Argentina: Cómo luchar y cómo no luchar contra el Gobierno de Macri (Respuesta a la TPR)

 

Observaciones sobre el lema pro-kirchnerista del TPR "Que vuelva Cristina ¡YA!"

Por Michael Pröbsting, Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI), 02/19/2016, www.thecommunists.net

 

 

 

Argentina está experimentando una ola de protestas masivas contra el nuevo gobierno de derecha del presidente Macri. Como dijimos en nuestra resolución de diciembre pasado, después de su victoria en las elecciones presidenciales, el gobierno de Macri representa una gran amenaza para la clase obrera, sobre la cual una serie de ataques ya se han puesto en marcha. (1)

 

En respuesta a estos ataques, una serie de manifestaciones y huelgas ya han tenido lugar. Además, los sindicatos de Argentina han llamado a una huelga general el 24 de febrero para protestar por el despido de trabajadores gubernamentales a nivel municipal, provincial y nacional.

 

No es de extrañar que estas protestas estén siendo conducidas por diferentes vertientes de las fuerzas populistas y reformistas, en particular por los pro-kirchneristas. Hasta diciembre pasado, Cristina Fernández de Kirchner y, antes de ella, su difunto esposo Néstor, gobernaron el país durante 12 años consecutivos. Los Kirchner fueron capaces de hacer algunas concesiones a la clase trabajadora y a los pobres, con el apoyo de importantes sectores de la burocracia sindical, en el contexto de una cierta mejora económica para la economía argentina, resultante del aumento del precio en las materias primas del paí­s (incluyendo la soja, un importante producto de exportación), junto con el ascenso de China como una nueva gran potencia que también se convertiría en un importante socio comercial. Sin embargo, los Kirchner siempre gobernaron al servicio de la burguesí­a y, cuando los precios de exportación cayeron, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner comenzó a atacar a la clase obrera.

 

Por lo tanto, declaramos en nuestra resolución de diciembre que el gobierno de Kirchner "representa a un sector populista burgués que se apoya en gran medida de los trabajadores y las masas populares." Como marxistas defendemos el principio de no llamar a votar  -sin importar cuán "crí­tico" pueda ser-  a partidos burgueses. Por esta razón, cuando los llamados "revolucionarios" llamaron a votar por el candidato kirchnerista Daniel Scioli en la segunda vuelta de las últimas elecciones presidenciales, rompieron con este importante principio; como escribimos después de la elección de Macri: "En la segunda vuelta de las elecciones, los revolucionarios deben emitir el voto en blanco, negándose a dar cualquier apoyo a Macri o a Scioli, ya que ambos candidatos representaban diferentes fracciones de la clase dominante”.

 

Por lo tanto, cuando la burocracia kirchnerista -ahora con poco entusiasmo- ofrece resistencia al gobierno de Macri, no deberí­a haber ninguna duda de que al final "quieren llegar a un acuerdo con Macri y esperar que salga" hasta llegar a las próximas elecciones en cuatro años. Se ofrecen para detener las protestas y garantizar la "gobernabilidad del país" a cambio de la impunidad legal de los lí­deres kirchneristas. Sin embargo, esto no quiere decir que los marxistas auténticos estén ignorando el hecho que, detrás del conflicto actual, hay una revuelta de masas contra los graves ataques por parte del gobierno de Macri. Sería totalmente sectario si los revolucionarios ignoraran la sustancia de la evolución actual y sólo miraran superficialmente a los principales representantes de este conflicto.

 

Como hemos señalado en nuestra declaración de diciembre: "Sin embargo, esta motivación burocrática de la dirección kirchnerista no debe confundir a los revolucionarios ignorando el objetivo, el conflicto de clases importante que está detrás de la actual confrontación entre los kirchneristas y la administración de Macri: este último representa la ofensiva de austeridad anti-democrática y agresiva de la burguesía, mientras que el primero representa un sector populista burgués que se apoya en gran medida sobre los trabajadores y las masas populares. En tal conflicto, los revolucionarios deben formar un bloque de frente único con sectores kirchneristas que están preparados para resistir en las calles y sitios de trabajo. Tal bloque debe centrarse en medidas prácticas y no debe permitir que se limite la propaganda independiente y la agitación de los revolucionarios”.

