Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad de las Grandes Potencias (Capítulo III.)

LIBRO: Anti-imperialismo en la Era de la Rivalidad de las Grandes Potencias

Los factores detrás de la Rivalidad acelerada entre los E.U, China, Rusia, la U.E y Japón. Una crítica del análisis de la izquierda y una semblanza de la Perspectiva Marxista.

La CCRI publicó este libro en Enero de 2019. El autor es Michael Pröbsting, Secretario Internacional de la CCRI.

 

Nota del Comité Editorial: El siguiente capítulo contiene varias figuras. Debido a razones técnicas, estas solo pueden verse en la versión PFD del libro, el cual puede descargarse aquí.

 

Translator: Rubén Jaramilllo

 

Download
Capítulo III.pdf
Adobe Acrobat Document 484.0 KB

III. El capitalismo y la creciente relevancia de la migración

 

 

 

Un sector crucial de la clase trabajadora, que se vuelve cada vez más importante en los países imperialistas, son los migrantes. Como hemos elaborado extensamente en otras publicaciones, esta capa de la clase trabajadora está oprimida a nivel nacional y superexplotada económicamente, es decir, los capitalistas obtienen beneficios adicionales del trabajo de los migrantes. [1]

 

La migración del Sur al Norte imperialista se ha acelerado en las últimas décadas debido al creciente empobrecimiento y al creciente número de guerras, así como de catástrofes ambientales en los países semicoloniales. Además, los capitalistas han fomentado cada vez más un proceso de importación de migrantes de países más pobres a las metrópolis imperialistas para explotarlos como mano de obra barata. El trasfondo de esto es, por un lado, el deseo de los capitalistas de reducir los costos salariales (así como los costos de la educación). Por otro lado, los estados imperialistas enfrentan una reducción constante de la fuerza laboral joven. [2]

 

Un ejecutivo de negocios holandés declaró, en una entrevista con el Wall Street Journal, que “la Unión Europea tendrá una escasez de 32 millones de personas para 2050. Esto podría llegar hasta 50 millones, porque una parte sustancial de la población todavía no ha recibido una educación de buena calidad. Puede hacer lo que quiera, pero un aumento en la productividad no ayudará, aumentar la edad de jubilación no ayudará, tendrá que trabajar en inmigración. No hay elección”. [3]

 

La situación en Estados Unidos no es mucho mejor. De acuerdo con los datos de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, por cada 100 estadounidenses en edad laboral hay actualmente 21 a la edad de 65 años o más. Sin embargo, esta proporción aumentará a 35 para el año 2030. [4]

 

De manera similar, Boston Consulting Group estima que el superávit de China en el año 2020 (alrededor de 55,2 millones a 75,3 millones de trabajadores) podría revertirse drásticamente, convirtiéndose en una escasez de hasta 24,5 millones de personas para 2030. [5] Según la última edición de la Perspectivas de la población mundial de la ONU, se supone que la población de China disminuirá de 1.409 millones (2017) a 1.020 millones (2100). [6]

 

Rusia también enfrenta perspectivas de escasez de mano de obra. El Ministerio de Finanzas de Putin predice una disminución del 4% en la población activa para 2035. La ONU predice una disminución de la población del país de 144 millones (2017) a 140,5 millones (2030), 132,7 millones (2050) y 124 millones (2100). [7] El Instituto de Análisis y Previsión Social de la Academia Presidencial de Economía Nacional y Administración Pública de Rusia (RANEPA) prevé que la población activa se reducirá entre 0,8 y 0,9 millones de personas al año hasta 2025. La población activa de Rusia, que ha aumentado desde 1999, se situó en 76,3 millones de personas en julio de 2017, 1 millón un año antes. [8]

 

