La Contrarrevolución del COVID-19: Qué es y Cómo Combatirla

 

Un análisis y una estrategia marxistas para la lucha revolucionaria.

 

por Michael Pröbsting, Secretario Internacional de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI/RCIT), abril de 2020, www.thecommunists.net

 

Contento

 

Prefacio de la traducción al español de “La contrarrevolución global del COVID-19

 

Por Michael Pröbsting, 28 de abril de 2021

 

 

 

¡Ha sido una excelente iniciativa de nuestros compañeros argentinos de Convergencia Socialista organizar una edición impresa de la traducción al español de este libro! Este es ya el quinto idioma en el que se publica este libro (después del inglés, portugués, francés y coreano).

 

No es difícil ver la razón del interés generalizado en este trabajo, ya que se trata de una cuestión clave de la política mundial actual: la Contrarrevolución Global COVID-19. De hecho, como hemos elaborado en este libro, así como en muchos otros trabajos, este evento no solo refleja un cambio en la política mundial sino, más fundamentalmente, una nueva etapa en la historia reciente.

 

Como puede ver el lector, este libro se publicó hace exactamente un año, es decir, en la fase inicial de la pandemia y los esfuerzos de la clase dominante por explotarla como pretexto para su ofensiva contrarrevolucionaria. Por lo tanto, es natural que varias cifras sobre el número de muertes, sobre la profundidad de la depresión de la economía mundial capitalista, etc. estén desactualizadas.

 

Sin embargo, el valor del libro, entre otros, radica exactamente en el hecho mismo de que fue escrito al comienzo de la Contrarrevolución COVID-19. Trotsky señaló una vez que "la fuerza del marxismo radica en su capacidad de predecir". [1] Como demuestra el trabajo que tenemos entre manos, la CCRI/RCIT ha sido capaz de comprender y analizar la esencia política de la ofensiva reaccionaria de la clase dominante desde el principio. Ciertamente no es exagerado afirmar que el 99% de la llamada izquierda -desde estalinistas, populistas de izquierda, bolivarianos, maoístas hasta pseudo-trotskistas - ha capitulado ante la campaña histérica y apoya la política burguesa de toques de queda masivos y prohibición de asambleas! ¡Sólo las pequeñas fuerzas de los auténticos marxistas han resistido este tornado político de bonapartismo chovinista estatal y "unidad nacional"!

 

Por tanto, este hecho histórico no solo ha abierto una nueva era de ofensiva capitalista; también creó un abismo entre los que permanecieron leales a la bandera de la lucha proletaria por la liberación y los que capitularon ante la gigantesca ola de histeria pública incitada desde arriba y el bonapartismo antidemocrático del bloqueo.

 

En este libro hemos comparado la Contrarrevolución de COVID-19 con eventos históricos como el comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914. Hemos elaborado esta analogía no solo por el significado histórico de este desarrollo, sino también porque, una vez más, vemos una dramática ola de capitulación de casi todos los llamados partidos de izquierda. Hace más de un siglo, el 4 de agosto de 1914, la socialdemocracia alemana, el partido más fuerte de la Segunda Internacional, votó a favor de los créditos de guerra y, por lo tanto, expresó su apoyo a la guerra imperialista.

 

Hoy, de manera similar a este hecho, los oportunistas vuelven a apoyar la ofensiva contrarrevolucionaria de la clase dominante. Una vez más, se unen a la bandera de la “unidad nacional” y llaman a la clase obrera a “quedarse en casa” y apoyar el estado de emergencia, es decir, renunciar a la lucha de clases contra la burguesía. Una traición tan histórica significa que estos partidos y grupos “de izquierda” se han convertido en social-bonapartistas, socialistas en palabras y partidarios del bonapartismo capitalista en los hechos.

 

El “trotskismo” latinoamericano no ha sido diferente del resto de la izquierda oportunista global. Argentina es un excelente ejemplo de la política de traición social-bonapartista, ya que es el país con las fuerzas "trotskistas" más grandes del mundo, sobre todo la alianza denominada "Frente de Izquierda - Unidad" (FIT-U), que tiene diputados en parlamentos nacionales y regionales. De hecho, todos los partidos del FIT-U (y sus respectivas afiliadas internacionales) -PTS / FT, PO / CRCI, IS / UIT y MST / LIS- han levantado consignas como “¡Exigimos cuarentena sin hambre, despidos ni recorte salarial!” Desde el inicio de la crisis del COVID-19. El PSTU de Brasil, la sección principal de la LIT, planteó consignas muy similares. [2]

 

En otras palabras, todos estos "trotskistas" piden toques de queda masivos, ¡por supuesto, “sin pérdidas”! ¡Es una consigna cínica que engaña y desorienta a la vanguardia y a las masas! Como todos saben, es imposible presionar a los capitalistas para que paguen salarios y se abstengan de despidos, cuando los trabajadores se ven obligados a quedarse en casa, es decir, ¡cuando no pueden pelear porque están aislados unos de otros! Esto es como un ejército que deponga las armas... ¡y llama a su enemigo a capitular!

 

¡Nuestros camaradas de Convergencia Socialista han estado entre la minoría extremadamente pequeña de auténticos marxistas en el mundo que se han opuesto firmemente a tal capitulación social-bonapartista! No se equivoquen: ¡sólo aquellas fuerzas que sostienen la bandera del socialismo puro que defienden la política de lucha revolucionaria contra la política capitalista de bloqueo! En contraste, la Izquierda del Encierro -un montón de idiotas despistados y servidores social-bonapartistas de la contrarrevolución- ¡han manchado el nombre del marxismo con una desgracia oportunista!

 

En los primeros días de la Contrarrevolución COVID-19, en marzo de 2020, la CCRI/RCIT ha publicado una Carta Abierta en la que llamamos a unir fuerzas a revolucionarios afines que resisten la ola contrarrevolucionaria. Concluimos este documento con las siguientes palabras: “¡Camaradas, hermanos y hermanas! Este es un punto de inflexión histórico crucial en la política mundial. ¡Ha llegado el momento de unir fuerzas sobre la base de un programa de lucha! ¡No lo dudes, actúa ahora porque la historia está sucediendo ahora![3]

 

Nos alegra habernos encontrado con revolucionarios de ideas afines como los camaradas de Convergencia Socialista y luchar con ellos hombro con hombro contra el capitalismo del encierro y la traición social-bonapartista. ¡Llamamos a otros, que comparten nuestra línea intransigente de lucha de clases contra el bonapartismo estatal chovinista, a unirse a nosotros en la construcción de un nuevo Partido Revolucionario Mundial!

 

Quiero concluir este breve prefacio expresando, una vez más, mi profundo agradecimiento al camarada Rubén Jaramillo que ha completado la traducción de este libro en un período muy breve. ¡Como siempre, ha abordado este proyecto con tenacidad, paciencia y un alto grado de profesionalismo!