 

Dadas las actuales protestas masivas y las ilusiones populares sustanciales en Kirchner, no es de extrañar que muchos de los trabajadores y pobres deseen el regreso del viejo gobierno de Kirchner. Tal sentimiento se expresa actualmente en el lema "Que Vuelva Cristina ¡YA!".

 

 

 

Una concesión inadmisible y oportunista

 

 

 

Independientemente de la popularidad de tal estado de ánimo entre las masas, es absolutamente inadmisible para los revolucionarios que adopten en su propia propaganda tal consigna, pidiendo el retorno al poder de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Por desgracia, esto es exactamente lo que los compañeros del grupo argentino Tendencia Piquetera Revolucionaria (TPR) han hecho en su reciente "Carta abierta a Cristina" que se titula vergonzosamente "Que Vuelva Cristina ¡YA!" (2)

 

Aquí­ los compañeros de la TPR han cruzado una lí­nea divisoria importante, que demarca la aplicación legí­tima de la táctica del frente único con direcciones reformistas y populistas en las prácticas de lucha de clases, por un lado, y por otro lado, la desviación ilegítima y oportunista del apoyo polí­tico a la dirección. Si esta consigna proviene de los trabajadores ordinarios, no hace sino reflejar sus esperanzas ilusorias y su conciencia política inmadura de clase. Naturalmente, los revolucionarios tienen que hacer frente a tales ilusiones de manera clara y pedagógica.

 

Sin embargo, cuando un lema aparece en el tí­tulo de un manifiesto socialista, ¡es algo realmente sorprendente! ¿Es posible que los compañeros de la TPR hayan olvidado que llamar al regreso del gobierno de Kirchner no es más que llamar el retorno al poder de un partido de un sector de la burguesía? ¿No está claro que esta consigna sólo puede desorientar al extremo a las masas? En la coyuntura actual de aumento de las luchas de masas, los revolucionarios deben orientar claramente a los trabajadores a movilizarse por una huelga general indefinida y crear comités de acción en los sitios de trabajo y en los barrios. Los revolucionarios tienen que advertir a los trabajadores y a los jóvenes contra la ilusión de que sus problemas pueden ser resueltos con "traer a Kirchner y que vuelva al poder". Más bien, debemos advertir contra tales ilusiones y explicar a los trabajadores y a los pobres que sólo pueden confiar en su propio poder, y en nadie más.

 

 

 

Lenin y Trotsky contra el frente populismo

 

 

 

Los problemas fundamentales de la estrategia y la táctica revolucionaria en la Argentina de hoy, están íntimamente relacionados con la noción del frente popular. Por el término "frente popular" los marxistas, en la tradición de León Trotsky, comprenden una alianza política entre las fuerzas y partidos de la clase obrera con la burguesí­a. Tal alianza sólo puede dar lugar a la subordinación polí­tica de la clase obrera a los intereses de la burguesí­a.

 

León Trotsky hizo hincapié en la importancia de que los marxistas comprendieran el carácter traicionero del frente popular, una advertencia que ha sido confirmada por muchos acontecimientos trágicos en la historia de la lucha de clases (por ejemplo, Francia en 1936, España en 1936 hasta 1939, Chile en 1973, así como Venezuela y Grecia en la historia más reciente). Trotsky escribía: "La cuestión de las cuestiones en la actualidad es el Frente Popular. Los centristas de izquierda tratan de presentar esta cuestión como una táctica o incluso como una maniobra técnica, con el fin de ser capaces de vender sus productos a la sombra del Frente Popular. En realidad, el Frente Popular es la principal cuestión de la estrategia de clase proletaria en esta época. También ofrece el mejor criterio para la diferencia entre el bolchevismo y el menchevismo". (3)

 

Tal frente popular no debe confundirse con acciones conjuntas legí­timas con tales fuerzas en la lucha de clases. En el caso del frente popular, los representantes reformistas de la clase obrera conscientemente se subordinan a las demandas de los capitalistas con el fin de mantener una alianza a largo plazo con ellos. En la legítima aplicación del frente único, la clase trabajadora mantiene la completa independencia política y se limita sólo a "luchar juntos" con fuerzas pequeñoburguesas o incluso burguesas (por ejemplo, la realización de manifestaciones conjuntas o huelgas). La adopción de un enfoque de frente popular incluye el apoyo a la toma (o mantenimiento) del poder por parte de una fuerza y reunido detrás de un programa polí­tico conjunto. Por el contrario, un bloque o un frente único se limita a las acciones conjuntas sobre la base de tal o cual demanda concreta específica.