Como resultado de estos desarrollos, en las últimas décadas, millones de personas del Sur han logrado llegar a las regiones relativamente ricas de América del Norte, Europa Occidental y Oceanía. (Véase también la Figura 14) En los EE. UU., La proporción de migrantes entre la población general aumentó del 5,2% (1960) al 12,3% (2000) a más del 14% (2010) y el 16% (2017). En Europa occidental, la proporción de migrantes en la población aumentó de aproximadamente 4,6% (1960) a casi 10% (2010) y 14,4% (2017). [9]

 

Las Naciones Unidas estiman en su último informe sobre migración: “Entre 2000 y 2015, la migración neta positiva contribuyó con el 42% del crecimiento de la población en América del Norte y el 31% en Oceanía. En Europa, el tamaño de la población habría disminuido durante el período 2000-2015 en ausencia de una migración neta positiva.” [10]

 

Rusia, una potencia imperialista emergente, experimenta también un proceso masivo de inmigración, en particular de las repúblicas de Asia Central. Según las estadísticas oficiales, aproximadamente 11,6 millones de inmigrantes legales residen actualmente dentro de Rusia. Además, otros 5-8 millones de migrantes han ingresado ilegalmente al país para trabajar allí. La cifra oficial de la proporción de inmigrantes en la población de Rusia es del 8,1%. Sin embargo, existen estimaciones que calculan una mayor proporción de migrantes en Rusia. [11]

 

 

 

Figura 14. Población de ciudadanos extranjeros y nacidos en el extranjero en 2013 (porcentaje de la población total) [12]

 

 

 


 

 

 

El papel de los migrantes es aún más significativo de lo que indican estas cifras, ya que se concentran en las áreas metropolitanas de los países imperialistas. Ya desde los primeros años de la década de 2000, la mitad de todos los trabajadores residentes en Nueva York eran negros, latinos o pertenecían a otra minoría nacional. En el interior y exterior de Londres, el 29% y el 22%, respectivamente, de los residentes pertenecían a minorías étnicas en 2000. [13] En Austria, los inmigrantes constituyen oficialmente el 19,4% de la población total, y en Viena, la capital, esta proporción es mayor con un 38,5%. (Si se incluye la segunda y tercera generación de migrantes, esta proporción es aún mayor). Aproximadamente 2/3 de estos migrantes provienen de los Balcanes, Europa del Este o Turquía.

 

Contrariamente al mito difundido por los populistas de derecha, la migración no es la causa de la pobreza y el desempleo. De hecho, como demostramos en otros trabajos, los migrantes están sobreexplotados y contribuyen más a la riqueza nacional de su nuevo país de lo que reciben. Para dar sólo algunos ejemplos: en Austria, los inmigrantes pagaron 1.600 millones de euros por servicios sociales en 2007, pero recibieron sólo 400 millones de euros de prestaciones sociales. Así, el estado austríaco se apropió de 1.200 millones de euros solo en ese año y los utilizó para otros fines. [14] Este ejemplo del año 2007 no es la excepción sino la regla, como han demostrado otros estudios. [15]

 

Otro ejemplo de cómo los capitalistas se benefician del trabajo de los inmigrantes se puede ver en Gran Bretaña. Según el entonces ministro de migración, Liam Byrne, la "economía británica" ganó alrededor de £6 mil millones en el año 2006. Según el entonces ministro de finanzas del Reino Unido, el trabajo de los inmigrantes fue responsable del 15%-20% del crecimiento económico en Gran Bretaña en los años 2001-2006. [16] En nuestros estudios sobre migración citados anteriormente, hemos dado muchos más ejemplos de esta forma de superexplotación capitalista. [17]

 

Un estudio publicado recientemente llegó a las mismas conclusiones. Según la Resolution Foundation, la brecha salarial entre las etnias representó “un duro golpe para el nivel de vida de los afectados”. Los empleados negros y de minorías étnicas están perdiendo 3.200 millones de libras esterlinas al año en salarios en comparación con los colegas blancos que realizan el mismo trabajo. Después de tener en cuenta las diferencias en las calificaciones promedio y los tipos de trabajo, el análisis de la Resolution Foundation encontró que la brecha aumentó hasta un 17%, o £3.90 por hora, para el salario de los graduados varones negros. Encontró que los graduados paquistaníes y bangladesíes ganaban un promedio de £2.67 por hora (12%) menos, mientras que, entre las graduadas, las mujeres negras enfrentaban la mayor penalidad salarial, £1.62 por hora (9%).[18]

