Manifiesto por la Liberación Revolucionaria: VII. El Sur semi-colonial

 

 

El aumento en la transferencia de la producción capitalista de las antiguas metrópolis imperialistas (Estados Unidos, Europa Occidental y Japón) hacia el mundo semicolonial, así como China, se ha traducido en un cambio decisivo de concentración del proletariado mundial en el Sur. Teniendo en cuenta el hecho de que la inmensa mayoría de la clase obrera internacional vive en el Sur y dado también que las contradicciones del capitalismo mundial aparecen en sus formas más agudas allí, lo más probable es que la revolución mundial comenzará y tiendrá su foco en elmundo semi-colonial o los países imperialistas emergentes como china.

 

De ahí que todas las organizaciones internacionales revolucionarias deben poner énfasis en el estudio de los problemas de la lucha de clases de estas regiones y sobre todo debe construir secciones allí. Por el contrario, debe evitar cualquier centralidad de los EE.UU. o Europa Occidental, que es tan típico para muchas tendencias centristas.

 

Los siguientes capítulos deben dar una breve visión general de los principales aspectos de la estrategia revolucionaria en diferentes partes del mundo. Deben ayudar a los revolucionarios para concretar el programa revolucionario en sus regiones. Esto es tanto más importante cuanto que la tarea crucial en el actual período es intensificar una propaganda intransigente para un programa socialista y de la clase trabajdora, para avanzar en la auto-organización independiente de la clase obrera y, sobre todo, la formación de partidos revolucionarios como secciones de una nueva Internacional de los Trabajadores.

 

 

 

Oriente Medio y el Norte de África

 

La revolución árabe, que se extendió como un incendio forestal en 2011 y derrocó a un número de dictadores, sufrió una serie de derrotas en los últimos años. El más importante de ellos ha sido el golpe militar en Egipto en julio de 2013. La aparición del reaccionario Daesh / IS es un reflejo del período de retroceso, que la revolución árabe está experimentando actualmente.

 

Sin embargo, la revolución árabe no ha sido derrotada definitivamente, sino que está en curso: véase la Revolución Siria, la resistencia palestina heroica contra la agresión sionista en 2012 y 2014, la guerra defensiva de Yemen contra la agresión de Arabia, las luchas populares en curso en Egipto, Libia, el golpe militar derrotado en Turquía en julio de 2016 y mucho más vital que nunca, la lucha por la liberación kurda.

 

Las tareas cruciales para los revolucionarios en el próximo período son:

 

* Apoyar las luchas populares en curso que en la actualidad se centran principalmente en las reivindicaciones democráticas; participar en la formación de milicias obreras y populares;

 

* Defender la Revolución árabe contra la intenificación de la agresión militar de las grandes potencias;

 

* Defender la táctica del frente único con todas las fuerzas (incluyendo varios islamistas) que participan en las luchas populares contra las dictaduras, así como contra las grandes potencias imperialistas y sus lacayos locales sin dar ningún apoyo politico.

 

 

 

America Latina

 

A finales de 1990 y en la década de 2000, varios gobiernos burgueses-populistas y progresistas de frente popular llegaron al poder en el contexto de un aumento masivo de la lucha de clases (por ejemplo Argentinazo 2001-02, Bolivia 2003-05, etc.). Estos gobiernos trataron de utilizar el auge de precios de las materias primas en el mercado mundial, así como, el surgimiento de China como un rival imperialista al antiguo dominador del continente - el imperialismo estadounidense. Sin embargo, estos gobiernos fueron incapaces y poco dispuestos a romper con el capitalismo y, por lo tanto, cuando el auge de las materias primas se derrumbó, entraron en una profunda crisis.

 

Actualmente América Latina experimenta una fase de ofensiva reaccionaria de la clase dominante en los últimos intentos por aniquilar las conquistas sociales y democráticas de las masas populares (ver el institucional golpe de Estado contra el gobierno encabezado por el PT en Brasil en 2016, la victoria electoral de Macri en Argentina, la ofensiva de la oposición de derecha contra el gobierno de Maduro en Venezuela, la restauración capitalista en Cuba por el liderazgo de Castro, etc.). Sin embargo, esta ofensiva reaccionaria iaevitablemente provoca luchas de masas (por ejemplo, las movilizaciones contra el golpe en Brasil, la lucha heroica de los maestros mexicanos que dio lugar a situaciones de doble poder en varias regiones del país, huelgas de masas en Argentina).