 

 

 



[1] Leon Trotsky: The Third International After Lenin. The Draft Program of the Communist International: A Criticism of Fundamentals (1928), Pathfinder Press, New York 1970, p. 198

[2] Para nuestra crítica de las principales fuerzas del “trotskismo” latinoamericano, véase, por ejemplo, los últimos capítulos del folleto de Michael Pröbsting: The Second Wave of the COVID-19 Counterrevolution. On the ruling class strategy in the current conjuncture, its inner contradictions and the perspectives of the workers and popular resistance, 20 de julio de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/the-second-wave-of-the-covid-19-counterrevolution/; ver también del mismo autor: Social-Bonapartism in Argentina. The Partido Obrero (Tendencia) of Jorge Altamira supports the State of Emergency, 29 de abril de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/latin-america/social-bonapartism-in-argentina/; Brasil: El social-bonapartismo de la izquierda del encierro en práctica. Cómo las direcciones de los sindicatos, el PT, PCdoB, el pseudo-trotskista PSTU y el PSOL sabotean la lucha contra el gobierno de Bolsonaro, 10 de junio de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/brasil-el-social-bonapartismo-de-la-izquierda-del-encierro-en-practica/; Para una crítica de Lockdown Left en otras partes del mundo, consulte, además del capítulo V del libro que nos ocupa, los siguientes artículos de Michael Pröbsting: COVID-19 and the Lockdown Left: The Example of PODEMOS and Stalinism in Spain, 24 de marzo de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/covid-19-lockdown-left-podemos-and-stalinism-in-spain/; When Ultra-Leftism marries Social-Bonapartism and Gives Birth to “Post-Marxist” Obscurantism. A reply to the CWG/ILTT, 5 de mayo de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/covid-19-when-ultra-leftism-marries-social-bonapartism/; Lockdown Left says: “Cops Need to Enforce Laws”. The ex-revolutionary L5I as another example for shameful social-bonapartism in the era of the COVID-19 counterrevolution, 24 de julio de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/lockdown-left-l5i-says-cops-need-to-enforce-laws/; COVID-19: Zero Socialism in the “ZeroCOVID” campaign. Following the model of China and Australia, some British Stalinists and “Trotskyists” call for a “total and indefinite lockdown”, 22 de diciembre de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/covid-19-zero-socialism-in-the-zerocovid-campaign/; COVID-19: The Current and Historical Roots of Bourgeois Lockdown “Socialism”. Police State and Universal Basic Income are key elements of the new version of reformist “War Socialism” of 1914, 19 de diciembre de 2020, https://www.thecommunists.net/theory/covid-19-the-current-and-historical-roots-of-bourgeois-lockdown-socialism/; “ZeroCOVID” Left Calls for the Authoritarian State – A Practical Example. A revealing article shows that the Lockdown Left calls for the expansion of the police and surveillance state, 8 de abril de 2021, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/zerocovid-left-calls-for-the-authoritarian-state-a-practical-example/

[3] CCRI/RCIT: ¡Actuemos ahora porque la historia está sucediendo ahora! Un llamado a todas las organizaciones y activistas revolucionarios para unir fuerzas contra la ofensiva contrarrevolucionaria global bajo la cobertura del COVID-19, 26 de marzo de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/carta-abierta-actuemos-ahora-porque-la-historia-esta-sucediendo-ahora/

 

 

Juan Giglio (Convergencia Socialista): Prefacio

 

"Contrarrevolución Covid", un libro para comprender la crisis

 

el mayo 06, 2021 https://convergenciadecombate.blogspot.com/2021/05/contrarrevolucion-covid-y-como.html

 

 

 

Desde Convergencia Socialista, lanzamos este libro de Michael Prösting, con el cual más allá de algunas diferencias de matices en cuanto a la caracterización general, coincidimos, ya que sirve para comprender las actuales relaciones de fuerza entre las clases en términos internacionales. El camarada, apenas comenzó la "pandemia", caracterizó la utilización del virus, por parte de la burguesía mundial, que desplegó una gigantesca contraofensiva con el propósito de enfrentar la "Gran Depresión" económica, destruyendo fuerzas productivas y haciendo retroceder al movimiento de masas. 

 

Para eso, los de arriba, con un sector de vanguardia a la cabeza -Bill Gates y compañía- se valieron de la política de "encierros" impuestos a partir de una campaña, nunca vista, de terror hacia el movimiento de masas. No casualmente, varios meses después, con los compañeros y compañeras de la RCIT (Corriente Comunista Revolucionaria Internacional), comenzamos a unir fuerzas poniendo en pie un Comité de Enlace, cuyo propósito es llegar a diferentes países del mundo con una política opuesta por el vértice a la que hoy por hoy está implementando la mayoría de la izquierda, que al igual que durante la Primera Guerra, se ató al carro del social-chauvinismo.

 

 

 

 

Introducción

 

 

 

Vivimos un momento histórico extraordinario. Lo que está sucediendo en estos días y semanas es una combinación de cuatro desarrollos interrelacionados.

 

1) La Tercera Depresión, es decir, una recesión económica devastadora de la economía mundial capitalista que ciertamente no es menos dramática que la crisis que comenzó en 1929;

 

2) Una ola de ataques antidemocráticos de una escala que no se veía en los países imperialistas desde 1945 y que desencadena un giro global hacia el bonapartismo chovinista estatal y la creación de una monstruosa maquinaria estatal tipo Leviatán;

 

3) COVID-19, una pandemia que pone en peligro muchas vidas y que es explotada por las clases dominantes para sembrar el miedo, desviar la atención de las causas capitalistas de la crisis económica y justificar el giro hacia el bonapartismo estatal chovinista;

 

4) Similar a la situación en 1914 después del inicio de la Primera Guerra Mundial, podemos observar una ola gigantesca de capitulación oportunista por parte de grandes sectores del movimiento obrero reformista y la llamada izquierda que apoyan plenamente o al menos no denuncian el encierro global y la supresión de los derechos democráticos que las clases dominantes están imponiendo en nombre del combate contra la pandemia.

 

La ofensiva contrarrevolucionaria global bajo la cubierta del COVID-19 no solo es un hito histórico sino también un fenómeno complejo y peculiar. Por tanto, plantea una serie de cuestiones tanto para el análisis marxista como para la estrategia y táctica revolucionarias. El presente libro ayudará a los militantes revolucionarios a comprender mejor este tema y a encontrar una orientación correcta para las luchas del período venidero. Este libro se basa en documentos anteriores de la CCRI/RCIT que hemos publicado desde el comienzo de la crisis del COVID-19, y lo más importante es nuestro Manifiesto "COVID-19: Una cubierta para una gran ofensiva mundial contrarrevolucionaria". (Ver también el Apéndice)[1] Por lo tanto, no repetiremos todas nuestras posiciones y argumentos en este espacio, sino que elaboraremos una serie de cuestiones con más detalle.

 

Tenemos que hacer una calificación importante. Este libro está escrito en circunstancias extraordinarias, ya que aparece en medio de una crisis histórica. Más precisamente, se ha escrito en las primeras etapas de esta crisis. Por lo tanto, estamos hablando de un proceso que todavía está en un estado de cambio. El autor de estas líneas reconoció esto fuertemente cuando el proceso de edición del libro reveló que los datos sobre la recesión económica ya estaban desactualizados ¡solo unos días después de escribir el borrador!

