Venezuela: Por movilizaciones Independientes de la clase trabajadora contra los provocadores semi-fascistas!

¡Ningún apoyo político al gobierno de Maduro! ¡Por un nuevo partido de los trabajadores sobre la base de un programa revolucionario!

Declaración de la Tendencia Revolucionaria Internacional Comunista (RCIT), 20/02/2014, www.thecommunists.net

 

1.            En Venezuela, el sector de la extrema derecha de la oposición burguesa centrada en María Machado, Antonio Ledezma, y Leopoldo López ha iniciado una ola de provocaciones. Los estudiantes universitarios de clase media, de derecha, están atacando edificios del gobierno y el bloqueo de carreteras. Su objetivo es desestabilizar al gobierno y lograr la hegemonía en las filas de la oposición. Hasta ahora, la oposición ha sido liderada por el candidato presidencial burgués más moderado, Henrique Capriles Radonski. Sin lugar a dudas, de una manera u otra, el imperialismo de EE.UU. está involucrado en estas provocaciones. Como resultado de los disturbios fomentados por estos provocadores semi-fascistas, un número de personas han sido heridas de disparado. La principal táctica del gobierno de Maduro es el envío de la policía contra los provocadores con el fin de sofocar los disturbios.

2.            Ante esta situación, la principal tarea de la vanguardia obrera es movilizar a la clase obrera para derrotar a los provocadores semi-fascistas. Para ello, los revolucionarios deben aplicar la táctica del frente único de las organizaciones de masas en Venezuela, que representan a la clase trabajadora y los pobres - incluyendo los dirigidos por las fuerzas bolivarianas. Aunque, en la actualidad, los extremistas reaccionarios no son lo suficientemente fuertes como para organizar un golpe de Estado, no se les puede permitir ganar alguna confianza y fortalecerse. La clase obrera debe organizar una huelga general, formar sus propias milicias populares independientes, y aplastar la espuma semi-fascista.

3.            La clase obrera no debe confiar en el gobierno de Maduro cuyo verdadero carácter no es socialista sino democrático-populista. Mientras que el gobierno bolivariano continúa gozando de apoyo entre sectores de la clase obrera y los pobres de las ciudades, precisamente a causa de sus políticas populistas, en realidad, este gobierno defiende el sistema de explotación capitalista, su bastión central de soporte es el ejército, sectores de la burocracia estatal, y la "burguesía bolivariana." No olvidemos que, entre 1998 y 2008, la participación de la economía del sector privado creció a expensas del sector público desde el 64,7% al 70,9%.Tampoco debemos olvidar que casi el 70% de los trabajadores del sector público se reportan para ganar sólo el salario mínimo. Por otra parte, los trabajadores del sector informal de la economía constituyen aproximadamente la mitad de toda la fuerza laboral del país.

4.            En consecuencia, la clase obrera no debe depositar ninguna confianza en el gobierno de Maduro. Es cierto, el enemigo más peligroso en este momento en el tiempo es la fuerza de provocadores semi-fascistas liderados por Machado, Ledezma y López. Sin embargo, la vanguardia obrera y las organizaciones socialistas en Venezuela no deben verse tentados a prestar apoyo político a este gobierno que defiende con tanta asiduidad el capitalismo y a sus amos burgueses, sino que luchan por ganarse a la clase obrera a una perspectiva clasista independiente . En resumen, para los trabajadores de Venezuela y oprimidos, el bolivarianismo no es más que una trampa burguesa.

5.            Lo más importante, los trabajadores de vanguardia deben tomar la iniciativa de construir un partido obrero independiente basado en un programa revolucionario. Tal partido resultará de vital importancia en la creación de una verdadera solidaridad y poder obrero, y reunirá a los trabajadores con conciencia de clase, incluyendo a muchos que todavía pueden albergar ilusiones sobre la naturaleza y el papel del PSUV Bolivariano. Dentro de una organización independiente de trabajadores, los revolucionarios lucharán por un programa de la revolución socialista centrándo de este modo la lucha en el verdadero objetivo: el establecimiento de un gobierno de los trabajadores sobre la base de los trabajadores y de los consejos populares y las milicias armadas, que expropie a la burguesía, destruir su estado, y abrir el camino al socialismo.

 

Secretariado Internacional de la RCIT

 

Free Homepage Translation