Significado, consecuencias y lecciones de la victoria de Trump

Sobre las lecciones del resultado en las elecciones presidenciales en EUA y las perspectivas para la lucha de clases local e internacional

 

Por Michael Pröbsting (Secretario Internacional de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional), 24 de noviembre de 2016, www.thecommunists.net

 

 

 

Introducción

 

 

La victoria de Trump en las elecciones presidenciales de EUA abre una nueva era tanto en la política estadounidense como a nivel global. Acelera cualitativamente la ofensiva reaccionaria de la clase dominante así como la rivalidad entre los grandes poderes. Igualmente, provocará el recrudecimiento de la resistencia de las masas local e internacionalmente. En resumen, la era Trump profundizará la fundamental inestabilidad del orden mundial capitalista y acelerará explosiones económicas y políticas masivas. Sin duda este evento tiene tremendas implicaciones para todos aquellos luchando contra la tiranía capitalista de los monopolios y los grandes poderes pues ello ofrece oportunidades así como peligros para la lucha revolucionaria.

 

Brevemente, después del anuncio del resultado de la elección presidencial en EUA publicamos un primer comentario sobre la victoria de Trump. En el este artículo discutiremos los resultados de la elección en más detalle. Además, plantearemos nuestras ideas acerca de las consecuencias de la futura administración de Trump para los Estados Unidos así como para la lucha de clases internacional. Finalmente, discutiremos las principales lecciones y las perspectivas para los activistas progresistas desde un punto de vista marxista revolucionario.

 

 

 

Resumen de tesis

 

 

 

1. La elección presidencial en EUA resultó en la victoria de Trump –un candidato racista y de la extrema derecha del Partido Republicano. Este será el gobierno más reaccionario en la historia de los Estados Unidos. Marca el comienzo de una nueva era político tanto en los EUA como en la política mundial.

 

2. El resultado de la elección es un ejemplo del carácter antidemocrático de la democracia burguesa en general y del sistema electoral norteamericano en particular. Trump “ganó” la elección a pesar del hecho de que su rival, Hillary Clinton, ¡recibió 2 millones de votos más! De hecho, Trump ha sido electo por solo poco más de la cuarta parte del electorado.

 

3. La principal razón por la que Trump ganó ha sido el colapso del apoyo de la clase obrera al Partido Demócrata. Mientras Trump recibió una cantidad similar de votos a la de candidatos republicanos en anteriores elecciones,  muchos millones de trabajadores, negros y latinos que votaron por los demócratas en el pasado, no votaron ahora porque estuvieron disgustados por la miseria y represión que continuaron sufriendo durante 8 años del gobierno de Obama y porque Clinton representaba abiertamente los intereses de Wall Street y los súper-ricos.

 

4. Mientras la mayoría de los estratos bajos y medios de la clase trabajadora, de los negros y los latinos que asistieron a la elección, votó por Clinton, la mayoría de los trabajadores bien pagados, las clases medias y la burguesía favoreció ligeramente a Trump. Es una señal preocupante el que Trump haya logrado ganar el apoyo de sectores de la clase obrera blanca con base en un programa chauvinista.

 

5. La administración Trump representa un gobierno reaccionario a fondo. En su campaña electoral y sus anuncios iniciales, representa: a) chauvinismo, islamofobia y política antiinmigrante (construir un muro en la frontera mexicana, deportación masiva de migrantes indocumentados, etc.); b) proteccionismo económico (impuesto de 45% a las importaciones chinas, rechazo a acuerdos de libre comercio TLCAN, ATP, salirse de la OMC, etc.); c) liberalización financiera neoliberal (bajando las tasas de negocios del 35% al 15%, eliminación de la regulación de Wall Street, incluyendo remover la reforma de Dodd Frank a Wall Street – la regulación de rescate anti-banco establecida tras la crisis financiera de 2008-2009; d) cancelación inmediata del Acuerdo por el Cambio Climático pues el cambio climático “es un mito creado por los chinos para herir la manufactura estadounidense” (cita de Donald Trump); e) ataque hacia los programas sociales y de salud (plan para abolir Obamacare, etc.); f) ataques sobre los derechos de las mujeres como el aborto; g) llamados para reducir obligaciones o el surgimiento de alianzas de largo alcance con otros Estados (demandando a la Unión Europea, Japón y Corea aumentar sus presupuestos de defensa para que los EUA puedan reducir sus costos, la abolición de la OTAN); h) más agresiones militares contra los “terroristas islámicos”.