 

Sin duda, sería más fácil si este documento no se escribiera ahora, sino dentro de unos meses, cuando la imagen sea más clara. Sin embargo, ese sería un enfoque académico, indigno de los marxistas. La tarea de los revolucionarios no es observar y comentar desde afuera, sino intervenir en la lucha de clases, brindar a la vanguardia un análisis y una orientación para las tareas del día. Por tanto, los revolucionarios no pueden esperar hasta que todo haya terminado. Nuestro dicho es la famosa fórmula que Marx enunció en su undécima tesis sobre Feuerbach: “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.[2]

 

Tanto a Lenin como a Trotsky les gustaba citar a Napoleón, que decía "On s'engage et puis ... on voit". ("Primero entablar una batalla seria y luego ver qué pasa"). Nuestra tarea -y la tarea de todos los revolucionarios- en esta extraordinaria situación histórica es comprender lo antes y lo mejor posible la naturaleza de los acontecimientos actuales y para elaborar una estrategia y táctica para las batallas que se avecinan. Los marxistas deben trazar una línea ahora, deben comenzar la lucha contra la ofensiva contrarrevolucionaria global ahora y no esperar a que todo esté claro... porque cuando todo es claramente evidente, podría significar que los desarrollos reaccionarios han establecido con éxito una nueva y desventajosa relación de fuerzas. Nuestra tarea es intervenir en su proceso e influir en él tanto como sea posible en interés de la clase obrera internacional y los oprimidos.

 

Por estas razones, este libro no es un ejercicio académico, sino un intento de captar un asalto crucial y continuo de la clase dominante y de elaborar una estrategia para la resistencia. De ahí que sea también una contribución al debate sobre la actual convulsión en la situación mundial que se ha iniciado entre socialistas y activistas del movimiento internacional de liberación de los trabajadores y oprimidos. Contribuirá a aclarar las bases políticas para una estrecha colaboración de los revolucionarios de todo el mundo. Esto es tanto más urgente porque si los luchadores por la liberación no logran unirse sobre una base programática clara para avanzar en la construcción de un Partido Mundial de la Revolución Socialista, la contrarrevolución capitalista podría resultar en una destrucción bárbara de la humanidad y sus condiciones de vida.

 

12 de abril de 2020

 

 

 



[1] COVID-19: Una cubierta para una gran ofensiva mundial contrarrevolucionaria.Estamos en un punto de inflexión en la situación mundial, ya que las clases dominantes provocan una atmósfera de guerra para legitimar la construcción de regímenes chovinistas bonapartistas de estado, 21 de marzo de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/covid-19-una-cubierta-para-una-gran-ofensiva-mundial-contrarrevolucionaria/; ambién nos referimos a nuestra Carta Abierta: ¡Actuemos ahora porque la historia está sucediendo ahora! Un llamado a todas las organizaciones y activistas revolucionarios para unir fuerzas contra la ofensiva contrarrevolucionaria global bajo la cobertura del COVID-19, 26 de marzo de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/carta-abierta-actuemos-ahora-porque-la-historia-esta-sucediendo-ahora/; Todos los documentos que el RCIT ha publicado sobre la crisis del COVID-19 se recopilan en una subpágina especial de nuestro sitio web: https://www.thecommunists.net/worldwide/global/collection-of-articles-on-the-2019-corona-virus/

[2] Karl Marx: Tesis sobre Feuerbach (1845), en Cuadernos Políticos, número 10, México, D.F., editorial Era, octubre-diciembre de 1976, http://cuadernospoliticos.unam.mx/cuadernos/contenido/CP.10/CP.10.11.TesissobreFeurbach.pdf

 

 I. El carácter peculiar de la crisis actual: una triple catástrofe

 

Ciertamente no es exagerado caracterizar el cataclismo actual como una triple catástrofe. Es un evento combinado de 1929, Leviatán y pandemia, es decir, la peor depresión económica desde 1929, un giro simultáneo global hacia el bonapartismo chovinista de Estado, así como una peligrosa crisis de salud. Es crucial entender la dinámica concreta entre estas tres crisis de manera correcta.

 

En la superficie, parece que la pandemia es el factor dominante de estas tres crisis, es decir que determina el curso de las otras dos. Miremos esta pregunta un poco más de cerca.

 

¿Qué tan grave es esta pandemia?

 

¿Qué tan grave es esta pandemia? Obviamente, uno tiene que ser cauteloso en este punto para hacer un pronóstico sobre el curso posterior de esta enfermedad. Sin embargo, es evidente que esta es una pandemia peligrosa que ya ha costado muchas vidas y que costará muchas más. Al mismo tiempo, es igualmente importante señalar que no es la primera catástrofe sanitaria en los tiempos modernos ni la única que ha sacudido el mundo recientemente. Solo hay que pensar en la pandemia del VIH/SIDA. Entre el momento en que se identificó el SIDA (a principios de la década de 1980) y 2018, la enfermedad causó aproximadamente 32 millones de muertes en todo el mundo. Solo en 2018, aproximadamente 37.9 millones de personas vivían con el VIH y resultó en 770,000 muertes. Sin embargo, esta es una pandemia que afecta principalmente a los países pobres del Sur Global. 25) 6 millones de personas infectadas con el VIH (67.5% del total) viven en el África subsahariana. Al mismo tiempo, solo 2.2 millones (5.8%) de los infectados viven en Europa occidental y América del Norte, es decir, el oeste imperialista. Y de los que murieron en 2018, solo el 1.67% vivía en estos países occidentales.[1]

 

A diferencia de la pandemia del VIH/SIDA, la enfermedad COVID-19 ha afectado, hasta ahora, principalmente a los países imperialistas, primero en el este de Asia y luego en Europa occidental y los Estados Unidos. Se podrían agregar muchas otras enfermedades que están afectando a los países pobres de El Sur Global. Por lo tanto, los marxistas deben tener cuidado de no adaptarse a la ideología del egocentrismo imperialista: cuando una pandemia destruyó a los países pobres, no causó más que unas pocas lágrimas de cocodrilo de la ONU y algunas migas financieras. Sin embargo, cuando los países ricos enfrentan tal pandemia, "el mundo se detiene". Los marxistas tienen que condenar a aquellos izquierdistas que adoptan tal perspectiva reaccionaria como culpables de arrogancia socialimperialista.

 

Vale la pena señalar que también ha habido varias enfermedades en los países imperialistas que costaron muchas vidas sin causar pánico, por no hablar de un cierre global. Por ejemplo, alrededor de 2.6 millones de personas mueren de infecciones respiratorias cada año en todo el mundo, sin mucho aviso. [2] Las epidemias de influenza en las últimas décadas han causado 290,000-650,000 muertes cada año en todo el mundo, sin provocar ninguna iniciativa política importante por parte de la clase dominante. [3] ¡La mortalidad general atribuible a la influenza por todas las causas en la temporada 2017/18 se estimó en alrededor de 152,000 muertes solo en Europa! [4] En 2015, Francia experimentó El año más mortal desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Esto se atribuyó a la gripe y al clima extremo. Según las estadísticas oficiales, una epidemia de gripe particularmente dura de 9 semanas de duración tuvo un efecto diezmador en personas de 65 años o más, causando 24,000 muertes adicionales. [5] Solo en los EE. UU., 160,201 personas murieron en 2017 debido a una enfermedad respiratoria crónica y el cáncer mató a 599,108. [6]

 

Además, notemos que la crisis capitalista en sí misma tiene consecuencias masivas para la salud pública. Un estudio de larga data publicado por la revista The Lancet mostró que "los aumentos de desempleo están asociados con aumentos en la mortalidad por cáncer". Los autores del estudio llegan a la conclusión: “Estimamos que la crisis económica de 2008-10 se asoció con aproximadamente 260 000 muertes relacionadas con el cáncer en exceso en la OCDE solamente." [7] Señalamos que estas cifras se limitan solo a los países imperialistas ricos (OCDE) que tienen un sistema de salud mucho mejor que los países del Sur Global.

