado capitalista de Grecia y sus fronteras actuales contra cualquier "invasor extranjero". No son derrotistas contra su propia burguesía. ¡Son solo derrotistas contra la clase trabajadora internacional y los pueblos oprimidos!

 

 

 

Los estalinistas animan al chovinismo serbio contra los albanokosovares

 

 

 

Sería completamente erróneo imaginar que tales estallidos chovinistas son una especie de problema peculiar del KKE griego solo. No, la adaptación al chovinismo de las naciones opresoras está en el ADN político del estalinismo. Cuando sirve a los intereses de una burocracia gobernante o de estados aliados, los estalinistas siempre han estado dispuestos a apoyar la opresión de las minorías nacionales y predicar el chovinismo. La política de Stalin de hacer del chovinismo gran ruso la política oficial de la URSS y las horribles deportaciones de personas caucásicas en 1944 son bien conocidas. [45]

 

Los estalinistas continúan adaptándose al chovinismo también muchos años después de que perdieron el bastión de su poder burocrático por el colapso de los regímenes burocráticos en Europa del Este y la URSS en 1989-91. Ya hemos dado el ejemplo del KKE griego. Aquí hay otro ejemplo real.

 

Muchos partidos estalinistas apoyan hasta hoy el reclamo expansionista serbio de Kosovo (Kosovo en idioma albanés). 36 partidos estalinistas, que asistieron al 20° congreso anual de IMCWP en noviembre de 2018, han publicado una declaración conjunta que reproducimos aquí en su totalidad:

 

Apoyo a Kosovo [sic] como parte integral de la República de Serbia

 

El Partido "Comunistas de Serbia" solicita el apoyo de los Partidos Comunistas y Obreros del mundo para apoyar a Kosovo como parte integral de la República de Serbia, que ha estado bajo la ocupación de la OTAN desde 1999 y un régimen subordinado de separatistas albaneses.” [46]

 

Asimismo, los estalinistas austríacos, el Partido del Trabajo (Partei der Arbeit) que también participó en este congreso, publicaron un informe sobre sus actividades en el que se referían a Kosovo con el mismo espíritu chovinista serbio (“la provincia serbia de Kosovo”). [47]

 

¡Es un escándalo vergonzoso dado que Kosovo está poblado por una mayoría albanesa del 90%! Serbia los había oprimido a nivel nacional desde el comienzo de su ocupación colonial en 1913 y siempre habían deseado la independencia de Belgrado. A lo largo de toda la historia de la ocupación, los albanokosovares resistieron e intentaron levantamientos populares que fueron brutalmente aplastados por las fuerzas de ocupación serbias. Finalmente, una insurrección armada, que comenzó en 1997, tuvo éxito y los albanokosovares se deshicieron de la tiranía serbia.

 

Sin embargo, la legítima lucha de liberación de los kosovares, que fue liderada por el nacionalista pequeño burgués UÇK, fue secuestrada por el imperialismo de la OTAN en 1999 y explotada para ocupar la nueva república.

 

La CCRI/RCIT y nuestro precursor defendieron la victoria del levantamiento y pidió una república obrera de Kosovo. No dimos ningún apoyo político a la dirección de la UÇK y defendimos a Serbia del bombardeo de la OTAN. Nuestra sección austriaca participó en actividades de solidaridad con la comunidad albanesa durante el levantamiento de 1997-1998. Hoy, la CCRI/RCIT apoya incondicionalmente el deseo del pueblo de Kosovo de deshacerse de la ocupación OTAN/UE y tener un estado completamente independiente que, en nuestra opinión, debería ser una república obrera. Mientras apoyamos los derechos de las minorías para la población serbia en Kosovo, denunciamos enérgicamente cualquier intento del Estado serbio de volver a ocupar el país. [48]

 

Hace algunas décadas, los estalinistas justificaron su apoyo al chovinismo serbio refiriéndose al carácter “socialista” del régimen de Tito en la ex Yugoslavia. Naturalmente, esta no era una razón legítima para reprimir el deseo de independencia de Albania. Sin embargo, tal apoyo a las afirmaciones serbias en las condiciones actuales carece incluso de tal pseudo-justificación. Ya no hay Tito ni Yugoslavia y Serbia se ha convertido en un estado capitalista. Aún más, Serbia está gobernada por el gobierno de Aleksandar Vučić y su SNS, una escisión del partido semifascista Chetnik SRS dirigido por el notorio criminal de guerra Vojislav Šešelj. Estos archirreaccionarios justifican sus afirmaciones históricas refiriéndose a la llamada Batalla de Kosovo Field, un evento del año 1389 envuelto en mitos.