 

El mismo fenómeno se puede observar en Rusia. Por ejemplo, los migrantes se ven obligados a pagar tasas de varios miles de rublos para obtener una licencia de trabajo. ¡En Moscú, tales pagos están generando aún más ingresos para el presupuesto que los impuestos de las corporaciones petroleras! [19]

 

En resumen, dado el creciente número de migrantes en los estados imperialistas, la intensificación del racismo y la opresión nacional contra los migrantes en estos países y la continua superexplotación de ellos como mano de obra barata, podemos afirmar sin lugar a dudas la creciente relevancia de la migración tanto para capitalismo, así como por la lucha de liberación de la clase trabajadora internacional.

 

 

 

* * * * *

 

 

 

Podemos comparar, hasta cierto punto, el papel de los migrantes en los países imperialistas con el papel de las naciones oprimidas en los estados imperialistas antes de 1918. Rusia y el Imperio Austro-húngaro tenían una población en su mayoría perteneciente a naciones oprimidas. Grandes sectores de la población estadounidense eran negros o inmigrantes. Como todo el mundo sabe, la cuestión nacional jugó un papel clave en el colapso del Imperio Ruso y Austro-húngaro. (Estados Unidos podría manejar mejor este problema, ya que todavía era una potencia imperialista en ascenso).

 

Obviamente, existen diferencias importantes entre los migrantes de hoy y las minorías nacionales en los estados en ese momento. Los migrantes no constituyen la mayoría de la población en los países imperialistas occidentales. Pero ciertamente son más importantes que los migrantes y las minorías nacionales en la mayoría de los países occidentales antes de 1918. Además, la mayoría de las minorías nacionales estaban más "atrasadas" en su desarrollo capitalista que la nación dominante. [20] Por lo tanto, la proporción del proletariado de estas naciones oprimidas fue menor que el promedio estatal, mientras que la proporción del campesinado y la pequeña burguesía urbana fue superior al promedio. Esto es completamente diferente con los migrantes hoy en día, ya que la mayoría de ellos son parte de la clase trabajadora activamente empleada en el proceso laboral. Entonces, en efecto, los migrantes en los viejos países imperialistas son incluso más proletarios en su composición que la población nativa.

 

 

 

* * * * *

 

 

 

En un libro publicado hace 50 años, Ernest Mandel discutió las dificultades objetivas de la clase trabajadora europea para desarrollar una conciencia internacionalista. Señaló las dificultades materiales y culturales de los trabajadores europeos para entrar en contacto con trabajadores de otros países ya que, en ese momento, los trabajadores apenas tenían dinero suficiente para hacer vacaciones en el extranjero o aprender idiomas extranjeros. También atacó a la burocracia reformista del movimiento obrero por obstaculizar o incluso luchar abiertamente contra cualquier orientación internacionalista. [21]

 

Sin embargo, ha habido cambios importantes desde entonces. Se han reducido los costes de transporte, lo que facilita mucho los viajes al extranjero para los trabajadores europeos. El nivel cultural también ha mejorado ya que aprender inglés en la escuela se ha vuelto obligatorio. Además, la clase trabajadora en Europa se ha vuelto mucho más multinacional en su composición. Una parte creciente de los trabajadores -los migrantes- tiene una conciencia que excede las fronteras nacionales, no porque sean inherentemente más progresistas o internacionalistas que los trabajadores nativos, sino simplemente porque continúan teniendo numerosos vínculos con su país de origen. Por lo tanto, naturalmente están más interesados en (algunos) temas internacionales.[22]

 

Otro ejemplo de conciencia internacionalista espontánea entre los migrantes son las famosas consignas de las caravanas de migrantes centroamericanos que marchan hacia Estados Unidos: “¡No somos criminales! ¡Somos trabajadores internacionales!