 

Las experiencias de Rusia después de la caída del estalinismo producen una imagen aún más dramática. Durante la primera mitad de la década de 1990, la economía de Rusia se contrajo en un 40%. Según un estudio, el colapso económico resultó en la muerte prematura de hasta cinco millones de hombres rusos en la década de 1990. [8]

 

Y según un estudio del Instituto de Investigación de Políticas Públicas, más de 130,000 muertes en el Reino Unido desde 2012 podrían haberse evitado si las mejoras en la política de salud pública no se hubieran estancado como resultado directo de los recortes de austeridad. [9]

 

No se debe dejar de mencionar que las enfermedades respiratorias, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la infección de las vías respiratorias inferiores y el cáncer de tráquea, bronquios o pulmones, son tres de las principales causas de muerte en el mundo. Muchos de estos casos son causados o contribuidos por dos factores provocados por el hombre: la contaminación y el tabaquismo crónico. Según los resultados de fumar de la OMS en aproximadamente 8,2 millones de muertes al año. Y la contaminación del aire ha causado alrededor de 8 millones de muertes prematuras cada año. [10]

 

Estos son solo algunos ejemplos que demuestran que una gran cantidad de muertes a causa de pandemias u otros riesgos para la salud nunca han provocado ninguna iniciativa política importante por parte de la clase dominante. Esto indica que el encierro global actual no está motivado principalmente por las preocupaciones de la clase capitalista sobre la salud pública.

 

Uno podría objetar que COVID-19 es una enfermedad nueva y que no hay vacuna disponible hasta ahora. Por lo tanto, afecta no solo a las masas populares sino también a la burguesía y sus círculos gobernantes, hasta los primeros ministros, incluidas sus familias y asesores. Sin duda, esta es una razón importante por la cual esta pandemia ha creado mucho pánico en las clases dominantes de los países imperialistas, a pesar del hecho de que hasta ahora ha cobrado menos víctimas que otras pandemias. Y dado que son exactamente estos países los que dominan las instituciones globales, esta también ha sido una razón por la cual la OMS, la ONU, etc. estén sonando las alarmas. Esto también ayuda a explicar por qué el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, caracteriza la pandemia actual como la peor crisis global desde la Segunda Guerra Mundial: "COVID-19 es la prueba más grande que hemos enfrentado juntos desde la formación de las Naciones Unidas”, aunque, repetimos, ¡hasta ahora menos personas han muerto en todo el mundo que en otras pandemias! [11]

 

¿Es el caso que la clase capitalista está entrando en pánico porque esta pandemia afecta severamente a la clase trabajadora, es decir, a las fuerzas laborales que crean la plusvalía y, por lo tanto, la base de las ganancias? Este tampoco es realmente el caso, ya que son principalmente las personas mayores y las personas con enfermedades graves las que están en mayor peligro. El Dr. Kluge, Director Regional de la OMS para Europa, dijo en una declaración reciente: “Sabemos que más del 95% de estas muertes ocurrieron en personas mayores de 60 años. Más del 50% de todas las muertes fueron personas de 80 años o más. También sabemos por informes que 8 de cada 10 muertes ocurren en personas con al menos una comorbilidad subyacente, en particular aquellas con enfermedades cardiovasculares/hipertensión y diabetes, pero también con una variedad de otras condiciones subyacentes crónicas." [12]

 

Esta es también, por cierto, la razón por la que Europa sufre particularmente fuerte por esta pandemia. Según el Dr. Kluge, “de los 30 principales países con el mayor porcentaje de personas mayores, todos menos uno (Japón) son nuestros Estados miembros en Europa. Los países más afectados por la pandemia se encuentran entre ellos."

 

Sería bastante extraño que la burguesía entre en una etapa de pánico porque las personas mayores están muriendo, ya que no juegan un papel importante en el proceso de producción capitalista y quienes, en la lógica de las ganancias, solo están forzando severamente el sistema de pensiones.

 

Ninguna persona inteligente puede afirmar que la burguesía imperialista está en pánico porque millones de personas podrían morir en el Sur Global. ¡Nunca les importaron los pobres que mueren cada año por hambre, enfermedades y guerras! ¿Por qué deberían hacerlo de repente ahora?

 

Es cierto que no conocemos el curso de la pandemia. Como señalamos anteriormente, la epidemia de influenza costó la vida de más de 150,000 personas solo en Europa en la temporada 2017/18. El último estudio sobre la crisis de COVID-19 estima un número similar de muertes para Europa en la primera ola (151,680 muertes para toda Europa con el Reino Unido como el golpe más fuerte con más de 66,000 muertes). [13] Puede haber más muertes en esta pandemia. Pero es absurdo creer que las clases dominantes, que no movieron un dedo en eventos similares en el pasado, de repente estén dispuestas a colapsar la economía, es decir, sus ganancias, ¡porque dos o tres veces más personas que en una epidemia anual de gripe pudieran morir!

 

Hay que agregar a todo esto que, como hemos señalado repetidamente en nuestros documentos, los métodos autoritarios que aplica la clase dominante en su combate contra la pandemia no son particularmente eficientes. Sin embargo, los países que están encerrando a su población, como Italia o España, sufren el mayor número de víctimas en el mundo. En contraste, países como Corea del Sur, que no han sometido a su población a un encierro, sino que han aplicado pruebas masivas y gratuitas, han tenido mucho más éxito. Esto es aún más notable ya que Corea del Sur ha sido el primer país después de China que se enfrentó a un número significativo de personas infectadas por el Coronavirus. También hay otros países que han contenido el número de muertes hasta ahora sin ningún encierro masivo de la población.

 

Toda experiencia demuestra que las pruebas de masa gratuitas son el instrumento más importante para combatir la pandemia. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos imperialistas no han aplicado este método, sino que se han limitado a evaluar solo a aquellas personas que ya tienen síntomas graves. Varios países europeos incluso rechazaron durante mucho tiempo ofertas de Corea del Sur o China para obtener kits de prueba. El gobierno austríaco declaró absurdamente a fines de marzo que las pruebas masivas "no son útiles". [14]

 

Además, como se ha señalado ampliamente, es absurdo que los gobiernos, por un lado, obliguen a las personas a detener cualquier actividad social y permanecer en sus hogares, y al mismo tiempo continúen ejecutando una producción no esencial donde las personas se encuentran en sus lugares de trabajo.