 

Sin embargo, todos estos hechos no son obstáculo para que los estalinistas adopten una declaración conjunta en la que pidan “apoyar a Kosovo como parte integrante de la República de Serbia” y denunciar a los “separatistas albaneses”. ¡Esto no es más que un apoyo desvergonzado al expansionismo serbio reaccionario contra la voluntad de casi todo el pueblo de Kosovo!

 

Por supuesto, la lógica de los estalinistas es tan transparente como reaccionaria. En su opinión, sólo EE.UU., la UE y Japón son imperialistas, mientras que Rusia y China representan fuerzas supuestamente "socialistas" (o al menos "progresistas", "antiimperialistas"). En consecuencia, los estalinistas apoyan a todos los regímenes y fuerzas, incluidos, por ejemplo, los monárquicos, fascistas y semifascistas en Donbass, que están aliados con Rusia y China.

 

Es simbólico que esta declaración haya sido firmada por el Partido Comunista Sirio de Assad, varios partidos estalinistas rusos (por ejemplo, el KPRF de Ziuganov y el RKRP-RPK de Tyulkin), el KKE griego, el DKP alemán, el Partido Comunista (Italia) y otros.

 

Finalmente, también tenemos que señalar que al apoyar el chovinismo serbio los estalinistas comparten la compañía de varias fuerzas ultrarreaccionarias. Todos los chovinistas de la Gran Rusia, incluidos los monárquicos de la Rusia Blanca, apoyan el reclamo de Serbia sobre Kosovo. Lo mismo ocurre con varios partidos radicales de derecha en Europa Occidental. Por ejemplo, el FPÖ austriaco siempre ha declarado que Kosovo es parte de Serbia. Su líder, HC Strache, lleva con orgullo el llamado Brojanica, un rosario ortodoxo serbio, en su muñeca. [49] ¡Qué alianza impía de chovinistas de “izquierda” y de derecha!

 

Todo esto prueba una vez más: el estalinismo nunca fue, no es y nunca será una fuerza internacionalista de la clase trabajadora. Es orgánicamente corrupto y chovinista. En la era actual de rivalidad entre las grandes potencias, los estalinistas inevitablemente sirven como lacayos de una u otra gran potencia imperialista. ¡Los revolucionarios deben desenmascarar sin piedad esta corriente reformista burguesa!

 

 

 

El ultraestalinista CPGB-ML: porristas leales del imperialismo ruso y chino

 

 

 

Ya mencionamos anteriormente al Partido Comunista ultraestalinista de Gran Bretaña (marxista-leninista). Este grupo considera el papel de Rusia y China como "progresista y antiimperialista". Aunque estos adoradores de Stalin, Gaddafi y Assad son idiotas en el campo de la teoría marxista, no se puede negar que son más consistentes y francos que la mayoría de sus compañeros de viaje estalinistas. Saludan a Assad y piden la “¡Victoria para el presidente, el gobierno, el ejército y el pueblo sirios!" (¡en ese orden!). [50]

 

Joti Brar, uno de sus líderes, dejó en claro sin ambigüedades que el CPGB-ML también representa la victoria de China y Rusia contra sus rivales occidentales: “Además, si Gran Bretaña y los Estados Unidos realmente inician una guerra contra Rusia o China, Es la opinión del CPGB-ML que los verdaderos antiimperialistas y socialistas apoyarán la defensa de esos países y trabajarán por la derrota de su propia clase dominante. Las consignas de un movimiento anti-guerra verdaderamente antiimperialista en tal caso deben ser: Victoria para Rusia y China; Derrota del imperialismo británico; ¡No cooperar con las guerras imperialistas británicas![51]

 

La misma línea fue confirmada en una resolución adoptada en su último congreso: “El Congreso confirma que en el caso de que estallara una guerra así, el proletariado británico no tendría ningún interés en la victoria de 'su propia' burguesía imperialista, y todo interés una victoria para las fuerzas del antiimperialismo. (…) El Congreso resuelve además que en caso de que estalle la guerra, nuestro partido pedirá la victoria de Rusia y China y trabajará para movilizar a las masas contra el sistema imperialista mismo, que es la causa de todas las guerras en el mundo moderno. mundo.” [52]

 

Estos ultra-estalinistas son ciertamente más consistentes en sacar conclusiones tácticas que la mayoría de los otros partidarios del imperialismo ruso y chino. Su llamado a las victorias de Moscú y Beijing contra sus rivales occidentales los califica como socialimperialistas pro-orientales en toda regla. ¡Este es el complemento perfecto para su papel como partidarios reaccionarios de las dictaduras capitalistas de Assad y Gaddafi que masacraron a su gente que se levantaba por la libertad!

