Manifiesto Comunista Revolucionario de la CCRI: II. Un nuevo período histórico del carater revolucionario

 

Estas contradicciones del capitalismo se han intensificado dramaticamente en los últimos años  abriendo un nuevo período histórico – un período de crisis existencial global del mismo sistema capitalista. En el inicio de la década de 1990, la clase dominante podria encobrir la instabilidad de la crisis de su sistema por el derrumbe histórico del proletariado, originado por la destrucción de los estados stalinistas obreros degenerados (la ex-URSS, Europa Oriental y China). Pero ya en el inicio de la decada del 2000, las contradicciones de la globalización capitalista y de la guerra imperialista en contra del terror llevaran a una crecente desestabilización política global. Hubo un desarrollo pre-revolucionario que en definitiva se ha transformado en el final de la decada del 2000 en un nuevo período histórico de carácter revolucionario. La crisis actual, por lo tanto, no es una coincidencia, pero una necesidad de un capitalismo condenado.

 

La vulnerabilidad de la crisis del capitalismo se ha convertido en su declive abierto. La fase de la desaceleración de la dinámica del crecimiento de la economia mundial capitalista fue sustituido por la estagnación abierta ( por general no existe crecimiento) de las fuerzas productivas.

 

Las contradicciones internas cada vez más insoportables del capitalismo significan que este sistema imediatamente y directamente mina las bases de la existencia de la civilización humana.

 

Podemos decir, sin exagerar, que el capitalismo en declive nunca antes puso a tal punto la humanidad delante de la alternativa del socialismo o barbarie. Ya que en el presente histórico tres líneas de desarrollo se reúnen:

 

* En primer lugar, el capitalismo nunca antes habia desarrollado las fuerzas productivas en un nivel tan elevado. Las bases para el establecimiento del socialismo en todo el mundo son mayores que nunca;

 

 *En segundo lugar, el capitalismo nunca antes tenía producido, a un tal punto en su história, fuerzas destructivas peligrosas.

 

*En tercer lugar, el capitalismo se encuentra en una crisis historicamente profunda, las contradicciones se acumulan tanto que el sistema como un todo está en una curva de declive de su desarrollo.

 

Los resultado que tenemos son los enormes peligros que amenazan la humanidad, incluyendo el aumento de la pobreza, las guerras (nucleares) y los desastres ambientales. La expresión “socialismo o barbarie”- alternativa formulada por la revolucionaria Rosa Luxemburgo – expresa cual amenaza la humanidad enfrenta hoy: existe el peligro de un retroceso histórico, de regresión social a través de los desastres naturales, guerras hasta el punto de llegar a la guerra nuclear, el hambre, etc., ocasionada por el capitalismo.

 

Se concluye que es imposible para las clases dominantes mantener su dominio de forma inalterada.

 

Para explotar aún más la clase obrera y las masas oprimidas, ellas tienen que sustituir su régimen político anterior por uno más abiertamente brutal. Por lo tanto, los derechos democraticos son sistematicamente minados o hasta mismo suprimidos. La expansión del Estado policial, las estructuras bonapartistas (el aparato estatal es cada vez menos sujeto al control formal democratico del Parlamento), los golpes de Estado están cada vez más en la orden del día.

 

La caída del capitalismo se expresa, inevitablemente, en el declive acelerado de la supremacia del imperialismo de los EUA. Después de la derrota en el Iraque y en Afeganistán, la administración de los EUA anuncia ahora “El Siglo de América en el Pacífico” (Hillary Clinton), en otras palabras, la lucha por la supremacia en Ásia.

 

Al mismo tiempo, China, la nueva superpotencia imperialista está experimentando un dramatico crecimiento. Pequin ahora controla 10% de la producción industrial mundial y es el quinto mayor inversor estranjero en el mundo. Eso crea una intensificación de las rivalidades entre las grandes potencias.

 

El mismo ocurre en Europa, donde la crisis del capitalismo por un lado incrementa la rivalidad entre los estados y hasta mismo pone en riesgo la unidad de la Unión Europea-UE. Por otro lado, eso aumenta para ellos la necesidad de una confederación de estados imperialistas en Europa bajo el liderazgo de una o dos grandes potencias (como Alemania y Francia). Estas fuerzas tirando en direcciónes opuestas garantizan que, mismo en Europa, habrá inevitables y agudas rupturas revolucionarias.

 

Para mantener su poder delante de la mortal agonía del capitalismo, la clase capitalista debe  recurrir a los medios y metodos que constantemente provocan nuevos enfrentamientos entre las clasis y – mismo que la burguesia sea bien sucedida – eso va a minar su sistema de gobierno a largo plazo. Ahí reside la garantia para la instabilidad fundamental y duradera en la situación mundial.