 

Otra afirmación hecha por los gobiernos capitalistas es que necesitan imponer el encierro para "ganar tiempo" para que el sistema de salud no se derrumbe. Si eso fuera cierto, estos gobiernos utilizarían las semanas de encierro para realizar pruebas masivas de la población y construir nuevos hospitales y unidades de cuidados intensivos. Asimismo, ampliarían enormemente el número de trabajadores de la salud y aumentarían sus salarios para mejorar sus condiciones de trabajo. ¡Hemos visto a fines de enero en Wuhan que se pueden construir hospitales en diez días si existe la voluntad de hacerlo! Sin embargo, de hecho, los gobiernos capitalistas en general no utilizaron estas últimas semanas y meses para realizar inversiones tan masivas en el sector de la salud. Por lo tanto, la justificación del encierro que ayudaría a ganar tiempo es solo un pretexto.

 

Todos estos hechos demuestran sin lugar a dudas que combatir el Coronavirus no es, y nunca ha sido, la motivación principal en las decisiones de los gobiernos imperialistas.

 

En resumen, no hay razón para suponer que la pandemia en sí misma sea la causa principal del encierro global y el cierre de la economía capitalista por parte de las clases dominantes. Esto es aún más cierto, ya que las clases dominantes tomaron tal iniciativa en un momento en que "solo" una fracción del número de muertes en epidemias pasadas ya había muerto. Por lo tanto, es evidente que el cierre global que estamos experimentando actualmente debe tener diferentes causas.

 

Un momento peligroso para la burguesía: la Tercera Gran Depresión comenzó en 2019 simultáneamente con una ola global de luchas de clases

 

Hemos elaborado en nuestros documentos sobre la crisis del COVID-19 que la pandemia surgió en un momento crucial en la política mundial. En la segunda mitad de 2019 tuvieron lugar dos desarrollos clave de proporciones históricas. Primero, comenzó la depresión más severa de la economía capitalista mundial. Y, en segundo lugar, una ola global de luchas de clases y levantamientos populares estalló en casi todos los continentes.

 

Hemos analizado estas luchas en numerosas declaraciones y artículos, por lo tanto, no trataremos este tema en este espacio. [15] Sin embargo, es innegable que la ofensiva contrarrevolucionaria global que actualmente se lleva a cabo bajo la cubierta de la crisis del COVID-19 ha resultado en el fin de casi todas estas luchas. En Hong Kong, India, Iraq, Chile, Francia, Cataluña y otros países, las masas populares se vieron obligadas a retirarse en las últimas semanas.

 

También hemos analizado la apertura de la Gran Recesión actual en varios documentos. [16] En este espacio queremos agregar solo algunas cifras, ya que ahora poseemos una imagen más completa del desarrollo de la economía mundial capitalista del año pasado.

 

Según la última cifra de la Oficina de Análisis de Política Económica del CPB de los Países Bajos, la producción industrial global comenzó a disminuir en marzo-mayo de 2019. Obviamente, esta tendencia fue desigual en diferentes regiones. Los viejos estados imperialistas en Occidente ya entraron en recesión en 2019, aunque EE. UU. un poco más tarde que Europa occidental y Japón. Lo mismo es cierto para América Latina y el Medio Oriente. Asia, excepto China, también desfalleció. China fue el único país importante que continuó experimentando una cierta dinámica de crecimiento (Véanse las Tablas 1 y 2). En este punto dejamos de lado la cuestión de si las cifras oficiales de China son realmente precisas o, como afirman muchos críticos, si tienden a exagerar el crecimiento económico del país.

 

Sin embargo, como hemos señalado en documentos anteriores, el crecimiento continuo de China solo fue posible porque experimentó simultáneamente una gran explosión de deuda. De hecho, ¡el nivel de endeudamiento creció más rápido en China desde 2008 que en cualquier otro país capitalista importante! Según el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), un conocido grupo de expertos sobre este tema, la deuda bruta de China aumentó dramáticamente de 171% del PIB en el cuarto trimestre de 2008 a 299% en el primer trimestre de 2018. [17] Este aumento de las deudas ha continuado desde entonces y para el tercer trimestre de 2019, la deuda de China ya se acercaba al 310% del PIB.[18] Es importante reconocer que esta explosión de deuda ha sido particularmente relevante para las corporaciones capitalistas chinas. La relación deuda corporativa no financiera/PIB saltó del 93% en 2009 al 153% el año pasado, una de las más altas del mundo. El IIF advirtió que China era el principal impulsor de la deuda corporativa no financiera global. Los impagos de los bonos de China también alcanzaron récords en 2018 y 2019. [19]

 

Sin embargo, a pesar de todos estos esfuerzos, China también estaba bajo el control de la dinámica en declive, ya que experimentó su menor crecimiento económico en 30 años. La misma imagen de una economía mundial entrando en recesión puede verse en la disminución del comercio mundial. (Ver tabla 3)

 

Tabla 1. Producción industrial mundial, 2017-19 (en volumen) [20]

 

                                                                       2017                    2018                    2019

 

Mundo                                                          3,6                       3,1                       0,8

 

Economías avanzadas                                3,1                       2,4                       -0,3

 

Estados Unidos                                           2,3                       3,9                       0,9

 

Japón                                                            2,6                       1,0                       -2,4

 

Zona del euro                                              3,1                       0,9                       -1,7

 

Otras economías avanzadas                     4,3                       3,0                       0,9

 

Economías emergentes                             4,0                       3,7                       1,8

 

China                                                            6.5                       6.2                       5.8

 

Asia (excluida China)                                4,2                       3,8                       0,1

 

Europa del Este/CEI                                  3,2                       2,9                       2,1

 

América Latina                                           -0,7                      -2,2                      -5,0

 

África y Oriente Medio                             0,7                       1,0                       -3,2

 

 

 

Tabla 2. Industria manufacturera en los EE. UU. 2017-19 (en porcentaje) [21]

 

              Anual                                                                           2019 (trimestres)

 

2017      2018      2019                                                               Q1         Q2         Q3              Q4

 

2.0         2.3         -0.2                                                                -1.8        -3.3        0.7              -0.6

 

 

 

Tabla 3. Comercio mundial de mercancías, variaciones porcentuales [22]

 

(Precios / Valores unitarios en dólares estadounidenses)

 

2017                    2018                    2019

 

5.9                       6.1                       -2.6

 

 

 

Como hemos indicado en el último documento de Perspectivas Mundiales de la CCRI/RCIT, el comienzo de esta recesión en combinación con la ola mundial de levantamientos populares abrió una situación mundial prerrevolucionaria en otoño de 2019. Este desarrollo fue el factor más importante que causó que las clases dominantes usaran la pandemia COVID-19 como cobertura para lanzar una ofensiva contrarrevolucionaria con encierros masivos y la acumulación de regímenes chovinistas bonapartistas de estado.