 

6. La administración Trump es básicamente una colación inestable de tres grupos (tomando en cuentan naturalmente las conexiones y transiciones entre ellos): a) el Trump clan que en sí mismo carece de creencias políticas firmes; b) el ala más conservadora de la derecha republicana (incluyendo evangélicos cristianos fundamentalistas y populistas del Tea Party) y c) el movimiento ultraderechista de supremacía blanca.

 

7. Esta administración será potencialmente un gobierno inestable pues carece del apoyo de la mayoría de clases importantes (burguesía monopolista, clases medias urbanas, estratos bajos y medios de la clase trabajadora). Mientras a los capitalistas monopólicos les agrada el recorte a los impuestos hacia las corporaciones, temen a las medidas proteccionistas y al fin de las alianzas estables con la Unión Europea. Su racismo y ataques sociales provocarán resistencia de las masas de trabajadores y oprimidos. Además, pueden encarar importantes contratiempos enganchándose en aventuras militares foráneas riesgosas. Una crisis gubernamental es, entonces, una probabilidad real.

 

8. La Administración Trump abrirá, asimismo, una nueva era en la política mundial. Su base objetiva es la declinación de los EUA como potencia hegemónica global. El programa de Trump reconoce este declive y, a su vez, se prepara para revertir dicho declive.  El rechazo a la globalización (expresado en la terminación del TPP y también del TIPP) y el regreso a un programa proteccionista es expresión de este desarrollo. Es, asimismo, la confirmación del hecho objetivo de que Rusia y China se han convertido en grandes potencias imperialistas.

 

9. sin embargo, contario a las esperanzas de varios estalinistas e izquierdistas pro-Putin, Trump no está por la paz. Todo lo contrario. Su política chauvinista y proteccionista provocará una aceleración mayor de la rivalidad entre las grandes potencias (EUA, Unión Europea, Japón, Rusia y China) pues todas las potencias intensificarán su competencia económico y militar entre sí. El imperialismo estadounidense se verá forzado a volverse económica y políticamente independiente de Washington.

 

10. Además, el programa de Trump representa una declaración de “guerra mundial inter-generacional contra el Islam” (en palabras del General Flynn, el nuevo asesor de seguridad nacional de Trump). Podemos esperar nuevas intervenciones militares en países musulmanes por todo el  mundo –empezando por su colaboración con Rusia e nliquidar la revolución en Siria.

 

11. La nueva administración amenazará a los países latinoamericanos con deportaciones en masa de migrantes latinos, la renegociación de acuerdos comerciales en términos ventajosos para EUA, etc.

 

12. Dado su abierto chauvinismo americano y antidemocrático bonapartismo, la nueva administración será capaz por un corto plazo de jugar un rol como fuerza ideológica dirigente entre las burguesías y clases medias liberales y pro-occidentales alrededor del mundo.

 

13. La victoria de Trump conduce hacia el alzamiento de las fuerzas populistas de derecha y reaccionarias alrededor del mundo. Al mismo tiempo, provocará una aceleración de la lucha de clases. Hay enormes peligros para la clase obrera pero también importantes oportunidades para avanzar en la lucha contra la explotación y la opresión imperialista.

 

14. La lección más importante de la campaña electoral y de os 8 años de gobierno de Obama es que el Partido Demócrata no es ni puede ser un instrumento para defender los intereses de los trabajadores y los oprimidos. En vez de movilizarse contra Trump, Obama y Hillary llaman ahora a dar “una oportunidad” a esta ala demagoga de derecha.

 

15. Igualmente, hemos visto como los demócratas de “izquierda” como Sanders y Warren, hablan desde la izquierda pero en realidad son políticos burgueses que se subordinaron al régimen de partidos, quienes se orientaron primordialmente a ganar votos y cargos y han ofrecido su colaboración a Trump en ciertos asuntos.