 

Dado que los migrantes no son parte de la nación nativa dominante sino más bien minorías oprimidas a nivel nacional, la gran mayoría de ellos tiene una identificación sustancialmente menor con su nueva “patria” imperialista que la población nativa dominante a nivel nacional. Esto se demuestra simbólicamente en cada partido de fútbol entre un país imperialista y la madre patria original de los migrantes que viven en el estado imperialista dado. En tales casos, los migrantes siempre estarán del lado de su madre patria con entusiasmo y no del país imperialista anfitrión (ver, por ejemplo, partidos de fútbol entre Alemania o Austria contra Turquía o un país ex-yugoslavo; Francia contra Argelia; Estados Unidos contra México). En muchos casos, los fanáticos migrantes del "equipo invitado" incluso superan en número a los fanáticos del "equipo local". Cierto, existen algunos “superpatriotas” escaladores sociales y parecidos a Quisling entre los migrantes, pero la gran mayoría de los migrantes continúan identificándose más con su madre patria original, semicolonial, que con el nuevo país de acogida imperialista.

 

Esto tiene importantes consecuencias para el clima político y la estabilidad social de los viejos países imperialistas, ya que la clase dominante puede contar menos con la lealtad incondicional de su población con su estado nacional que en el pasado. Tal desarrollo tiene consecuencias importantes para situaciones en las que la clase dominante llamará a su población a unirse a la bandera chovinista de "defensa nacional" contra una "amenaza extranjera". La observación de Trotsky en la década de 1930 sobre el papel potencialmente importante de la minoría negra en Estados Unidos en la lucha contra la guerra imperialista, dado su limitado patriotismo en un país que los reprime brutalmente, cobra relevancia real en el caso de los migrantes de hoy. [23]

 

Además, los migrantes pueden jugar un papel importante ya que provienen del Sur y viven ahora en América del Norte, Europa Occidental o Rusia. Pueden constituir una especie de correa de transmisión entre las dos partes del mundo: pueden llevar el espíritu combativo de sus países de origen al norte y transmitir diversas habilidades y experiencias del norte al sur.

 

Esta multinacionalización también tiene efectos profundos para la conciencia de los trabajadores nativos de Europa occidental. Es cierto que algunos sectores se vuelven más chovinistas. Esto a menudo es causado por una desorientación y un retroceso en su conciencia política como resultado de décadas de traición por parte de la burocracia laboral y el consecuente ascenso de partidos populistas de derecha. Ese desarrollo también se ve facilitado por cierto "instinto aristocrático" de los trabajadores de Europa occidental hacia los "extranjeros" de los países más pobres, como resultado del hecho de que viven en países que dominaron el mundo durante siglos y del fracaso del reformismo para ayudar trabajadores para superar tal "conciencia aristocrática".

 

Además, la clase obrera no es (ni puede ser) inmune a la influencia de la pequeña burguesía y la capa media. Hay que tener en cuenta ciertas diferencias en el desarrollo de la conciencia de los trabajadores de las áreas metropolitanas (que suelen tener una composición más multinacional) y de los del campo (que suelen tener una menor proporción de migrantes).

 

Por otro lado, existe también un sector significativo de la clase trabajadora nativa europea que se solidariza con los refugiados, que los ayudó en 2015 cuando muchos llegaron, que rechazan la islamofobia y que apoyan el derecho de los refugiados a ingresar a sus países. Es cierto que a veces este sector es más grande y domina la “opinión pública” (por ejemplo, en otoño de 2015 y primavera de 2016) y otras veces son los racistas reaccionarios los que dominan. Pero esto no significa que no existan. Simplemente son menos visibles para la "opinión pública" burguesa. En cualquier caso, este sector, junto con los migrantes, jugará un papel primordial en la construcción de la resistencia de la clase trabajadora y los partidos revolucionarios en Europa.