 

Es crucial para los marxistas entender esta distinción, ya que marca la diferencia entre el bolchevismo, es decir, el marxismo auténtico, por un lado, y el sectarismo y el oportunismo por el otro. Lenin explicó esto en agosto de 1917, cuando los bolcheviques se enfrentaban a la necesidad de defender el gobierno de Frente Popular de Kerensky contra un golpe de Estado de derecha por las fuerzas del general Kornilov.

 

"Como cada curva cerrada, se requiere una revisión y cambio de táctica. Y como con cada revisión, hay que ser muy cautelosos para no abandonar los principios. Es mi convicción de que aquellos que abandonan los principios son personas que (como Volodarski) se deslizan en defensismo o (como otros bolcheviques) en un bloque con el S.R.s (Partido Socialista Revolucionario), en apoyo al gobierno provisional. Su actitud es absolutamente equivocada y sin principios. (...)

 

Incluso ahora no hay que apoyar al gobierno de Kerensky. Este no tiene principios. Se nos puede preguntar: ¿No vamos a luchar contra Kornilov? ¡Por supuesto que debemos! Pero no es lo mismo; hay una línea divisoria aquí­, que pasa por encima de algunos bolcheviques que caen en el compromiso y se dejan llevar por el curso de los acontecimientos. Vamos a luchar, estamos luchando contra Kornilov, al igual que las tropas de Kerensky lo hacen, pero no apoyamos a Kerensky. Por el contrario, nos exponemos a su debilidad. Esa es la diferencia. Es más bien una diferencia sutil, pero es muy esencial y no debe olvidarse.

 

¿Qué es, entonces, lo que constituye nuestro cambio de táctica después de la korniloviada? Estamos cambiando la forma de nuestra lucha contra Kerensky. Sin relajar en lo más mínimo nuestra hostilidad hacia él, sin tener detrás una sola palabra sin decir contra él, sin renunciar a la tarea de derrocarlo, decimos que hay que tener en cuenta la situación actual. No vamos a derrocar a Kerensky en este momento. Vamos a abordar la tarea de luchar contra él de una manera diferente, a saber, señalarle al pueblo (que está luchando contra Kornilov) la debilidad y la vacilación de Kerensky. Esto se ha hecho también en el pasado. Ahora, sin embargo, se ha convertido en una cosa de suma importancia y esto constituye el cambio.

 

El cambio, además, es que lo más importante ahora se ha convertido en la intensificación de nuestra campaña por una especie de "reivindicaciones parciales" que se presentará a Kerensky: detener a Miliukov, armar a los obreros de Petrogrado, convocar a los soldados de Kronstadt, Vyborg y Helsingfors a Petrogrado, disolver la Duma, arrestar a Rodzianko, legalizar la transferencia de las tierras de los terratenientes a los campesinos, introducir el control de los trabajadores sobre el grano y las fábricas, etc., etc. Debemos presentar estas demandas no sólo a Kerensky, y no tanto para Kerensky, sino para los obreros, soldados y campesinos que han sido arrastrados por el curso de la lucha contra Kornilov. Debemos mantener su entusiasmo, animarles a hacer frente a los generales y oficiales que se han declarado a favor de Kornilov, instarlos a exigir la inmediata transferencia de tierras a los campesinos, sugerir la necesidad de detener a Rodzianko y Miliukov, disolver la Duma, clausurar Rech y otros periódicos burgueses, y proceder a las investigaciones contra ellos. El S.R.s de "izquierda" ha de ser urgido  especialmente en esta dirección". (4)

 

 

 

El Ejemplo del Frente Popular de España en 1936-1939

 

 

 

Trotsky defendió este método cuando explicó la aproximación marxista del gobierno al frente popular de España en 1936. En ese momento, el general Franco puso en marcha un golpe de Estado contra el gobierno del frente popular que dio lugar a tres años de guerra civil. Trotsky rechazó a los sectarios ultraizquierdistas que se negaron a defender la república democrática burguesa contra la amenaza del golpe de Estado de Franco.

