¿Cómo es posible que algunos marxistas sigan dudando de que China se ha vuelto capitalista? (Una crítica del PTS/FT)

Un análisis del carácter capitalista de las empresas estatales de China y sus consecuencias políticas

Ensayo de Michael Pröbsting, Secretario Internacional de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional (CCRI/RCIT), 18 de septiembre de 2020, www.thecommunists.net

 

Contenido

 

Introducción

De negar el carácter imperialista de China ...

...A dudar que la restauración capitalista en China haya cruzado el Rubicón

¿Alguna vez el PTS/FT ha oído hablar del “capitalismo de estado” y del “capitalismo monopolista de estado”?

El carácter capitalista de las empresas estatales de China

Las empresas estatales representan una fusión de clase estatal y capitalista

Algunos contraargumentos adicionales

El PTS/FT, el PO y las tentaciones del kirchnerismo

Conclusiones

 

 

 


Introducción

 

 

 

Hace unas semanas publicamos un ensayo que abordó críticamente un artículo sobre la naturaleza de China como potencia emergente. [1] Este artículo ha sido escrito por Esteban Mercatante, un destacado intelectual de la Facción Trotskista (FT) con sede en América Latina, cuya sección más grande es la PTS en Argentina, donde tiene varios diputados nacionales y regionales en el parlamento. Dos semanas después de la publicación de nuestro ensayo en inglés y español, el camarada Mercatante publicó otro ensayo sobre China. [2]

 

En el siguiente artículo no pretendemos repetir nuestro extenso análisis del capitalismo chino y su transformación en una potencia imperialista y remitir a los lectores interesados a nuestros respectivos libros y panfletos. [3] Tampoco repetiremos nuestra crítica política fundamental al PTS/FT y al FIT-U (la alianza electoral del PTS con el PO, la IS y el MST) que hemos esbozado en varios otros trabajos. [4]

 

En este ensayo nos limitaremos más bien a discutir los argumentos y conclusiones del análisis de China del PTS/FT tal y como se presentan en este último artículo del camarada Mercatante. Antes de hacerlo, notamos que los artículos del camarada Mercatante contrastan agradablemente con la mayor parte de la literatura que ha sido publicada por la organización "trotskista" sobre este tema en la última década. El autor intenta basar su análisis no sólo en unas pocas frases pseudo-marxistas y uno o dos hechos sacados de contexto, como desafortunadamente es el caso de muchos “marxistas” hoy. Sus artículos demuestran que puede leer publicaciones económicas y aplica esta habilidad, ¡un cumplido que no podemos hacer a otros! El neandertalismo político del Partido Obrero (con el que está unido el PTS en su alianza en el FIT-U), partido que se ha convertido en un estalinófilo partidario del imperialismo chino, es un ejemplo de ello. [5] Sin embargo, la habilidad para leer no da como resultado automáticamente la habilidad para comprender y los artículos del PTS/FT sobre China solo confirman esta vieja verdad.

 

 

 

De negar el carácter imperialista de China ...

 

 

 

Como demostramos en nuestra primera respuesta al camarada Mercatante, el PTS/FT niega erróneamente el carácter imperialista de China. Lo hace a pesar del hecho de que China se ha convertido en una de las principales grandes potencias en áreas clave de la economía y la política mundial; de hecho, es el número 1 o 2 mundial en varios campos. En nuestros trabajos hemos establecido los hechos relevantes sobre las principales corporaciones mundiales, el número de multimillonarios, la exportación de capital, el comercio mundial, la producción de valor capitalista, la fuerza militar, etc. Como resultado, China también se ha convertido en uno de los actores políticos clave en la política mundial. La Guerra Fría entre Washington y Beijing, que ha comenzado recientemente, es una poderosa confirmación de este hecho. [6]

 