 

16. Los sindicatos y organizaciones de masas de los negros y latinos deben romper con el Partido Demócrata. Su subordinación a los intereses de los grandes capitalistas, quienes dominan al Partido Demócrata, ha sido el factor principal que explica la debilidad de la resistencia contra los ataques sociales y la opresión racial en las pasadas décadas y que hizo posible que sectores desorientados de los trabajadores volteasen a ver a Trump.

 

17. Tampoco el Partido Verde es un instrumento para la lucha de clases. Es un partido de clase media con un programa reformista y orientado principalmente a las elecciones.

 

18. La tarea más importante ahora –antes del socialismo- es pelear por la formación de un Partido Obrero Multinacional. Los socialistas deben intervenir en todas las áreas de esta lucha –sindicatos, en las organizaciones de masas de los negros y latinos, dentro de los movimientos espontáneos de masas contra Trump que han emergido en las calles, etc. Este tipo de partido deberá pelear por un programa transicional –combinando las demandas económicas y democráticas inmediatas con los objetivos de la expropiación de la clase capitalista y la creación de un gobierno obrero. No deberá enfocarse en las elecciones, sino en la movilización y organización de los trabajadores y oprimidos para la lucha en sus lugares de trabajo, escuelas y vecindarios. De cualquier forma, los socialistas no deben ser sectarios y deben participar en todos los esfuerzos para impulsar el Partido Obrero Multinacional, incluso si al inicio no es adoptado su programa.

 

19. Tanto la campaña electoral de Trump como el actual movimiento de masas espontáneo contra su administración, subraya la importancia estratégica de la cuestión de la opresión de los migrantes y personas negras. Ellos representan un sector en rápido crecimiento de la clase trabajadora (alrededor del 40%) y se convertirán en la mayoría en un futuro no muy lejano. Los Socialistas debemos luchar por un programa para una igualdad revolucionaria –por ej. completa igualdad en todas las áreas independientemente de su estatutos civil, lengua, etc.- Asimismo deben enfatizar en ganar negros y latinos a las organizaciones de masas de la clase trabajadora y oprimida, así como a las organizaciones revolucionarias.

 

20. Los Socialistas deben pelear por un programa antiimperialista. Esto significa que, deben oponerse a todas las formas de chauvinismo imperialista y proteccionismo. Además no deben dar ningún apoyo a otras grandes potencias como Rusia o China. Deben llamar constantemente por la derrota del imperialismo EU en todos sus ataques militares al extranjero y apoyar la resistencia de la gente oprimida bajo ataque, incluso, si esa resistencia está dirigida por fuerzas pequeño burguesas islamistas. Mientras, no se le dé ningún apoyo político a esas fuerzas, ellos deben apoyar su lucha práctica por la derrota del imperialismo de EU (así como de las otras Grandes Potencias).

 

21. El actual movimiento espontáneo de masas contra Trump debe ser completamente apoyado por todos los socialistas. Esto representa una importante oportunidad para debilitar la nueva administración por un día de acciones masivas el 20 de enero cuando Trump tome posesión como nuevo presidente. De cualquier forma, es crucial que el movimiento trascienda a un nivel más alto, rebase el espontaneismo para ser más organizado a través de la creación de comités de acción en las escuelas, universidades y lugares de trabajo. También es importante extender el movimiento desde las manifestaciones regulares en las calles hacia las huelgas y ocupaciones.  En particular, es importante, impulsar a los sindicatos para que apoyen estas acciones.               

 

22. Lo más importante, los socialistas deben discutir y unirse alrededor de un programa de acción revolucionario para los EEUU. Sin una organización los socialistas no pueden intervenir efectivamente en este movimiento. Si los socialistas prueban ser débiles para influenciar a la dirección de este movimiento, otras fuerzas emergerán para hacerlo (Sanders, fuerzas autonomistas-libertarias). La lucha de los socialistas deber vincularse de forma muy cercana con una orientación internacional y bases programáticas. ¡La CCRI llama a todos los revolucionarios en EU a unirse sobre las bases de un programa revolucionario y a unirse a nosotros en una lucha internacional por una revolución socialista mundial!

 

Free Homepage Translation