 



[1] Ver sobre esto en, por ejemplo, Michael Pröbsting: Migration and Super-exploitation: Marxist Theory and the Role of Migration in the present Period of Capitalist Decay, en: Critique: Journal of Socialist Theory (Volume 43, Issue 3-4, 2015), pp. 329-346; Michael Pröbsting: The Great Robbery of the South, Capítulo 9, https://www.thecommunists.net/theory/great-robbery-of-the-south/; Michael Pröbsting: Marxismus, Migration und revolutionäre Integration (2010); en: Der Weg des Revolutionären Kommunismus, Nr. 7, http://www.thecommunists.net/publications/werk-7. A summary of this study in English-language: Michael Pröbsting: Marxism, Migration and revolutionary Integration, in: Revolutionary Communism, No. 1 (Revista en inglés de la CCRI/RCIT), http://www.thecommunists.net/oppressed/revolutionary-integration/

[2] Ver sobre esto en, por ejemplo, McKinsey Global Institute: Global growth: Can productivity save the day in an aging world? January 2015, p. 34; Lukasz Rachel and Thomas D Smith: Secular drivers of the global real interest rate, Bank of England, Staff Working Paper No. 571, diciembre de 2015

[3] Andre Sterk and Robin van Daalen: Immigration Holds Key to Labor Shortage, Wall Street Journal, June 28, 2011, https://www.wsj.com/articles/SB10001424052702304314404576411362925170744

[4] Arthur S. Guarino: The Economic Implications of an Aging Global Population, 02.08.2018, https://www.focus-economics.com/blog/economic-implications-of-an-aging-global-population

[5] Boston Consulting Group: The Global Workforce Crisis: $10 Trillion at Risk, BCG Report, June 2014, p. 4

[6] World Population Prospects, The 2017 Revision. Key Findings and Advance Tables, United Nations Department of Economic and Social Affairs, Population Division, New York, 2017, p. 24

[7] World Population Prospects, The 2017 Revision, p. 26

[8] Denis Pinchuk, Maria Kiselyova: 'No miracles': labor shortage set to hit Russia's GDP, Reuters, October 3, 2017 https://www.reuters.com/article/us-russia-labour-demography/no-miracles-labor-shortage-set-to-hit-russias-gdp-idUSKCN1C80CY

[9] Ver, p. Rainer Münz/Heinz Fassmann: Migrants in Europe and their Economic Position: Evidence from the European Labour Force Survey and from Other Sources (2004), pp. 5-6; Carlos Vargas-Silva: Global International Migrant Stock: The UK in International Comparison (2011), www.migrationobservatory.ox.ac.uk, p. 5; United Nations: International Migration Report 2017, Highlights, New York, 2017, pp. 29-30. The third region where migrants play an important role is the oil-producing states in the Middle East. We have dealt with this specific case elsewhere. See e.g., Michael Pröbsting: Die halbe Revolution. Lehren und Perspektiven des arabischen Aufstandes, in: Der Weg des Revolutionären Kommunismus, Nr. 8 (2011), p. 14, http://www.thecommunists.net/publications/werk-8

[10] International Migration Report 2017 (Highlights), Department of Economic and Social Affairs of the United Nations, New York 2017, p. 18

[11] United Nations: International Migration Report 2017, Highlights, New York, 2017, p. 29; Irina Sinitsina: Economic Cooperation Between Russia and Central Asian Countries: Trends and Outlook, 2012, pp. 38-39

[12] Uuriintuya Batsaikhan, Zsolt Darvas and Inês Gonçalves Raposo: People on the move: migration and mobility in the European Union, Bruegel Blueprint Series Volume XXVIII, Bruegel, Brussels 2018, p.86

[13] Ver, p. Peter Dicken: Global Shift. Mapping the Changing Contours Of The World Economy (Sixth Edition), The Guilford Press, New York 2011, p. 496

