Carta abierta: ¡Unidad Revolucionaria en la lucha por la Quinta Internacional de los Trabajadores!

¡Unidad Revolucionaria en la lucha por la Quinta Internacional de los Trabajadores!

Carta abierta a todos los activistas y organizaciones revolucionarias.

Emitido por la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (RCTI), 15.05.2013, www.thecommunists.net

 

¡Estamos viviendo en tiempos tan contradictorios! El capitalismo se ha hundido en su crisis más profunda desde la década de 1930 e incluso los medios burgueses han admitido que muchos de los análisis y predicciones de Marx resultaron ser ciertos. Los EE.UU. −la mayor potencia imperialista durante más de medio siglo− está a punto de perder la guerra colonial en Afganistán después de que ya se vio obligado a salir de Irak en 2011. Vemos una ola de revoluciones populares que sacuden al mundo árabe desde hace más de dos años, luchas de masas militantes en Grecia, Bulgaria, Sudáfrica y la India, así como la resistencia heroica y exitosa de la población palestina de Gaza contra de uno de los más modernos ejércitos del mundo.

Pero todas estas luchas heroicas de las masas no han resultado en alguna tentativa seria que lleve a la clase obrera a tomar el poder. ¿Por qué? ¿Porque las masas no están listas? ¡Tonterías! Las masas están listas, pero la más heroica lucha de las masas no podrá ganar si no está dirigida por un Partido revolucionario de combate armado de valor, como los bolcheviques en Rusia. Así, mientras las masas están listas, las direcciones oficiales del movimiento obrero, tanto como la mayor parte de los llamados "marxistas", no están listos. Para ser más precisos, estas direcciones no pueden estar listas, ya que están íntimamente relacionadas con el capitalismo. Están relacionadas por su dominación y orientación hacia la burocracia sindical, la aristocracia y la intelectualidad pequeñoburguesa. En oposición a las masas de la clase obrera mundial, que realmente "no tienen nada que perder más que sus cadenas", estas capas privilegiadas sí tienen algo que perder con la desaparición del capitalismo. Aquellos, que no rompan con la orientación antirrevolucionaria tanto teórica, programática y práctica, se encuentran políticamente atrapados en el gueto del reformismo y el centrismo,  y por consiguiente políticamente perdidos.

Debemos elegir un camino diferente. Mientras la clase obrera y los oprimidos no posean un Partido revolucionario de combate  −a nivel nacional como internacional− no pueden tener éxito en su lucha por la liberación. Por lo tanto, la tarea más urgente en el período actual es la construcción oportuna de Partidos revolucionarios y una nueva Quinta Internacional de los Trabajadores.  Estos nuevos Partidos revolucionarios se construyen en la lucha de clases, así como en la lucha contra las direcciones oficiales −burócratas sindicales traidores, socialdemócratas, estalinistas, nacionalistas pequeño-burgueses e islamistas− que consciente o inconscientemente engañan a los trabajadores y los oprimidos.

Para lograr avances significativos en esta tarea, la unidad de los revolucionarios de todo el mundo es necesaria. Esta unidad puede lograr la construcción de una fuerte organización bolchevique internacional que comparta un programa común, así como la comprensión común de los métodos de construcción del Partido, y por tanto, sirva como una formación pre-Partido de la Quinta Internacional de los Trabajadores.

La RCIT llama a todos los activistas y organizaciones revolucionarias honestas de todo el mundo a unirse a la lucha por la auténtica organización internacional marxista −que significa bolchevismo aplicado a las condiciones del siglo XXI−. Tal organización internacional necesita claridad teórica y práctica. Debe basarse en una comprensión conjunta de la aplicación del programa revolucionario en la cuestión principal de la lucha de clases internacional actual. No sólo debe proclamar el camino de la liberación, sino también debe nombrar y luchar contra todos los obstáculos.  En otras palabras, debe tomar la lucha contra de las numerosas fuerzas de izquierda reformista y centrista que desorientan y engañan a la clase obrera bajo la bandera del "marxismo" −que es un "marxismo" sin punta de lanza revolucionaria, un "marxismo" convenientemente oportunista adaptado a todas las posibles direcciones de clase que no trabajan (reformistas, populistas, islamistas, etc.) o un "marxismo", que vegeta en el retiro sectario de la lucha de clases−.


