¡Derrota a los agresores imperialistas y sus lacayos en Libia!

¡Movilizarse contra la expansión de la guerra imperialista!

Declaración de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI), 02/23/2016, www.thecommunists.net

 

 

 

1. Los aviones de guerra estadounidenses bombardearon lo que al parecer fueron casas y campos del Daesh (el llamado "Estado Islámico") en el oeste de Libia el 19 de febrero, matando al menos a 40 personas. Esto parece parte de una campaña militar a largo plazo de las grandes potencias imperialistas para intervenir en Libia y recuperar el control del país. El New York Times informó: "Durante semanas, los funcionarios occidentales americanos y aliados han reflexionado sobre una posible campaña aérea contra el Estado Islámico en Libia, en particular alrededor de la sede de facto en Surt. Las autoridades libias y medios de comunicación de noticias han informado de la presencia de unidades de fuerzas especiales estadounidenses, francesas, británicas e italianas en el país en las últimas semanas, ostensiblemente en misiones de reconocimiento y enlace con las milicias locales". (02.19.2016)

 

2. La Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI) condena sin reservas esta última agresión por parte de las grandes potencias occidentales. Los imperialistas dicen estar librando una guerra contra las fuerzas reaccionarias del Daesh. De hecho, tal como lo vemos todos los días en Siria, su guerra está dirigida sobre todo contra las fuerzas rebeldes islamistas (que luchan contra la dictadura de Assad en el caso de Siria) y la población civil. La guerra contra el Daesh es un pretexto -tanto de las grandes potencias occidentales, como de la Rusia imperialista- por sus intentos de liquidar el proceso revolucionario que se inició en el mundo árabe en 2011, además de la ampliación de sus respectivas esferas de influencia. Su verdadero objetivo es obtener el control de las reservas de petróleo y gas en la región (a expensas de sus rivales imperialistas) y, en consonancia con esto, entronizar lacayos leales. Sin embargo, otro objetivo de las grandes potencias es detener a los pobres en África del Norte que emigran a la Europa imperialista. Medios de comunicación europeos han afirmado que en la actualidad hay alrededor de 150.000 personas que esperan en Libia para cruzar el Mediterráneo. La UE, que en el pasado pudo contar con la colaboración de la dictadura de Gadafi para impedir que migrantes fueran a Europa, ya ha adoptado planes para intervenir con su ejército en la costa de Libia y repeler a posibles migrantes africanos.

 

3. La última agresión militar de EE.UU. muestra el fracaso de las grandes potencias por imponer una solución a la guerra civil en Libia. Como resultado de la caída de la dictadura de Gadafi en el otoño de 2011, no existe una autoridad estatal centralizada en ese país y más de un cuarto de millón de personas están armadas y organizadas en milicias locales. Los imperialistas y las monarquías del Golfo han estado tratando de recuperar el control de Libia desde hace algún tiempo mediante el apoyo a la coalición llamada Amaliya al-Karama (“Operación Dignidad”). Esta alianza es dirigida por el ex oficial de Gadafi y agente de la CIA, general Haftar, que comanda el gobierno con sede en la ciudad oriental de Tobruk. Sin embargo, hasta ahora, estas fuerzas no han logrado derrotar a la alianza rival llamada Fajr Libia ("Amanecer Libia") que constituye el gobierno con sede en la capital del país, Trípoli. Este último gobierno está dominado por distintas fuerzas burguesas y pequeñoburguesas islamistas que anteriormente desempeñaron un papel principal en el levantamiento de 2011. Cuando la guerra de Haftar falló, las grandes potencias -bajo el velo de las Naciones Unidas- intentaron obligar a los dos campos a poner fin a la guerra civil y formar un gobierno de unidad. Sin embargo, estas negociaciones diplomáticas, encabezadas por el diplomático alemán Martin Kobler, han fracasado hasta ahora debido a la resistencia del gobierno islamista en Trípoli. Éste último, incluso se ha negado a permitir que el avión de Kobler aterrice en la capital desde principios de enero. Mientras que no damos ningún apoyo político a los islamistas y luchamos por organizaciones independientes de masas de la clase obrera, afirmamos categóricamente que, en esta guerra civil, el principal enemigo es el campo del general Haftar.