Como explicamos en nuestros trabajos, esta controversia no se limita al campo de la teoría marxista, ya que tiene profundas consecuencias para la estrategia y táctica política de los revolucionarios. Reconocer el carácter imperialista de todas las grandes potencias (Estados Unidos, China, Rusia, la UE y Japón) obliga a los marxistas a rechazar el apoyo de cualquier lado. Por eso la CCRI/RCIT defiende el programa antiimperialista del derrotismo revolucionario. Esta política fue inicialmente elaborada por Lenin y los bolcheviques y luego fue defendida por Trotsky y la Cuarta Internacional contra la distorsión revisionista del estalinismo y el centrismo oportunista. [7] Los principios básicos de este programa se han resumido en los lemas "¡El enemigo principal está en casa!" y “la transformación de la guerra imperialista en guerra civil”. Estos lemas reflejan básicamente el programa de que los revolucionarios deben oponerse a cualquier forma de chovinismo, militarismo y agresión de todos los estados imperialistas, que deben negarse a ponerse del lado de cualquier Gran Potencia y que deben utilizar todas las dificultades de "su" gobierno imperialista para avanzar la lucha de clases hacia el derrocamiento de la clase dominante. [8]

 

Como demostramos en nuestra respuesta con varias citas, el PTS/FT niega explícitamente el carácter imperialista de China (así como el de Rusia). Incluso afirma que Rusia y China no pueden convertirse en potencias imperialistas en una "ruta pacífica" (es decir, antes de una guerra mundial victoriosa contra los EE.UU.) En consecuencia, el PTS FT ve el conflicto actual entre Washington y Beijing como una lucha de los EE.UU. para "regresar a China al estado de nación subordinada". [9] Por lo tanto, el PTS/FT rechaza explícitamente una posición derrotista hacia China como enfatizaron dos de sus líderes en un artículo publicado recientemente: “Esto, sin embargo, no implica que definamos a China como un país imperialista más o que en caso de guerra con Estados Unidos, la posición debe ser de "derrotismo" en ambos lados por igual, sino que la confrontación debe verse específicamente”. [10]

 

Entonces, si el PTS/FT no toma una posición derrotista, ¿qué posición toma? Difícilmente puede significar otra cosa que el PTS/FT apoya al imperialismo chino contra su rival estadounidense. En resumen, vemos que un análisis tan erróneo abre el camino político al infierno, es decir, al apoyo socialchovinista a la China imperialista.

 

Es cierto que el PTS/FT no ha declarado abiertamente hasta ahora, por fortuna, las consecuencias de su análisis. Pero es bien sabido que muchos otros partidos de “izquierda", en particular las fuerzas estalinistas y bolivarianas, que también niegan el carácter imperialista de China, han llegado a tales conclusiones. Es particularmente relevante para el PTS/FT que su socio más importante en el FIT-U, el Partido Obrero, también defienda estas posiciones archirrevisionistas. Como hemos demostrado en otros trabajos, el PO no solo niega el carácter imperialista de China, ¡sino que incluso afirma que el capitalismo no ha sido restaurado! En consecuencia, el PO es un dedicado defensor de la China imperialista contra los “gringos”. [11]

 

Trotsky, siguiendo la famosa declaración de Lenin en "¿Qué hacer?", observó una vez que una práctica revolucionaria es imposible sin el fundamento de una teoría revolucionaria. “Y aquí, en un plano mucho más elevado, volvemos a convencernos de que en el campo de la teoría marxista no hay nada que no incida en la actividad práctica. Los desacuerdos más remotos, y parecería, más 'abstractos', si se piensan hasta el final, tarde o temprano se expresarán invariablemente en la práctica, y la práctica no permite que se cometa impunemente un solo error teórico. "

 

¡El fracaso del PTS/FT en comprender el carácter imperialista de China y su obsesión por el socialpatriotismo pro chino demuestra la relevancia real de la declaración de Trotsky!

 

 

 

...A dudar que la restauración capitalista en China haya cruzado el Rubicón

 

 

 

Sin embargo, el último artículo del camarada Mercatante revela que el PTS/FT no solo está confundido sobre la transformación de China en una potencia imperialista. Incluso duda del carácter capitalista de su economía, o al menos de su sector central, las empresas estatales. ¡No hace falta mucha explicación de que este es un tema de fundamental importancia! Hemos demostrado en nuestros trabajos sobre la restauración capitalista que China cruzó esa línea a principios de la década de 1990 cuando se abrió un proceso de transformación radical de la economía sobre la base de la ley del valor bajo el dominio de una dictadura capitalista estalinista. [12]

 

Por el contrario, el FT afirma que ni China ni Rusia han “visto aún la consolidación de una clase capitalista”, como afirmó esta organización en una resolución adoptada en su último congreso en 2018. [13] En su nuevo ensayo, el camarada Mercatante profundiza sobre este tema en más detalle.