 

Sin duda, estos estalinistas británicos se ven a sí mismos como antiimperialistas acérrimos, ya que se oponen a "su" burguesía y apoyan a los rivales de la OTAN. Su posición se asemeja al enfoque "derrotista" de los estalinistas británicos en el período del Pacto Hitler-Stalin cuando el CPGB denunció furiosamente el imperialismo británico y lo convirtió (y a Francia) en las únicas fuerzas responsables de la Guerra Mundial (¡mientras elogiaba la tan- llamada “iniciativa de paz”!). Naturalmente, esta posición pseudo-derrotista fue reemplazada sin ceremonias por un patriotismo ultraservil cuando Moscú lo exigió después del 22 de junio de 1941.

 

Obviamente, ese tipo de "derrotismo" en ese momento no tenía nada que ver con el "antiimperialismo", ya que no estaba dirigido contra el imperialismo sino solo contra los intereses de una Gran Potencia ya favor de los intereses de otra Gran Potencia. Trotsky denunció correctamente tal pseudo-derrotismo cuando los reformistas alemanes desplegaron una política similar después de 1933.

 

Recordemos que todos los líderes de la socialdemo­cracia alemana emigrados son “derrotistas” a su manera. Hitler los ha privado de sus fuentes de influen­cia y de sus ingresos. El progresismo de este derro­tismo “democrático”, “antifascista”, es exactamente igual a cero. No está ligado a la lucha revolucionaria; con esperanzas prendidas con alfileres se aferra al papel “liberador” de Francia o de algún otro imperia­lismo. Los autores del documento, obviamente contra su voluntad, han dado un paso en esa misma dirección.". [53]

 

Añadió: “Pero están absolutamente equivocados al pensar que el proletariado puede resolver las grandes tareas históricas por medio de guerras que no son conducidas por él mismo sino por sus enemigos mor­tales, los gobiernos imperialistas.” [54]

 

En resumen, la desvergonzada adulación de Rusia y China por parte del CPGB-ML no es más que una versión moderna de la política socialimperialista de Stalin.

 

 

 

Excurse: Algunas observaciones sobre los socialimperialistas "pacifistas" y "beligerantes"

 

 

 

En este punto, deseamos hacer una observación sobre una diferencia "metodológica" interesante e importante entre los socialimperialistas pro-occidentales y pro-orientales. El primero, es decir, el Partido de la Izquierda Europea (PEL) y el Partido Comunista Japonés (JCP), suelen criticar a sus gobiernos por ser demasiado agresivos y agresivos contra Rusia y China. Llaman a sus gobiernos a estar de acuerdo con varias iniciativas de Putin y Xi (por ejemplo, la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura). Predican la necesidad de pacifismo y reconciliación de intereses entre Occidente, y Rusia y China.

 

Las cosas son diferentes con los socialimperialistas pro-orientales. Si expresan las críticas contra el régimen de Putin y Xi en el dominio de la política exterior, es no que sería demasiado hostil a Occidente, sino, por el contrario, que serían demasiado comprometedor. ¡Algunos estalinistas rusos incluso afirman que el Kremlin sería un sirviente de Estados Unidos! [55] Por ejemplo, varios estalinistas rusos y otros intelectuales de izquierda como Buzgalin y Kagarlitsky critican al estado ruso no desde un punto de vista antiimperialista. Todo lo contrario, atacan la política del gobierno de Putin por "no ser lo suficientemente agresiva", por no cumplir sus promesas a Assad, etc. El sitio web Vestnik Buries un ejemplo supremo. En la propaganda de su red social están afirmando: "Solo recuerde el derribo de Su-24, Su-25 y Tu-154 (en Sochi), An-26, Su-30, que se perdieron en diversas circunstancias. Recuérdese las pérdidas ocultas entre las tropas regulares. Recordemos los golpes sin respuesta de la coalición liderada por Estados Unidos e Israel contra el estado soberano que está aliado con nosotros (¡sic!). Cómo Bashar Asad pidió ayuda a Rusia en 2011, incluidos los complejos de defensa aérea, y la ayuda llegó sólo en 2014, cuando la situación era casi desesperada. El hecho de que Siria esté dividida en zonas de influencia y una de las tareas de nuestro (¡sic!) militar (la preservación de la integridad territorial de Siria) fracasó". [56]