 

4. En el contexto caótico de la guerra civil, el Daesh ha sido capaz de construir bases locales de apoyo (principalmente en la región costera central alrededor de Sirte, la ciudad natal del clan Gadafi, y alrededor de la ciudad occidental de Sabratha). Los marxistas denuncian con firmeza el salafista-Takfiris Daesh como una fuerza contrarrevolucionaria que a menudo actúa como enemigo y constituye una amenaza física para las luchas populares legítimas (como los rebeldes anti-Assad y los kurdos en Siria, las fuerzas del Fajr Libia, la resistencia popular dirigida por los houthis en Yemen, etc.). Por otra parte, el Daesh ha ejecutado numerosos y brutales ataques terroristas contra la población civil en todo el mundo árabe, Turquía, y recientemente en París. El Daesh es resultado directo del fracaso de la revolución árabe por lograr sus objetivos democráticos y sociales. Se han beneficiado de la creciente desesperación de la juventud urbana y rural plebeya que quieren luchar contra la élite gobernante, pero carecen de organización clasista y orientación. Naturalmente, los marxistas apoyan la lucha legítima de las fuerzas populares en Siria, Libia, Yemen y otros países contra el Daesh, con el fin de eliminar esta amenaza archirreaccionaria.

 

5. Sin embargo, como la CCRI ha señalado muchas veces, las grandes potencias imperialistas -EE.UU., la UE, Japón, así como China y Rusia- siguen siendo los principales enemigos de la clase obrera internacional y los pueblos oprimidos. El control de la economía mundial por los monopolios imperialistas y la dominación de la política mundial por las grandes potencias siguen siendo las principales causas de las catástrofes económicas, ecológicas y sociales devastadoras que están causando la muerte a millones de personas cada año. Por lo tanto, los revolucionarios damos bienvenida a todos los golpes por parte de los pueblos oprimidos contra la unidad de las grandes potencias con el fin de someter a países semi-coloniales del mundo. En casos en que las fuerzas locales -aunque sean islamistas (incluyendo el Daesh)- resistan a los agresores imperialistas, apoyamos este tipo de acciones, pero sin dar ningún apoyo político a tales fuerzas reaccionarias.

 

6. Hacemos un llamado al movimiento obrero internacional a movilizarse contra la nueva agresión imperialista en Libia. Condenamos a la izquierda reformista -al igual que al Partido "Comunista" de Francia y sus amigos en el Partido de la Izquierda Europea- que han dejado de oponerse a la agresión imperialista. Estas fuerzas hipócritas incluso votaron en el parlamento francés por la ley del "estado de emergencia" después de los ataques del 13 de noviembre en París, una legislación que se convirtió en cobertura de una ola de represión contra inmigrantes musulmanes, incluyendo 3.289 redadas de organismos de seguridad y cientos de detenciones desde entonces. Criticamos a todos estos centristas dentro y fuera de Europa que, mientras se oponen a la agresión imperialista, cobardemente se niegan a apoyar la lucha militar de la -en su mayor parte islamista- resistencia contra los ocupantes imperialistas.

 

7. Los revolucionarios deben trabajar conjuntamente sobre la base de la posición de "¡defender a Libia - derrotar a los imperialistas y sus lacayos!". Debemos unirnos y luchar en base a las siguientes consignas:

 

* ¡Detener el bombardeo estadounidense a Libia! ¡Movilizarse contra los planes de las grandes potencias a intervenir militarmente en Libia y a lo largo de su costa! ¡Apoyo a la resistencia contra la agresión imperialista!

 

* ¡Derrota a la alianza del general Haftar y lacayos imperialistas, sin dar ningún apoyo político a los islamistas!

 

* ¡No al sectarismo reaccionario! ¡Abajo el salafista-Takfiris Daesh!

 

* ¡Por milicias y consejos populares independientes de trabajadores! ¡Por un gobierno popular y obrero en Libia que expropie a la burguesía nacional y monopolios extranjeros! ¡Por la nacionalización de la industria y los bancos bajo control obrero!

 

* ¡Victoria de la Revolución Siria contra el régimen de Assad! ¡Solidaridad con la resistencia popular en Egipto contra el general al-Sisi!

 

* ¡Por una federación socialista del pueblo del Magreb y Mashreq!

 

Secretariado Internacional de la CCRI

 

Invitamos a los lectores a revisar las numerosas declaraciones y artículos sobre la revolución árabe y la agresión imperialista que pueden encontrarse en nuestra página web (en inglés): http://www.thecommunists.net/worldwide/africa-and-middle-east/

 

En español:

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/contrarrevolucion-imperialista-siria/

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/revolucion-arabe/

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/wsf-tunis-statement/

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/terror-en-par%C3%ADs/

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/paris-attacks/

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/statement-gaza-war/

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/irak-rebelion-sun%C3%AD/

http://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/irak-rebelion-sun%C3%AD/

 

Free Homepage Translation