 

El subtítulo de su artículo dice: "¿Cómo podemos caracterizar las transformaciones económicas y sociales que han marcado el desarrollo de China durante las últimas cuatro décadas”? Por tanto, el lector esperaría una respuesta clara a esta pregunta. ¡En vano! A pesar de su considerable extensión, más de 6.200 palabras, el artículo trata muchos temas, proporciona este y aquel detalle interesante, describe este y aquel desarrollo; sin embargo, no llega a conclusiones claras y explícitas. ¿Se ha restaurado el capitalismo en China, es decir, los marxistas basarán su programa en el supuesto de que China se ha convertido en un estado capitalista con una economía capitalista dominada por la ley del valor? ¿Si o no? Y si se ha convertido en tal, ¿cuándo pasó tal desarrollo cuantitativo al cualitativo, es decir, ¿cuándo cruzó el Rubicón? ¡Sin respuesta, a pesar de que todo el ensayo está dedicado a discutir este tema!

 

Hay una sola indicación en el penúltimo párrafo donde el autor afirma “que más de 40 años después del inicio de la restauración, China es, sin duda, una sociedad capitalista”. Bueno, si está "fuera de toda duda", ¿por qué se menciona sólo una vez en una nota al margen? Pero dejando de lado este pequeño comentario sobre la "sociedad", el autor deja abierto ¿cuál es el carácter del estado y la economía de China? En lugar de claridad, hay ... ¡silencio!

 

¿Cómo justifica el autor tales dudas y falta de claridad? Básicamente, el argumento del ensayo del PTS/FT es el siguiente. Refiriéndose con aprobación al economista Michael Roberts ("marxistas como Michael Roberts rechazan la idea de que China es capitalista"), Mercatante enfatiza que las llamadas Empresas Propiedad del Estado (EPE) juegan un papel central en la economía de China. “la gran mayoría del empleo y la inversión son realizados por empresas públicas o por instituciones que están bajo la dirección y el control del Partido Comunista. La mayor parte de la industria mundial de China no son las multinacionales de propiedad extranjera, sino las empresas estatales chinas. Los principales bancos son de propiedad estatal y sus políticas de préstamos y depósitos son dirigidas por el gobierno […] No hay flujo libre de capital extranjero dentro y fuera de China. Se imponen y aplican controles de capital y el valor de la moneda se manipula para establecer objetivos económicos”.

 

El autor continúa: “Si observamos cómo se distribuyen los activos según el tipo de firma en la actualidad, lo que veremos es que las EPE continúan siendo por lejos el sector corporativo que más recursos administra. En el sector industrial, las EPE tienen dos tercios de los activos totales, mientras que las firmas industriales de propiedad privada tienen un tercio, de acuerdo a los datos más recientes que ofrece el Bureau de Estadísticas. Si miramos las firmas de origen chino que participan del ranking de Fortune Global de las 500 más grandes del planeta, que China pasó a liderar este año (con los balances de 2019), en su abrumadora mayoría son firmas de propiedad estatal (total o parcial). En muchos casos se trata de firmas con proyección global limitada, es decir, que realizan la mayor parte de sus operaciones dentro del país, pero que llegan al ranking gracias a la escala que les permite el mercado chino. También son las empresas públicas, y no las privadas, las que lideran la inversión extranjera de China hacia el exterior. (...) Hay que advertir, de todos modos, que la distinción entre empresas de propiedad pública y privada tiene fronteras bastante difusas. Como observa Lee Jones, muchas sociedades de responsabilidad limitada, que representan el 43,2 % de la IED, “cuentan con una mezcla de accionistas privados y públicos, y a veces las empresas de propiedad estatal cuentan con una participación mayoritaria”. Se estima que las empresas públicas son “propietarias de una cuarta parte de las empresas privadas, inclusive las filiales que cotizan en mercados de valores extranjeros. Asimismo, muchas empresas públicas tienen accionistas privados”.