 

Para lograr esto, la clase capitalista estaba preparada para arriesgar una escalada significativa de la recesión a través del cierre de muchas empresas. Estaban aún más preparados para hacerlo, ya que, ilusionados, esperan que esta sea una recesión aguda pero corta, es decir, algo que los economistas burgueses llaman una "recesión en V". Seguramente, esto es más bien una esperanza que una ciencia seria. Pero refleja la perspectiva de la clase dominante. Calculan que pueden superar la crisis de la economía mundial capitalista mediante una intervención política decisiva (un " shock exógeno ""), Por cierre global, ataques de austeridad dramáticos, así como programas de rescate para los capitalistas. Tal creencia en una recesión aguda pero corta es la razón por la cual las clases dominantes están preparadas para correr el riesgo de cerrar la economía. Esperan utilizar este período supuestamente corto para un ataque de conmoción y asombro contra la clase trabajadora y las masas populares, o un "Blitz-Krieg" para usar el lenguaje de la Segunda Guerra Mundial, y salir de la crisis con una relación de fuerzas mucho más favorable.

 

Como uno de los muchos ejemplos de ese optimismo tonto, citamos un pronóstico del instituto británico Oxford Economics que afirma emplear globalmente a 250 economistas: “La perspectiva a corto plazo es extremadamente desafiante. Pero creemos que, de acuerdo con la experiencia histórica, el repunte de la actividad será muy fuerte una vez que las medidas de distanciamiento social se relajen, y el estímulo monetario y fiscal se combine con una reanudación del gasto discrecional. Las empresas que pueden capear la crisis deberían estar preparadas para un fuerte final para 2020 y comenzar en 2021, con un crecimiento global que aumenta hasta un 5,3% en términos anuales y un promedio de 4,4% para el próximo año en su conjunto.” [23]

 

¡La historia se reirá de tales declaraciones tontas (y podemos suponer que estos economistas están bien pagados por difundir tales tonterías)! Como enfatizamos en documentos anteriores sobre la economía mundial, las corporaciones imperialistas y los estados están hoy mucho más endeudados que antes de la última recesión en 2008/09. Este ya era el caso antes de que comenzara la recesión actual. El Instituto de Finanzas Internacionales informa: "La deuda global alcanzó el máximo histórico de casi $253 billones en el tercer trimestre de 2019: la deuda total en los sectores de hogares, gobierno, empresas financieras y no financieras aumentó en unos $ 9 billones en los primeros tres trimestres de 2019. Por sector, gobierno general (+$3.5 billones) y las corporaciones no financieras (+$3 billones) experimentaron los mayores aumentos, lo que ayudó a llevar la relación global de la deuda global al PIB a un nuevo máximo de más del 322%." [24]

 

Este es particularmente el caso de las corporaciones no financieras, así como de los gobiernos. El IIF afirma en otro informe: "La deuda corporativa ya es muy alta en relación con las ganancias, y las perspectivas de ganancias se están deteriorando: con casi $ 75 billones, el rápido crecimiento de la montaña de deuda corporativa global (ex-finanzas) es alrededor del 93% del PIB mundial - vs 75% en el período previo a la crisis financiera mundial de 2008." [25]

 

Además de todo esto, los nuevos y gigantescos programas de ayuda financiera que los estados imperialistas están gastando actualmente para salvar a los capitalistas durante la crisis actual. Un economista estadounidense estima que el paquete de ayuda de Trump de $2.2 billones, el equivalente a casi el 11% de la producción anual, será seguido por varios programas financieros del sistema bancario de la Reserva Federal que valen otros $4 billones. Concluye que la suma total de “desembolso de dinero prestado y dinero impreso [ascenderá] a aproximadamente un tercio del producto interno bruto anual total de la sociedad más rica del mundo." [26]

 

Un proceso similar de gran acumulación de deuda pública adicional está teniendo lugar en la mayoría de los otros países imperialistas. El gobierno japonés de Abe acaba de decidir un plan de emergencia de casi $1 billón de dólares, que equivale al 20% del PIB del país. Los paquetes de emergencia de otros gobiernos son más pequeños, pero aún muy grandes. Australia está gastando alrededor del 9.7% del PIB, Canadá 8.4%, Alemania 4.9% y Francia 2%. [27]

 

Si bien cada cálculo solo puede ser de naturaleza provisional en este momento (y podría estar desactualizado cuando se publiquen estas líneas), los economistas estiman que los programas de emergencia financiera que han sido adoptados por los gobiernos de todo el mundo equivalen actualmente a alrededor de 7 billones de dólares estadounidenses, que es aproximadamente el 8% del PIB mundial! [28]

 

Por supuesto, la actividad económica no disminuirá indefinidamente. Incluso la caída de 1929-32 terminó en un punto. El proceso de producción capitalista se basa en una reproducción ampliada del capital como Marx elaboró en el vol. III de El Capital. Sin embargo, está claro que esta recesión no será corta sino larga y que cualquier alza será más bien superficial que fuerte. Ya vimos este proceso en la última recesión. Como hemos enfatizado repetidamente, el período de recuperación del último ciclo comercial después de 2008/09 fue el más débil desde la Segunda Guerra Mundial. El próximo repunte tendrá lugar sobre la base de una suma aún mayor de deudas y, al mismo tiempo, en el contexto de una economía mundial capitalista dividida por fronteras proteccionistas. [29]

 

Sin embargo, incluso una recuperación tan lenta aún está lejos, ya que todavía estamos al comienzo del proceso de colapso de la economía mundial capitalista. Por lo tanto, es demasiado pronto para hacer una evaluación exhaustiva de su gravedad. Sin embargo, los economistas burgueses se ven obligados a corregir sus predicciones a la baja todas las semanas y ya es obvio que esta depresión no es menos dramática que la crisis de 1929-33.

 

Actualmente, los economistas burgueses estiman que cada mes de encierro resultará en una pérdida del 2% de la producción. Tal lo afirma la OCDE en su última evaluación: “Está claro que el impacto de los cierres debilitará sustancialmente las perspectivas de crecimiento a corto plazo. La escala de la disminución estimada en el nivel de producción es tal que es equivalente a una disminución en el crecimiento anual del PIB de hasta 2 puntos porcentuales por cada mes que continúan las estrictas medidas de contención. Si el cierre continuó durante tres meses, sin factores de compensación, el crecimiento anual del PIB podría ser entre 4 y 6 puntos porcentuales más bajo de lo que podría haber sido de otra manera.[30]

 

JPMorgan Chase ya ha reducido su estimación sobre el crecimiento económico de Estados Unidos para el primer y segundo trimestre. El banco de inversión ahora espera que el PIB real de los Estados Unidos disminuya en un -10% en el primer trimestre y en otro -25% en el segundo trimestre. [31] En solo tres semanas, la asombrosa cifra de 16,8 millones de estadounidenses ha sido arrojada a las listas de desempleo. [32] El creador de políticas de la Reserva Federal James Bullard predice que la tasa de desempleo podría aumentar al 30%. ¡Estas son dimensiones aún más dramáticas que las de 1929-33! En ese período, el desempleo en los Estados Unidos fue del 24,9% en su punto máximo. [33]

 