Claridad programática sobre los temas más importantes en la lucha de clases mundial


La claridad y unidad programáticas deben ser examinadas sobre la base de los temas más importantes de la lucha de clases mundial, tales como los siguientes:

*  Victoria de la revolución siria: rechazo al apoyo del régimen de Al-Assad por los estalinistas (como el KKE de Grecia) y chavistas.

*  Egipto, Túnez, Yemen y Libia: ¡Abajo los regímenes islamistas pro imperialistas! ¡Por un gobierno obrero aliado con los campesinos y pobres! Sin bloques políticos frentepopulistas con fuerzas burguesas (como los Socialistas Revolucionarios del IST que apoyan electoralmente a Mursi y su participación en el Frente de Salvación Nacional, junto con Mohamed ElBaradei, Wafd etc. en Egipto o la participación de Partidos Obreros −como la antigua PCOT Hoxhaist− en Frentes Populares).

* Romper el Apartheid del Estado imperialista de Israel: ¡Por una república democrática, palestina, multinacional, socialista, obrera y campesina desde el río hasta el mar! Rechazo al apoyo reaccionario por una solución de dos Estados planteada por el Partido de Izquierda Europeo (ELP) o la CWI. ¡Victoria para la resistencia palestina! Los marxistas debemos apoyar la lucha de la resistencia y no fallar en ponernos a su lado (como la CWI, CMI, etc.). Condena al boicot y la calumnia de los Partidos de Izquierda (como el ELP en Alemania)  contra la Flotilla de la Libertad a Gaza como “anti-semita” y el Apartheid israelí. No al concepto menchevique de Estado democrático de menor clase por parte de la LIT morenista.

* Abajo las agresiones y las guerras imperialistas en Afganistán, Malí, Somalia, Irán y Corea del Norte: ¡Derrota a las fuerzas imperialistas de la OTAN y sus aliados locales! ¡Defensa a los que resisten las invasiones imperialistas! ¡No al apoyo político de las fuerzas nacionalistas, islamistas o estalinistas! Es significante para el carácter socialimperialista del Partido Comunista francés y el Front de Gauche apoyar abiertamente la intervención imperialista en Malí. Muchos centristas no llamaron a la derrota de los invasores imperialistas y a la victoria militar de la resistencia (como la CWI y la NPA mandelista).

* ¡Por la revolución socialista contra la dictadura estalinista-capitalista en China! China se ha convertido en una potencia imperialista. ¡Apoyo a los sindicatos independientes y a los trabajadores, así como las huelgas nacionales de autodeterminación para el Tíbet y el Este de Turkmenistán! Rechazo a las diversas caracterizaciones erróneas de China como "socialista" (estalinistas) o "estado obrero degenerado" (espartaquistas). En lugar de tomar partido por un bando imperialista, los socialistas deben oponerse a todos los planes expansionistas de EE.UU., Japón y el imperialismo chino en el Este de Asia. En todos los conflictos posibles entre estas grandes potencias, decimos: ¡el principal enemigo está en casa!

* Pakistán: ¡Apoyo a la lucha de los trabajadores y la formación de sindicatos independientes, así como la lucha del pueblo Balochi por la autodeterminación nacional! ¡Abajo la guerra de la OTAN − Victoria para la Resistencia! Rechazo a la política frentepopulista del grupo CMI / Lal Khan que de manera oportunista se atrinchera desde hace décadas en el PPP burgués. Un camino sin salida similar es el de la dirección del Partido Obrero de Awami que se adapta a las fuerzas liberales y pro occidentales.