 

"La diferencia entre Negrín y Franco es la diferencia entre la democracia decadente burguesa y el fascismo. En todas partes y siempre, donde y cuando los trabajadores revolucionarios no son lo suficientemente potentes para derrocar de inmediato el régimen burgués, defienden incluso la podrida democracia burguesa contra el fascismo, y sobre todo defienden su propia posición dentro de la democracia burguesa". (5)

 

Sin embargo, continúa en el mismo artículo, haciendo hincapié en que esa defensa debe limitarse estrictamente a las acciones prácticas y no supondrá ningún tipo de apoyo a los demócratas burgueses que toman el poder:

 

"Los trabajadores defienden la democracia burguesa, sin embargo, no por medio de la democracia burguesa (por ejemplo, frentes populares, bloques electorales o coaliciones gubernamentales, etc.), sino por sus propios métodos, es decir, por los métodos de lucha de clases revolucionaria. Por lo tanto, al participar en la lucha militar contra el fascismo, continúan al mismo tiempo la defensa de sus propias organizaciones, sus derechos y sus intereses contra el gobierno democrático-burgués". (6)

 

Trotsky también diferencia entre marxistas formando un bloque con fuerzas burguesas en una lucha práctica contra una amenaza de derecha, y su apoyo a las fuerzas burguesas como (aspirante)'fuerza gubernamental. Se discutía el caso de la competencia entre el ex general y conservador alemán de derecha Hindenburg y Hitler en Alemania en la segunda vuelta de la elección presidencial alemana de 1932, cuando los comunistas se negaron correctamente a pedir votación a Hindenburg. Trotsky explica esta táctica y lo compara con su defensa militar del gobierno de frente popular encabezado por Negrín en la guerra civil contra Franco.

 

"La guerra civil entre Negrín y Franco no significa lo mismo que la competencia electoral de Hindenburg y Hitler. Si Hindenburg habría entrado en una lucha militar abierta contra Hitler, entonces, Hindenburg habría sido un 'mal menor'. No elegimos el 'mal mayor', elegimos el 'mal menor' pero Hindenburg no era el 'mal menor' -él no entró en guerra abierta contra Hitler; los socialdemócratas esperaban  esto- eso fue estúpido,  pero no fue el caso. Pero aquí [en España] tenemos una guerra de los socialdemócratas contra el fascismo.

 

Apoyar a Hindenburg contra Hitler significaba renunciar a la independencia política. También en este caso no apoyamos polí­ticamente a Negrín. Si tuviéramos un miembro en las Cortes (el parlamento en España, Ed.), votaría en contra del presupuesto militar de Negrín. Cargaríamos a Negrí­n con la responsabilidad política de la conducción de la guerra. Pero, al mismo tiempo, hay que rechazar a las hordas fascistas hasta el momento en que nosotros mismos podamos tener en nuestras manos la conducción de la guerra.

 

Afirmar que luchar junto a las fuerzas de Negrín contra Franco es lo mismo que votar por Hindenburg contra Hitler es una expresión, siento decirlo, de lo que se conoce como cretinismo parlamentario. La guerra contra el fascismo no puede ser resuelta por medios parlamentarios, porque el fascismo es un ejército de reacción que puede ser aplastado solamente por la fuerza. Es por eso que estábamos en contra de la polí­tica de los socialdemócratas en Alemania -la combinación parlamentaria pura con Hindenburg contra Hitler. Llamamos por la creación de milicias obreras, etc.". (7)

 

Sería totalmente erróneo creer que los marxistas, mientras que rechazan el apoyo a un frente popular que toma el poder en los países imperialistas (como fue en Rusia en 1917 o Francia y España en 1936), podrían hacerlo en los países semicoloniales.