Sin embargo, estos no son el pronóstico más pesimista. “Morgan Stanley predijo que la economía estadounidense, la más grande del mundo, se reduciría 5.5% este año, la mayor caída desde 1946, a pesar de un paquete de ayuda sin precedentes. Se pronostica una contracción del 38% para el segundo trimestre. El banco dijo que Gran Bretaña se dirigía a una depresión que podría ser peor en el corto plazo que en la década de 1930.” [34]

 

Del mismo modo, se prevé que la economía de la zona del euro se contraiga a un clip anualizado del 10%. [35]

 

A diferencia de 2008-09, la recesión esta vez también afecta fuertemente a China, la segunda economía imperialista líder. Según el South China Morning Post, “las ganancias de las empresas industriales de China se desplomaron un 38,3 por ciento respecto al año anterior en los primeros dos meses de 2020, con la mayor pérdida registrada que ofrece nuevas pruebas del abrumador impacto del coronavirus en el segundo mundo mayor economía[36] También en China, el desempleo está en aumento, poniendo en peligro la estabilidad social. En febrero, la tasa de desempleo urbano saltó a un récord de 6.2% en comparación con 4.9% en abril de 2018. [37]

 

Sin embargo, estas son solo las cifras oficiales. Los datos oficiales de China solo cubren la fuerza laboral urbana (442 millones) pero excluyen a los 290 millones de trabajadores migrantes que a menudo son más vulnerables a las fluctuaciones económicas. Según las estimaciones de Liu Chenjie, economista jefe del administrador de fondos Upright Asset, " la pandemia puede haber empujado a 205 millones de trabajadores al" desempleo friccional ", donde quieren trabajar, pero no pueden o no pueden volver a trabajar. De ser cierto, esa cifra representaría más de una cuarta parte de la fuerza laboral de 775 millones de China y sería muy superior a la cifra del 6,2 por ciento postulada por la encuesta del gobierno." [38]

 

Del mismo modo, vemos desarrollos dramáticos similares en la India. El drástico confinamiento de 21 días impuesto por el primer ministro Narendra Modi tiene consecuencias catastróficas para la fuerza laboral de India de 471 millones. Solo el 19% de ellos están cubiertos por la seguridad social, dos tercios no tienen contrato de trabajo formal y al menos 100 millones son trabajadores migrantes. Muchos de ellos han sido enviados en vuelo de regreso a sus aldeas. Como comenta un comentarista: " No ha habido nada parecido desde la partición en 1947". [39]

 

Como resultado de estos desarrollos, la economía mundial se encuentra en medio de una caída de proporciones históricas. Bloomberg Economics dice que la economía global se reducirá casi un 2% interanual en el primer semestre, y la zona del euro sufrirá las peores contracciones trimestrales consecutivas de su historia. Y Goldman Sachs dijo que la economía de la región podría reducirse más del 11% trimestral en los tres meses hasta junio. [40]

 

El Banco Asiático de Desarrollo espera que el costo de la pandemia de coronavirus sea tan alto como $4.1 trillones, o casi el 5 por ciento del producto interno bruto mundial. [41]

 

Todo esto va de la mano con un colapso total del comercio mundial. Un artículo informa con desesperación e incredulidad: “Las transacciones globales de empresa a empresa se han reducido en un 62 por ciento desde el 8 de marzo, según los últimos datos de Tradeshift.[42]

 

La Organización Mundial del Comercio estima en su último pronóstico un colapso total del volumen del comercio mundial de mercancías en el año 2020 de entre -12.9% ("escenario optimista") y -31.9% ("escenario pesimista"). [43]

 

El economista Nouriel Roubini señala bien las dimensiones históricas de la depresión actual. “La conmoción a la economía mundial por COVID-19 ha sido más rápida y más severa que la crisis financiera mundial de 2008 e incluso la Gran Depresión. En esos dos episodios anteriores, los mercados bursátiles colapsaron en un 50% o más, los mercados crediticios se congelaron, las quiebras masivas siguieron, las tasas de desempleo se dispararon por encima del 10% y el PIB se contrajo a una tasa anualizada del 10% o más. Pero todo esto tomó alrededor de tres años para desarrollarse. En la crisis actual, resultados macroeconómicos y financieros igualmente graves se han materializado en tres semanas.” [44]

 

Otros economistas caracterizan los eventos actuales como un " escenario bélico sin la destrucción de activos físicos ". "El choque más abrupto y consecuente de la economía global en al menos una generación se está desarrollando en los puertos y otros centros de comercio internacional a medida que Estados Unidos y Europa luchan por contener la pandemia de coronavirus. La Gran Recesión, los ataques del 11 de septiembre, el embargo petrolero de 1973: ninguna de estas crisis modernas restringió los flujos comerciales tan rápido y tan bruscamente como la enfermedad de Covid-19. Ni siquiera la Segunda Guerra Mundial produjo el tipo de golpe económico repentino que paraliza las cadenas de suministro mundiales y hace casi silenciosas las ciudades más bulliciosas del mundo desarrollado a medida que las empresas cierran y los consumidores obedecen órdenes de quedarse en casa. "Esto podría verse como un escenario bélico sin la destrucción de activos físicos", dijo el economista jefe de la Organización Mundial del Comercio, Robert Koopman, a Bloomberg en una entrevista telefónica."[45]

 

Y el economista Adam Tooze observó en un artículo con el título revelador “La economía normal nunca regresará”: “Cuando comenzó el confinamiento del coronavirus, el primer impulso fue buscar analogías históricas: ¿1914, 1929, 1941? A medida que avanzan las semanas, lo que se ha destacado cada vez más es la novedad histórica del shock que estamos viviendo. Como resultado de la pandemia de coronavirus, ahora se espera que la economía de Estados Unidos se reduzca en un cuarto. Eso es tanto como durante la Gran Depresión. Pero mientras que la contracción después de 1929 se extendió durante un período de cuatro años, la implosión del coronavirus ocurrirá en los próximos tres meses. Nunca ha habido un aterrizaje forzoso como este antes. Hay algo nuevo bajo el sol. Y es horrible.[46]

 

En resumen, está claro que estamos experimentando el comienzo de la Tercera Depresión, después de la primera en 1873-96 y la segunda en 1929-39.

 

¿Cómo llegaron las clases dominantes a su decisión de un encierro masivo?

 

Naturalmente, no poseemos toda la información de la toma de decisiones en cada paso de este proceso. Sin embargo, nos parece que el siguiente es el escenario más probable, como ya señalamos brevemente en otro lugar. [47]

 

Como hemos dicho anteriormente, el trasfondo fundamental para la toma de decisiones de las clases dominantes ha sido la dramática situación mundial basada en la combinación de la recesión inicial y la ola mundial de levantamientos populares en la segunda mitad de 2019. Es este trasfondo que empujó a las clases dominantes en muchos países a utilizar o, mejor dicho, explotar la pandemia de COVID-19 para sus objetivos políticos. Con esto no queremos decir que esta pandemia haya sido el resultado de una "conspiración global", es decir, un acuerdo secreto entre las Grandes Potencias para coordinar el lanzamiento de un ataque antidemocrático global. No, obviamente este no era el caso.