* Rusia: ¡Abajo el régimen de Putin! ¡Por la lucha obrera independiente! ¡Defensa a las protestas por derechos democráticos! ¡Igualdad de derechos para los inmigrantes! ¡Autodeterminación nacional para el pueblo caucásico! Rechazo a la negación de los estalinistas sobre el carácter imperialista de Rusia que sirve como pretexto para su adaptación socialchovinista al régimen. No a cualquier apoyo político de las fuerzas liberales-burguesas que dominan las protestas democráticas contra Putin.

* Sudáfrica: ¡Apoyo a los mineros militantes en su lucha por los sindicatos independientes del gobierno traicionero de la ANC / CPSA! ¡Condena al apoyo de las fuerzas estalinistas del  mundo para la CPS,  el NUM y la dirección del COSATU!

* ¡Abajo la Constitución reaccionaria en Zimbabwe impuesta por el gobierno de coalición de ZANU-PF y el MDC! ¡Por una Asamblea Constituyente revolucionaria basada en consejos obreros y campesinos! ¡No al apoyo del régimen de Mugabe por los Partidos estalinistas, tampoco a la adaptación política por el frentepopulista MDC y el grupo Zimbabwe IST!

* ¡Por la lucha independiente de la clase obrera en América Latina, tanto contra los gobiernos burgueses como los de Kirchner (Argentina) y Rousseff (Brasil), como también en Venezuela, Ecuador y Bolivia! ¡No al apoyo político por los gobiernos del frente popular bolivariano, pero defensa contra golpes de Estado de la derecha y la intervención imperialista! ¡No a la alianza política con las fuerzas de la derecha contra el gobierno del PSUV en Venezuela como están haciendo en su trabajo sindical Chirino y la UIT morenista! ¡Expropiación de las corporaciones multinacionales de EE.UU., la UE y China! ¡Defensa a la Argentina contra el imperialismo británico y patear a Gran Bretaña de las Malvinas! ¡No al apoyo político del bolivarianismo (por ejemplo, el estalinismo y la CMI de Alan Woods), no al fracaso centrista de oponerse al imperialismo (por ejemplo, el apoyo a la ocupación británica de las Malvinas por la CIT y la CMI)!

* Europa: ¡Abajo la política de austeridad reaccionaria! ¡Cancelación de todas las deudas! ¡Expropiación de todos los bancos y corporaciones! ¡No al apoyo reformista de gobiernos capitalistas (PCF / Front de Gaulle de Hollande en Francia, AKEL de Chipre)! Ninguna alianza con partidos nacionalistas de derecha, como la del “frente” de SYRIZA con los griegos independientes (ANEL). En lugar de huelgas generales simbólicas contra la política de austeridad, ¡huelgas generales indefinidas a nivel nacional y a nivel europeo para defender el empleo, los salarios y los ahorros! Ninguna confianza en la burocracia sindical, ¡comités de obreros de base independientes y consejos de acción de lucha! En lugar de la estrategia ilusoria de SYRIZA y la ELP de reformar la Unión Europea o del "Camino nacional fuera de la UE" estalinista, ¡aplastar la UE imperialista mediante la revolución socialista! ¡Por los Estados Unidos Socialistas de Europa! En los países semi-coloniales como Grecia, Chipre y Bulgaria: ¡Apoyo a las luchas obreras y populares contra el saqueo imperialista! ¡Fuera la UE y lucha por un gobierno obrero!

* Trabajadores, afroamericanos e inmigrantes en EE.UU.: ¡Lucha por la independencia del Partido Demócrata capitalista de los sindicatos, las organizaciones de inmigrantes y negros! ¡No al apoyo del Partido Comunista USA al Partido Demócrata!