 

La denuncia de Vestnik Buri de la política de Rusia se hace de tal manera que sugiere que si sus autores estuvieran a cargo del estado ruso aplastarían brutalmente a sus rivales extranjeros de inmediato en contraste con el gobierno actual supuestamente "débil". Esta política socialimperialista a menudo no se hace consciente, sino que es un subproducto de la adaptación a las fuerzas reformistas; en el caso de Vestnik Buri , es la dirección burocrática de los sindicatos CLR.

 

Entonces, mientras los socialimperialistas pro-occidentales instan a sus gobiernos a tratar de manera más cooperativa con Rusia y China, los socialimperialistas pro-orientales instan a sus gobiernos a actuar de manera más antagónica. ¿Cuál es la razón de esta diferencia?

 

La principal razón de esto no se encuentra tanto en las ideologías o programas específicos de estos partidos. Básicamente, todas son fuerzas reformistas que se adaptan a sectores de la clase dominante. Pero tienen que adaptarse a las clases dominantes en diferentes países, a las clases dominantes que enfrentan diferentes condiciones concretas de la base económica específica y la superestructura política.

 

Como explicamos anteriormente, las clases dominantes de las grandes potencias en Occidente y Oriente se caracterizan por dinámicas diferentes. Occidente en general, y Estados Unidos en particular, están en declive, mientras que Rusia y, en particular, China, están aumentando. De este hecho se siguen varias consecuencias importantes:

 

a) Un sentimiento social de relativo pesimismo entre las primeras sociedades y de relativo optimismo entre las segundas.

 

b) Entre las grandes potencias occidentales: crisis interna, profundas divisiones dentro de la burguesía así como serias rupturas dentro del “ bloque histórico ” de la clase dominante, la clase media y la aristocracia obrera; en comparación, hay un apoyo social relativamente fuerte para el régimen o al menos no hay divisiones profundas ni fuerzas de oposición fuertes en China y Rusia.

 

Como resultado, hay sectores de la burguesía europea y japonesa y de la clase media que busca la cooperación y no el enfrentamiento con las grandes potencias orientales (o que incluso simpatiza con su tipo político de gobierno). Quieren volverse más independientes de la hegemonía tradicional estadounidense. Los partidos socialimperialistas pro occidentales se están adaptando a estos sectores. Por el contrario, los socialimperialistas pro-orientales se adaptan a sectores de la burguesía rusa y china y de la clase media que apoyan un enfoque más agresivo contra los rivales occidentales, que odian el neoliberalismo occidental, etc. Esta es la base material de la diferencias entre los socialimperialistas “pacifistas” y los “beligerantes”.

 

 

 



[1] Existe una vasta literatura sobre la política estalinista del Frente Popular. Véase, por ejemplo, Tom Kemp: Stalinism in France, New Park Publications, Londres 1984; Jaques Danos, Marcel Gibelin: Die Volksfront en Frankreich. Generalstreik und Linksregierung im Juni '36, Junius Verlag, Hamburgo 1982. León Trotsky ha criticado extensamente esta concepción estalinista. Véase, por ejemplo, Leo Trotsky: ¿Adónde Francia?, https://www.marxists.org/espanol/trotsky/1936/1936-francia/index.htm. El principal teórico estalinista expuso el concepto de Frente Popular en varios discursos y escritos posteriores a 1935. Se resumen en: Georgi Dimitroff: The United Front. La lucha contra el fascismo y la guerra, Proletarian Publishers, San Francisco 1975

[2] Véase el Capítulo: “The Maoist Origin of the Super-Power Theory” in our pamphlet Lenin’s Theory of Imperialism and the Rise of Russia as a Great Power, https://www.thecommunists.net/theory/imperialism-theory-and-russia/

[3] Una elaboración más detallada de la teoría trotskista de los estados estalinistas se puede leer en León Trotsky: "La Revolución Traicionada” (1936), https://www.marxists.org/espanol/trotsky/1936/rt/. El análisis de la RCIT se resume en el capítulo II de nuestro libro Michael Pröbsting: Cuba's Revolution Sold Out? The Road from Revolution to the Restoration of Capitalism, Vienna 2013, https://www.thecommunists.net/theory/cuba-s-revolution-sold-out/. Ver también, Yossi Schwartz: Was the People's Democratic Republic of Yemen a Deformed Workers State? agosto de 2015, https://www.thecommunists.net/theory/south-yemen/