 

Las tareas cruciales para los revolucionarios en el próximo período son:

 

* Participar en las luchas de masas contra la ofensiva reaccionaria de la clase dominante;

 

*Defender los derechos democráticos y las conquistas sociales contra la ofensiva reaccionaria de la clase dominante (que incluye por ejemplo, la defense de los gobiernos de frente popular contra cualquier golpe de estado o intervención imperialista, mientras al mismo tiempo, no se le da ningún apoyo politico a esos gobiernos);

 

* Avanzar en la organización independiente de la clase obrera y el rompimiento de los trabajadores y las organizaciones populares con los partidos populares y los gobiernos frentistas.

 

 

 

Asia

 

Con un 60% de la población mundial y alojando cruciales grandes potencias imperialista (China, Japón, Rusia), los estados más pequeños imperialistas (Corea del Sur, Australia), así como importantes semi-colonias (por ejemplo, India, Pakistán, Bangladesh, Indonesia), Asia es el continente más importante para el futuro proceso revolucionario mundial.

 

La clase trabajadora y oprimida de la región ha experimentado ambas fases ascendentes importantes de la lucha de clases (por ejemplo, en la India: huelga general con 150 millones de personas que participaron en septiembre de 2015, las protestas masivas de mujeres contra la violación en grupo, las luchas campesinas lideradas por Naxalita), así como importantes derrotas (por ejemplo, destrucción de la Tierra Tamil independiente en 2009 por el régimen de Sri Lanka, golpe militar en Tailandia en 2014). Sumando la rivalidad inter-imperialista en el Este asiático (EE.UU y Japón vs. China), la lucha de clases se centra en el actual período en dos ejes principales:

 

a) Las cuestiones democráticas y económicas fundamentales (lucha contra las dictaduras, por la liberación nacional, contra la pobreza, etc.)

 

b) Contra la agresión imperialista y la ocupación (por ejemplo, la guerra de Estados Unidos en Afganistán y el noroeste de Pakistán, EE.UU. contra Corea del Norte, China vs. Vietnam)

 

Las tareas cruciales para los revolucionarios en el próximo período son:

 

* Apoyar todas las luchas de los trabajadores y oprimidos en defensa de sus derechos democráticos y sociales (incluyendo el apoyo a los campesinos por la tierra, así como, la resistencia popular contra los proyectos ecológicos desastrosos con el fin de profundizar la alianza de los obreros y los pobres campesinos);

 

* Defender a los pueblos oprimidos contra la agresión imperialista sin dar ningún tipo de apoyo político para las direcciones no revolucionarias;

 

* Romper el dominio de la burguesía y las fuerzas políticas pequeñoburguesas sobre la masa de la clase obrera, el campesinado pobre y pobres urbanos.

 

 

 

África subsahariana

 

África subsahariana es el continente con la economía y la población en más rápido crecimiento. Es el principal objeto de deseo para las grandes potencias imperialistas - en particular los EEUU, la UE y China. La existencia combinada de las condiciones ignominiosas de vida de las masas populares, la brutal opresión de la dictadura corrupta, el aumento de la injerencia de las grandes potencias, un proceso de industrialización limitada y el crecimiento de la clase obrera - todos estos factores preparan inevitablemente futuras explosiones políticas y sociales.

 

No es de extrañar que el continente ha sido testigo de un enorme aumento de huelgas y manifestaciones masivas desde la huelga de 2011. Los mineros heroicos 'en Marikana (Sudáfrica) en 2012, el levantamiento democrático popular en Burkina Faso (2014), Burundi (2015) y las protestas de masas regulares contra el régimen de Mugabe en Zimbabwe son testimonio vivo de este desarrollo. Por otra parte, la ruptura política de NUMSA con el gobierno popular del ANC abre la posibilidad de la formación de un nuevo partido obrero de masas en Sudáfrica.

 

Las tareas cruciales para los revolucionarios en el próximo período son:

 

* Apoyar todas las luchas de los trabajadores y de los oprimidos contra la pobreza y las dictaduras; apoyo también para los campesinos en lucha y a la lucha popular contra proyectos ecológicos desastrosos;

 

* Apoyar a la resistencia popular contra la super-explotación por parte de las corporaciones multinacionales, así como en contra de la intervención de las grandes potencias y sus lacayos locales;

 

* Avanzar en la lucha por la independencia política de la clase obrera (la independencia de los sindicatos por parte del Estado, nuevos partidos de trabajadores, etc.).

 

Free Homepage Translation