[14] Ver, p. Hans Gmundner: Straches Handlangerdienste, KPÖ, 10.11.07, http://www.kpoe.at/index.php?id=23&tx_ttnews[tt_news]=105&tx_ttnews[backPid]=2&cHash=7fe484e968

[15] Ver, p. Gudrun Biffl: Die Zuwanderung von Ausländern nach Österreich. Kosten-Nutzen-Überlegungen und Fragen der Sozialtransfers (1997), WIFO, p. 8

[16] House of Lords (Britain): Report - Economic Impact of Migration in UK (2008), p. 22

[17] Ver también, p.e. Martin Kahanec and Martin Guzi: How Immigrants Helped EU Labor Markets to Adjust during the Great Recession, IZA – Institute of Labor Economics, Discussion Paper No. 10443, December 2016

[18] Kathleen Henehan: The £3.2bn pay penalty facing black and ethnic minority workers, 27 December 2018, https://www.resolutionfoundation.org/media/blog/the-3-2bn-pay-penalty-facing-black-and-ethnic-minority-workers/

[19] Доходы Москвы от мигрантов превысили налоги с нефтяных компаний, 6.8.206, https://lenta.ru/news/2016/08/06/migrants_pay/

[20] Por supuesto, hubo algunas excepciones, como los polacos que viven en la Rusia zarista o los checos que viven en el Imperio austro-húngaro. Estas personas estaban capitalísticamente más desarrolladas que la nación dominante y, por lo tanto, tenían un proletariado significativo (y militante). Vea en esto, por ejemplo, Georg W. Strobel: Die Partei Rosa Luxemburgs, Lenin und die SPD. Der polnische ‘europäische’ Internationalismus in der russischen Sozialdemokratie; Franz Steiner Verlag, Wiesbaden 1974; Georg W. Strobel: Quellen zur Geschichte des Kommunismus in Polen 1878-1918, Verlag Wissenschaft und Politik., Köln 1968; Raimund Löw: Der Zerfall der Kleinen Internationale: Nationalitätenkonflikte in der Arbeiterbewegung des alten Österreich (1889-1914), Europaverlag, Wien 1984

[21] Ernest Mandel: Die EWG und die Konkurrenz Europa – USA, Europäische Verlagsanstalt, Frankfurt a.M. 1968, pp. 90-91. Este libro, hasta donde sabemos, nunca ha sido publicado en idioma español o inglés. Para nuestra evaluación política de Mandel, un líder central de la Cuarta Internacional de posguerra, tanto en su fase revolucionaria temprana como en su período de degeneración centrista, remitimos a los lectores a nuestro folleto, Michael Pröbsting: The Catastrophic Failure of the Theory of “Catastrophism”, in: Revolutionary Communism, New Series No.7, June 2018, p.29, https://www.thecommunists.net/theory/the-catastrophic-failure-of-the-theory-of-catastrophism/

[22] Los activistas de las Secciones de la CCRI/RCIT en Europa podrían adquirir mucha experiencia práctica de estos desarrollos a través de muchos años de estrecha colaboración con estos migrantes, tanto en el trabajo solidario con las luchas de liberación en el mundo árabe como en actividades contra el racismo y la islamofobia. Ver, p. Michael Pröbsting: Marxism and the United Front Tactic Today. The Struggle for Proletarian Hegemony in the Liberation Movement in Semi-Colonial and Imperialist Countries in the present Period, RCIT Books, Vienna 2016, pp. 116-119, https://www.thecommunists.net/theory/book-united-front/; Consulte también numerosos informes en nuestro sitio web.

[23] "La cuestión negra adquiere nueva importancia. Es difícil que los negros sean patriotas en la próxima guerra". (León Trotsky: Por una valiente reorientación (1939), https://www.marxists.org/espanol/trotsky/ceip/escritos/libro6/T10V244.htm).