 

Cuando la burocracia sindical mexicana llamó a apoyar al candidato burgués "progresista" Ávila Camacho en las elecciones presidenciales de 1940, Trotsky se opuso firmemente a esto. Explicó que el apoyo a un candidato burgués era ilegí­timo: "En la actualidad no existe un partido obrero, no hay sindicato alguno que esté en el proceso de desarrollo de la política de clase independiente y que sea capaz de lanzar un candidato independiente. En estas condiciones, nuestro único curso de acción posible es limitarnos a la propaganda marxista y la preparación de un futuro partido independiente del proletariado mexicano". (8)

 

 

 

Observaciones finales

 

 

 

En resumen, hacemos hincapié en que los revolucionarios en la Argentina de hoy deben participar en el movimiento popular de masas contra el gobierno de Macri. Esta participación tiene que incluir la aplicación de la táctica marxista del frente único, que debe ser dirigida a los sindicatos y otras organizaciones de masas, los cuales muchos están actualmente bajo la dirección de las fuerzas pro-kirchneristas. Sin embargo, una táctica del frente único debe limitarse a acciones prácticas conjuntas y no debe incluir apoyo por el retorno al poder de los kirchneristas.

 

El llamado a Kirchner para volver al poder, obviamente, es un error oportunista, que muestra la diferencia entre la táctica del frente único y la del frente-populismo. Es muy desafortunado que los compañeros de la TPR ignoren las enseñanzas de Lenin y Trotsky y llamen a Kerenski-Kirchner a tomar el poder. En nuestra opinión, se encuentran en riesgo de repetir los errores oportunistas de Nahuel Moreno -el padre del trotskismo centrista de posguerra argentino- cuando de forma oportunista abrazó al general Perón en la década de 1950 y apoyó los últimos intentos de recuperar el poder. (9) Esperamos sinceramente que los compañeros de la TPR reconsideren su error.

 

En lugar de dar cualquier tipo de apoyo polí­tico a Kirchner, los revolucionarios deben aplicar la táctica del frente único con principios, de modo que se potencie el principio marxista más importante: la independencia de clase proletaria. Por lo tanto, como lo hemos indicado en nuestra declaración de diciembre, los revolucionarios deben luchar políticamente "contra todas las formas de frentepopulismo (como el kirchnerismo, castro-chavismo, etc.)". Esto sigue siendo cierto, ahora más que nunca.

 

 

 

Notas:

 

(1) Véase CCRI: Argentina: Prepararse para la resistencia popular de los trabajadores y de las masas contra la nueva administración del gobierno de Macri ¡Por un frente único de todas las organizaciones populares y de trabajadores contra la ofensiva de austeridad de la administración Macri! ¡Por una ruptura con la política de colaboración de clases del kichnerismo! ¡Por un partido independiente de masas de trabajadores! http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/argentina-macri/

 

Declaración de la Corriente Comunista Revolucionaria internacional (CCRI), 19/12/2015 2016),http://www.thecommunists.net/worldwide/latin-america/argentina-macri/

 

(2) TPR: CARTA ABIERTA DE LA TPR A CRISTINA: "QUE VUELVA CRISTINA ¡YA!" 14.2.2016, http://tpr-internet.blogspot.com/2016/02/carta-abierta-de-la-tpr-cristina-que.html

 

(3) Leon Trotsky: The Dutch Section and the International (1936), in: Writings of Leon Trotsky (1935-36), Pathfinder Press, New York 1977, p. 370 (Emphasis in Original)

 

(4) V. I. Lenin: To the Central Committee of the R.S.D.L.P. (1917), in: LCW, Progress Publishers, Moscow 1977, Vol. 25, pp. 289-290, https://www.marxists.org/archive/lenin/works/1917/aug/30.htm (Emphasis in Original)

 

(5) Leon Trotsky: Answers to Questions on the Spanish Situation (1937), in: Leon Trotsky: The Spanish Revolution (1931-1939), Pathfinder Press, New York 1973, p. 282

 

(6) Leon Trotsky: Answers to Questions on the Spanish Situation, pp. 282

 

(7) Leon Trotsky: Answers to Questions on the Spanish Situation, pp. 287-288 (Emphasis in Original)

 

(8) Leon Trotsky: Clave and the Election Campaign (1939), Writings of Leon Trotsky 1938-39, p.176

 

(9) On this and our criticism of Morenoism see e.g. Michael Pröbsting: RCIT: Summary of our main differences with the UIT-CI, October 2015, http://www.thecommunists.net/theory/critique-of-uit-ci/; LRCI: Barbaric Trotskyism: a History of Morenoism (Part 1), http://www.thecommunists.net/theory/morenoism-part-1/ and Barbaric Trotskyism: a History of Morenoism (Part 2)http://www.thecommunists.net/theory/morenoism-part-2/.

 

 

Free Homepage Translation