[4] Hasta ahora han aparecido 8 números de esta revista. Su sitio web es https://www.iccr.gr/en/home/

[5] Llamamiento de la 20ª Reunión Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, 29.11.2018, http://www.solidnet.org/article/20-IMCWP-Appeal-of-the-20th-International-Meeting-of-Communist-and-Workers-Parties/

[6] En una declaración conjunta, firmada por 63 partidos estalinistas que asistieron al 20o congreso anual de la IMCWP en noviembre de 2018, declararon: “Nosotros, los participantes en la 20a Reunión Internacional de Partidos Comunistas y Obreros celebrada en Atenas, Grecia del 23 al 25 de noviembre de 2018 expresar su pleno apoyo y solidaridad con la justa causa del Partido de los Trabajadores de Corea y el pueblo coreano para lograr una reunificación independiente y pacífica de Corea y mantener la paz y la seguridad en la península de Corea. (...) La justa causa del Partido de los Trabajadores de Corea y del pueblo coreano para defender la paz y la seguridad de la península de Corea y construir un país socialista poderoso constituye una contribución activa a la lucha de los Partidos Comunista y Obrero para asegurar justicia y paz internacionales y avanzar victoriosamente la causa del socialismo a escala global. (...) Esperamos que la comunidad internacional responda positivamente a las medidas tomadas de buena fe por la RPDC para aliviar la tensión y la reconciliación en la península de Corea y hacer un llamamiento a todos los Partidos Comunistas y Obreros y a las organizaciones progresistas del mundo. intensificar el movimiento de solidaridad internacional por la justa causa del Partido de los Trabajadores de Corea y el pueblo coreano”. (Declaración de solidaridad de los partidos comunistas y obreros en apoyo de la causa justa del Partido de los Trabajadores de Corea y el pueblo coreano por una reunificación independiente y pacífica de Corea y por la paz y la seguridad en la península de Corea, 20 IMCWP, Declaración de Solidaridad de los partidos comunista y obrero, 25 de noviembre de 2018 Atenas, Grecia, http://www.solidnet.org/article/20-IMCWP-Statement-of-Solidarity-of-Communist-and-Workers-Parties/)

[7] Véase sobre esto los siguientes documentos de la CCRI/RCIT: Down with Imperialist Warmongering of All Great Powers! Syria attack, Protectionist Tariffs and Salisbury poisoning: Against all imperialist diplomatic, economic and military aggression! In U.S., EU, Russia and China: The Main Enemy is at Home! Support democratic and national liberation struggles of oppressed people! Joint Statement of the RCIT and the Marxist Group ‘Class Politics’ (Russia), 13.04.2018, https://www.thecommunists.net/worldwide/africa-and-middle-east/syria-down-with-imperialist-warmongering-of-all-great-powers/; ISL: On Trump’s attack on Syria, 15.04.2018, https://www.thecommunists.net/worldwide/africa-and-middle-east/on-trump-s-attack-on-syria/

[8] Ver sobre esto en Michael Pröbsting: Syria and Great Power Rivalry: The Failure of the “Left”. The bleeding Syrian Revolution and the recent Escalation of Inter-Imperialist Rivalry between the US and Russia – A Marxist Critique of Social Democracy, Stalinism and Centrism, 21 de abril de 2018, https://www.thecommunists.net/theory/syria-great-power-rivalry-and-the-failure-of-the-left/

[9] AFP: Russia says over 63,000 troops have fought in Syria, August 22, 2018, https://www.yahoo.com/news/russia-says-over-63-000-troops-fought-syria-141424820.html; TASS: Russia lost 112 servicemen over three years of counter-terror operation in Syria – MP, September 30, 2018, http://tass.com/defense/1023714; see also Michael Pröbsting: 63,000 Troops. Russian Imperialist Forces back up the Reactionary Assad Regime in Syria, 27.08.2018, https://www.thecommunists.net/worldwide/africa-and-middle-east/63-000-russian-troops-in-syria/

[10] Joint statement: Condemnation of the bombing of Syria by the USA, United Kingdom and France, 17 de abril de 2018, http://www.solidnet.org/portugal-portuguese-communist-party/portuguese-cp-condemnation-of-the-bombing-of-syria-by-the-usa-united-kingdom-and-france-en-fr-es-pt