 

Es seguro decir que la burguesía tropezó con esta crisis. Pero las secciones más inteligentes de los círculos gobernantes (es decir, no los payasos a la Trump, Johnson y Bolsonaro) pronto reconocieron el potencial para utilizar esta crisis. China, una gran potencia líder, ciertamente jugó un papel crucial en este proceso. Como se sabe, el Coronavirus surgió por primera vez en Wuhan, una importante ciudad industrial en China. El régimen estalinista-capitalista en Beijing desplegó medidas draconianas e impuso un confinamiento para muchos millones de personas en Hubei y otras regiones. Parece que pudieron contener con éxito el virus (al menos pueden fingirlo hasta ahora) y al mismo tiempo mantener a las personas bajo control. Esto ha sido aún más importante para el régimen, ya que recientemente se había enfrentado a un desarrollo peligroso.[48] Evidentemente, este fue un acontecimiento preocupante para el régimen. Este fue aún más el caso, ya que temía que este ejemplo pudiera inspirar a los trabajadores y jóvenes chinos en otras ciudades importantes. Esta preocupación no fue infundada, como lo mostraron las protestas masivas en Wuhan en el verano de 2019. [49]

 

Queda por ver si Beijing puede continuar manteniendo bajo control a su población. Los disturbios masivos en Hubei el 27 de marzo mostraron que esto ciertamente no está garantizado. [50] Sin embargo, por ahora el régimen Xi y sus métodos dictatoriales parecen haber tenido éxito. Esto convirtió a los "métodos chinos" en un modelo para otros gobiernos capitalistas y líderes empresariales, incluidos los de los países imperialistas occidentales.

 

Es importante tener en cuenta que en la vida real existen no solo las dos alternativas radicales que los eventos resultan de una conspiración completa de los gobernantes o que los gobernantes están totalmente sorprendidos y sin preparación. Más a menudo, tiene lugar una combinación caótica de ambos: planificación y sorpresa.

 

Para dar una breve analogía. La Primera Guerra Mundial no surgió de la nada, pero ningún gobierno había planeado lo que realmente sucedió. Los principales círculos de todas las Grandes Potencias tenían planes militares y conceptos de movilización. Esperaban una guerra y estaban dispuestos a librarla para aumentar su poder y dominar a sus enemigos. Pero la mayoría de los gobernantes no planearon librar tal guerra en el verano de 1914, incluso después de los disparos de Sarajevo. Y aquellos que avanzaron activamente el comienzo de la guerra, círculos influyentes en el cuartel general militar en Berlín y Viena, esperaban limitar el conflicto a un número menor de enemigos. E incluso después del comienzo de la gran matanza, todos esperaban que la guerra terminara en la Navidad de 1914. Como se sabe, las cosas resultaron de manera bastante diferente. [51]

 

Existen ciertos paralelos a la situación actual. A principios de este año, nadie planeó un cierre global y una economía mundial en caída libre. Pero muchos gobiernos estaban preocupados tanto por el estado de la economía mundial como por la ola global de luchas de masas. Además, existían planes sobre cómo prepararse y cómo reaccionar ante una pandemia. Como mostró un artículo recientemente publicado de nuestra camarada Almedina Gunić, el Banco Mundial y la OMS hicieron predicciones bastante precisas de tal pandemia solo unos meses antes de la aparición del Coronavirus en Wuhan. Y desarrollaron conceptos sobre cómo la clase dominante debería responder a tal evento. [52]

 

Luego se produjo el famoso "Evento 201", un programa de simulación de una pandemia organizada en Nueva York en octubre de 2019 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En esta simulación, un virus, llamado CAPS (Síndrome Pulmonar Asociado al Coronavirus) se propagó a nivel mundial. Tres meses después, la hipotética enfermedad había causado 30,000 enfermedades y 2,000 muertes. El escenario terminó después de 18 meses con 65 millones de personas muertas. [53] Y poco después de los eventos en Wuhan, la CIA ya advirtió sobre la pandemia en enero de este año, según un informe de Foreign Policy.[54] En resumen, es simplemente incorrecto imaginar que las clases dominantes no estaban preparadas para estos eventos. No, ha habido sectores de la clase dominante que previeron tal pandemia y estaban preparados para ello.

 

Entonces, cuando la pandemia estaba allí, las secciones más visionarias de la clase dominante pronto se dieron cuenta de que esta es una oportunidad única en un siglo para lanzar una ofensiva contrarrevolucionaria en un período de la peor crisis del sistema capitalista. No lo hicieron en coordinación, pero una vez que funcionó en China, otros se dieron cuenta de la oportunidad y comenzó una reacción en cadena global.

 

Todo esto no excluye el hecho de que algunos sectores de la burguesía también están en pánico. ¡Obviamente no les gusta si las personas de su propia clase también pueden infectarse! Esto es particularmente relevante en la situación actual, ya que, como lo han observado los observadores, fueron las personas de la élite y la clase alta quienes estuvieron entre los primeros afectados y quienes parecieron haber jugado un papel crucial en la transmisión del Coronavirus a otros países. A continuación, reimprimimos un extracto de una entrevista con Jason Beaubien, corresponsal de salud y desarrollo global de los EE. UU.: National Public Radio.

 

"GARCIA-NAVARRO: ... Sobre esta enfermedad. Es casi como si pareciera que la propagación global ha impactado a ciertos estratos de la sociedad. Son personas en cruceros. Son miembros del Congreso y políticos. Quiero decir, deberíamos decir que no se trata solo de esas personas, sino ...

 

BEAUBIEN: Correcto.

 

GARCIA-NAVARRO: ... Es notable que hayan sido afectados.

 

BEAUBIEN: Es muy notable. Y es bastante interesante. Quiero decir, uno de los primeros grupos principales en Europa a fines de enero estaba entre estas 21 personas en una estación de esquí en Francia. Y uno de ellos había venido de Singapur. Y parece ser el que llevó el virus con él a Francia. Y este grupo de amigos de esquí se dispersó. Y algunos de ellos fueron al Reino Unido y otros a España. Y otros fueron a otras partes de Francia. Trece de esos 21 terminaron dando positivo. Ya sabes, y hemos visto estos otros grupos en cruceros. Sabes, esto podría parecer que los cruceros tienen algo que ver con la transmisión. Y eso podría ser cierto. Pero, de nuevo, esto es entre personas con una cierta cantidad de ingresos disponibles que pueden permitirse un crucero. Estaba basado, no basado, pero estaba trabajando fuera de Hong Kong antes en este brote. Y algunos de los primeros casos en Hong Kong: aparecieron en el Four Seasons Hotel y el W Hotel ... (...) algunos de los hoteles más caros de Hong Kong. Hasta ahora, no estamos viendo tantos casos en los países más pobres del mundo, como en África o América Central. Y cuando lo hacemos, resulta que es principalmente entre las personas que han estado llegando desde Europa.

 

GARCIA-NAVARRO: Pero no es solo entre las clases medias altas, ¿verdad? - quienes están en cruceros o pueden tomar vacaciones en el extranjero. Hay otro grupo aquí ...

 

BEAUBIEN: Sí

 

GARCIA-NAVARRO: ... Lo cual es realmente sorprendente. Estamos viendo entre la verdadera élite social: políticos, estrellas del deporte, actores."