* Apoyo a la lucha por la liberación de los oprimidos de todo el mundo: ¡Por movimientos obreros revolucionarios de mujeres, inmigrantes y jóvenes! ¡Por el derecho a consejos de oprimidos en las organizaciones de masas y sus movimientos! ¡Abajo todas las formas de aristocratismo. Reconocimiento al rol importante que juegan los oprimidos en la lucha por la liberación de la clase obrera! ¡Igualdad de derechos para los inmigrantes! ¡No al control de inmigración en los países imperialistas! ¡Igualdad para los inmigrantes y las minorías nacionales en la educación y administración pública! ¡Abajo las capitulaciones de la izquierda reformista al chovinismo imperialista (por ejemplo, CPB, CIT, etc. La CMI durante la huelga "Empleos británicos para trabajadores británicos" en 2009)! ¡No a la adaptación política del feminismo y el nacionalismo! ¡No al mal uso del feminismo con el fin de capitular ante el imperialismo (como la demanda de la CIT, IST, etc. de extraditar a Assange, fundador de Wikileaks, a Suecia)!

Los revolucionarios deben combinar su participación en la lucha de clases con un programa para el poder de la clase obrera. Esto significa la renuncia total al sueño imposible (como la CIT y la CMI) de una solución pacífica o una vía parlamentaria al socialismo. Significa luchar por la construcción de Juntas de Acción de obreros, campesinos y pobres, las milicias populares armadas, por la expropiación de la clase capitalista y por un gobierno obrero aliado con los campesinos y los pobres urbanos y en base a Consejos y milicias locales. Esto significa preparar a la clase obrera para la insurrección armada, la guerra civil y la dictadura del proletariado como el único medio por el cual el proletariado puede avanzar en la lucha por su liberación.


Unidad en los métodos de cómo luchar por el Programa


Estas son algunas de las preguntas más importantes de la lucha de clases mundial hoy. La claridad programática sobre qué hacer y qué no hacer, es básica para la unidad revolucionaria sostenible. Sin embargo, no es suficiente estar de acuerdo sobre un programa. Hay que saber cómo luchar por el programa. En resumen, lo que se necesita es una congruencia en el tipo de organización de combate, que es la herramienta para poner el programa en la realidad con la lucha de clases.

Actualmente, se ha puesto de moda entre muchos de los llamados "marxistas", elogiar y llamar a una "Unidad de Izquierda". Una "Unidad de Izquierda" representa lo contrario a lo que necesita la clase obrera. La "Unidad de Izquierda" se refiere a la unidad de los burócratas y obreros, de los partidarios y oponentes a las guerras imperialistas, de los partidarios del pacifismo, del camino parlamentario como vía revolucionaria. En resumen, la "Unidad de Izquierda" es la unidad para paralizar las actividades revolucionarias, por lo que es una unidad inútil. Lo que necesita la clase obrera es un partido revolucionario de combate y éste tiene que declararlo abiertamente.

Sin embargo, esto no significa que los revolucionarios deben ignorar la aparición de nuevas formaciones políticas. Un nuevo Partido que represente a las capas de trabajadores y oprimidos que buscan una herramienta política para luchar por su liberación, es un importante paso hacia adelante. Esto es cierto incluso si en la dirección de ese Partido hay burócratas de izquierda. Los revolucionarios auténticos podrían unirse a nuevos Partidos con estas características, luchar abiertamente por su programa revolucionario, argumentar pedagógicamente con sus hermanos de clase que pudiesen tener algunas deficiencias políticas pero que son honestos y combativos. Se trataría de salvar a estos trabajadores de las maniobras inútiles de sus líderes.

Sin embargo, es algo completamente distinto si la creación de un nuevo Partido se anuncia integrada de viejos, moribundos reformistas y centristas de izquierda o estudiantes universitarios liberales para clamar por una "Unidad de Izquierda" como un paso adelante para la clase obrera. En vez de adaptarse de forma oportunista a tales delincuentes, los revolucionarios deben luchar fuertemente contra esta farsa.