[11] Statement of the Communist and Workers Parties of Europe condemning the escalation of the imperialist aggressiveness in Syria, 13 de abril de 2018, http://www.solidnet.org/greece-communist-party-of-greece/cp-of-greece-statement-of-the-communist-and-workers-parties-of-europe-condemning-the-escalation-of-the-imperialist-aggressiveness-in-syria-en-ru-es-ar-fr-sq

[12] WFTU on the Situation in S.E. Mediterranean, 12 de abril de 2018, http://www.wftucentral.org/wftu-on-the-situation-in-s-e-mediterranean/

[13] Elisseos Vagenas: The Military-Political Equation in Syria, (Extractos extensos del artículo publicado en “Kommounistiki Epitheorisi”, la revista político-teórica del CC del KKE, número 1 de 2016), https://inter.kke.gr/en/articles/THE-MILITARY-POLITICAL-EQUATION-IN-SYRIA/

[14] KPRF: Party Programme (2008), https://kprf.ru/party/program (Traducido del ruso por nosotros)

[16] Véase, p. e. Gennady Zyuganov: The crisis in Ukraine and its deep roots, September 2014, http://cprf.ru/2014/09/1108/

[17] Екатерина Коростиченко: «Изучение татарского превращается в муку для родителей», 8 de septiembre de 2017, https://vz.ru/society/2017/9/8/886257.html (Traducido del ruso por nosotros)

[18] Viktor Kozhemyako: How to protect the Russian language? 15.06.2012, https://kprf.ru/rus_soc/107254.html (Traducido del ruso por nosotros)

[19] Por ejemplo, Zuyganov escribió en 2012: “Es un deber sagrado de los comunistas y la Iglesia ortodoxa unirse”. (Mansur Mirovalev: Russia's Communist Party turns to the Orthodox Church. After decades of militant atheism, Russian Communists turn to religious establishment to gain supporters, 2016-12-12, http://www.aljazeera.com/indepth/features/2016/12/russia-communist-party-turns-orthodox-church-161212075756966.html)

[20] Президент Сирии Башар Асад высоко оценил помощь КПРФ и ее лидера Г.А. Зюганова, 25.10.2015, https://kprf.ru/dep/gosduma/activities/147743.html (Traducido del ruso por nosotros)

[21] Сирия: Так было и так будет! 17.04.2018, https://kprf.ru/party-live/opinion/174882.html (Traducido del ruso por nosotros)

[25] Citado en: Дневник комбрига. Алексей Мозговой, 22.06.2016, http://rusdozor.ru/2016/06/22/dnevnik-kombriga-aleksej-mozgovoj/ (Traducido del ruso por nosotros)

[26] V. I. Lenin / G. Zinoviev: El Socialismo y la Guerra (1915), https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/1915sogu.htm

[27] Заявление Президиума ЦК ОКП: Мы отвергаем территориальные уступки, осуществленные против воли трудящихся, 21 Дек. 2016 http://ucp.su/category/news/683-my-otvergaem-territorialnye-ustupki-osushestvlenny/ (Declaración del Presidium del CC OKP: Rechazamos concesiones territoriales hechas en contra de la voluntad de los trabajadores, 21 de diciembre de 2016) (Traducido del ruso por nosotros)

[29] Comentario de UCP sobre la destrucción de estatuas en Palmira, https://vk.com/wall-9225_48085 (Traducido del ruso por nosotros)

[30] Véase la evaluación del KKE por parte de la CCRI/RCIT, por ejemplo, RKOB: Perspectives on the Greek Revolution, 10.11.2011, https://www.thecommunists.net/worldwide/europe/greece-revolution-or-tragedy/; Michael Pröbsting: Greece: For a Workers' Government! Critical electoral support for SYRIZA and KKE! Workers: Organize and prepare yourselves for the struggle for power! 6.6.2012, https://www.thecommunists.net/worldwide/europe/greece-for-a-workers-government/; Michael Pröbsting: After SYRIZA’s victory in the Greek elections: The question of a Workers Government and the revolutionary way forward, June 2012, https://www.thecommunists.net/worldwide/europe/after-the-greek-elections/; Michael Pröbsting: Greece: A Modern Semi-Colony. The Contradictory Development of Greek Capitalism, Its Failed Attempts to Become a Minor Imperialist Power, and Its Present Situation as an Advanced Semi-Colonial Country with Some Specific Features (chapter IV.4 Excurse: The KKE