 

Dada la crisis histórica del sistema de la clase dominante de los maestros de las corporaciones, banqueros e sus políticos intentan salvar los lucros y su poder por cualesquiera medios. Echándose encima de miles de millones – de hombros de los trabajadores y de los oprimidos, ellos están esperan para levantarse como una especie de Barón de Munchausen, a costa de los trabajadores para salir fuera del atolladero. El precio de esta lucha desesperada y cruel para la preservación del poder y privilegios de ellos tiene que ser pagada por nosotros – los trabajadores y oprimidos. Por lo tanto, la pobreza y la miseria de las clases oprimidas se agravará más allá del nivel normal.

 

Tan inevitable quanto el declive del capitalismo y de sus fuertes y graves convulsiones es la resistencia, la lucha de clases en contra de ellos. Por lo tanto, hay un aumento de protestas, revueltas y levantes revolucionarios. Esta agitación revolucionaria se apoderó no solo de la clase obrera y de las capas más bajas, pero también cada vez más de las clases medias. El nuevo periodo es distinto a los anteriores no por el hecho de que no se veía situaciones revolucionarias en distintos países. Pero en el actual periodo histórico, los desarrollos revolucionarios ocurren com más frecuencia y pueden propagarse con más frecuencia facilmente y rapidamente como fuego por otros países y regiones enteras. La Revolución Árabe desde enero del 2011el proceso revolucionario en Grecia, la revuelta en agosto de los pobres en Grãn-Bretaña o el movimiento de Ocupación en todo el mundo, etc – todos los desarrollos dentro de un corto espacio de tiempo confirman la evaluación de los comunistas-bolcheviques que la crisis histórica del capitalismo abrió un periodo revolucionario. La actualidad de la revolución está en el orden del día. No solo en un o otro país pero en todo el mundo.

 

La peculiaridad del periodo revolucionario de la história no es que exista una radicalización lineal de las masas, una situación revolucionaria permanente, o un movimiento constante de masas para la izquierda. En cambio de eso, las caracteristicas de la situación del mundo es que la base del capitalismo perdió su equilibrio relativo, lo que provoca crisis aguda, catástrofes, guerras, giros inesperados, y está provocando convulsiones repentinas y la falta de cualquier estabilidad.

 

Si decimos que el capitalismo en declive nunca antes habia puesto a tal punto la humanidad delante de la alternativa del “Socialismo o Barbarie”, eso lleva también a una otra conclusión: nunca antes la clase trabajadora sufrió a tal punto de la falta de un combativo partido revolucionario que enseñe el camino al socialismo.

 

La clase dominante no podría mantenerse en el poder hasta ahora por su fuerza y no por falta de disposición de combate de la clase obrera. La causa reside si en el hecho de que al proletariado y a los oprimidos está faltando un liderazgo revolucionario. En cambio de eso, en frente al movimiento obrero, existen burocracias reformistas que traen y venden la lucha de las masas por sus proprias políticas, con fin de enriquecerense. Asi, o ellos executan las ordenes como títeres directos de la clase capitalista, o ayudan a los capitalistas sendo matones indirectos, llevando el proletariado a una estrategia en la lucha por la cual inevitablemente acaban en derrota.

 

La probable extensa naturaleza del periodo histórico actual también se sigue a partir de esto. Debido a la falta de un combativo partido revolucionario con base en un programa bolchevique, el proletariado e las masas, en cambio de eso, son los primeros a sufriren experiencias de derrotas dolorosas y amargas. La tarea es sacar las lecciones necesarias de esta experiencia y forjar tal partido en el fuego de las batallas.

Las masas se agotan a largo plazo y pierden la fe en la posibilidad de victoria. Al mismo tiempo, la clase dominante actualiza su arsenal para un contraataque decisivo y prepara la criación de dictaduras abiertas o semiabiertas. En el contexto de una crisis economica y social profunda, en el caso de una falla de continuidad del movimiento obrero, el fortalecimiento del nacionalismo rabioso y el facismo se hace inevitable. La principal questión de la lucha de clasis en el periodo revolucionario: aplastar o ser aplastado. Solo la construcción a tiempo de un partido obrero revolucionario con base en los bolcheviques, de esa forma consistentemente revolucionario, puede garantizar que la lucha determinada de las masas termine con una victoria – o sea, la toma proletaria del poder – y no con una dura derrota.

Free Homepage Translation