Sin duda, no podemos limitarnos hoy a fundar un Partido verdaderamente revolucionario e internacional. Para esta tarea, somos demasiado pequeños en número y no está suficientemente arraigado en la clase obrera. Pero los grandes logros en la historia de la humanidad nunca son regalos del cielo, sino se consiguen mediante el trabajo duro y sistemático. La formación de una unidad internacional organizada de obreros y oprimidos decididos, en base a un programa común y a un entendimiento común de los métodos prácticos y organizativos, es el requisito más importante para construir una nueva Internacional revolucionaria.

Esta nueva Internacional será el quinto intento en la historia del movimiento obrero revolucionario. Ya hemos visto cuatro Internacionales revolucionarias en el pasado: la I Internacional de Marx y Engels, la II Internacional hasta 1914, la III Internacional fundada bajo el liderazgo de Lenin hasta su degeneración estalinista en 1924 y la IV Internacional liderada por León Trotsky. Sin embargo, desde la degeneración centrista de la IV Internacional, la clase obrera carece de un Partido Mundial de la Revolución Socialista. Sea cual sea el nombre oficial y el número de la futura Internacional, ésta debe basarse en un programa revolucionario para el actual período histórico, así como en las lecciones de las pasadas cuatro Internacionales.

Un verdadero Partido revolucionario, así como la organización pre-Partido, debe existir como una formación internacional desde el principio. Como el programa revolucionario sólo puede vivir, respirar y desarrollarse en una organización de militantes revolucionarios, sólo es posible que exista un programa internacional, internacionalismo y solidaridad proletaria en una organización internacional. Sin ella, la centralidad nacional y, finalmente, las desviaciones nacionalistas son inevitables. No hay conciencia sin materia, no hay espíritu sin cuerpo.

Contra la tendencia anti-leninista del liquidacionismo que está actualmente tan de moda entre la intelectualidad pequeñoburguesa y la izquierda centrista, la RCIT hace hincapié en la validez de las lecciones del bolchevismo −la necesidad de construir organizaciones de vanguardia y Partidos que luchen por un programa revolucionario entre los trabajadores y oprimidos basados en los principios del centralismo democrático−. Dichos Partidos revolucionarios y organizaciones pre-Partido deben orientarse y ser formados dentro de las capas medias y bajas de la clase obrera y los oprimidos. Rechazamos la orientación de la mayoría de las organizaciones centristas hacia los intelectuales de clase media, así como a la burocracia y aristocracia sindical.

Camaradas, estamos viviendo en un período tan complejo, tempestuoso, que es tan rico en cambios y giros. ¡Es un tiempo para superar la rutina y dar pasos audaces hacia adelante! La RCIT llama a todos los luchadores por la liberación de la clase obrera y los pueblos oprimidos de todo el mundo a unir fuerzas en la lucha por construir nuevos Partidos revolucionarios y una nueva Quinta Internacional de los Trabajadores.


¡No hay futuro sin el socialismo!

¡No hay socialismo sin revolución!

¡No hay revolución sin Partido revolucionario!


Para un más amplio panorama general de los puntos de vista de la RCIT, referimos a aquellos que estén interesados a:

* Programa de la RCIT: El Manifiesto Comunista Revolucionario, www.thecommunists.net/RCIT-manifiesto

* La situación mundial y las tareas de los bolcheviques-comunistas (Marzo 2013), www.thecommunists.net/theory/world-situation-march-2013

* ¡Trabajadores y oprimidos del mundo, uníos en la lucha por la liberación! Día del Trabajador 2013 Declaración de la RCIT, www.thecommunists.net/rcit/mayday-2013-greetings

* Michael Pröbsting: El gran robo del Sur. Continuidad y cambios en la superexplotación del mundo semicolonial por el capital monopolista. Consecuencias para la teoría marxista del imperialismo. Más detalles de este libro publicado recientemente en  www.great-robbery-of-the-south.net

 

Free Homepage Translation