 

Si bien Mercatante admite que los capitalistas privados juegan un papel importante, afirma que las empresas estatales podrían ampliar su papel en la era Xi y que siguen siendo el sector dominante de la economía en su conjunto. “En síntesis, el capital privado (y mayormente extranjero) continúa dominando el comercio exterior, mientras que en el conjunto de la economía (en la cual dicho comercio exterior perdió algo de relevancia en los últimos años porque la economía creció más que las exportaciones) las EPE son preponderantes.”

 

El autor del PTS/FT continúa su argumento afirmando que las empresas estatales no operan realmente sobre una base capitalista. En un momento habla de los “sectores capitalista y estatal”, es decir, sugiere que el sector estatal es diferente del sector capitalista, que no es capitalista. En otro lugar explica: “¿En qué medida puede decirse que las EPE han logrado escapar a los condicionantes de la ley del valor hasta el momento? Pudieron hacerlo en la medida en han logrado mantener de manera sistemática niveles de rentabilidad inferiores a los del capital privado sin que esto les impida endeudarse en gran escala para sostener ambiciosos planes de expansión. Si observamos la proporción entre ganancias y activos en los holdings industriales de propiedad estatal, esta es la mitad de la que se registra en el sector privado de su economía. Que el sector corporativo de China no esté enteramente sometido a las presiones de la rentabilidad y haya continuado creciendo e invirtiendo a pesar de estos indicadores está asociado al hecho de que el sector financiero es de los que menos se desregularon y abrieron al capital privado. Esto ha permitido los recursos financieros que sostuvieron el crecimiento de las empresas. De la deuda total que acumula China, que contando al sector público y privado llegaba en el primer trimestre de 2020 a 317 % del PBI, la mitad (150 % del PBI) está en manos del sector corporativo no financiero, que se cuadriplicó entre 2008 y 2020 según datos del BIS. La OCDE calculaba en 2018 que el 82 % de la deuda de empresas no financieras en China correspondía a las EPE.”

 

Además, el autor deja abierta la cuestión de hasta qué punto existe el desempleo, que con razón menciona como otra característica importante del capitalismo, en la China actual. “Las EPE aseguraban históricamente empleo y salarios, haciendo que fuera virtualmente inexistente la amenaza del desempleo. El funcionamiento del capitalismo requiere no solo que esta amenaza sea real, sino que pueda existir un “ejército industrial de reserva a disposición del capital”, en palabras de Marx.”

 

 

 

¿Alguna vez el PTS/FT ha oído hablar del “capitalismo de estado” y del “capitalismo monopolista de estado”?

 

 

 

Desafortunadamente, toda la línea argumental del artículo del PTS/FT es incorrecta, tanto en los hechos como en la lógica. En trabajos anteriores hemos notado que esta organización está infestada de una falta de método marxista que se reemplaza cada vez más por el empirismo ecléctico y la arbitrariedad posmodernista. Esto vuelve a ser evidente en el artículo en discusión. El autor basa toda su línea de argumentación en el hecho de que el sector estatal juega un papel importante en la economía de China. Parece que el PTS/FT está influenciado por la ideología burguesa que afirma que el capitalismo auténtico es "libre mercado" con poca o ninguna interferencia y regulación estatal.

 

Es cierto que esa imagen es la esencia del modelo neoliberal. Sin embargo, no es ni teórico ni históricamente correcto creer que el capitalismo "maduro" se parecería a tal modelo. Como es bien sabido, las clases dominantes en varios países capitalistas desarrollados adoptaron diversas formas de capitalismo de Estado en períodos de crisis como durante las dos guerras mundiales y durante la década de 1930. Este fue el caso en la Francia democrática parlamentaria, en la Alemania e Italia fascistas, así como durante el New Deal en los Estados Unidos, la política económica capitalista también continuó después de 1945 hasta la década de 1970. Va más allá del enfoque de este artículo, pero queremos señalar brevemente que incluso en la "era del neoliberalismo" el estado capitalista continuó interviniendo masivamente de diversas formas en la vida económica (por ejemplo, flexibilización cuantitativa).

 

Como señaló Trotsky en 1933: “Pero tenemos que recordar que originalmente los marxistas entendían por capitalismo de estado sólo a las empresas económicas independientes que eran de propiedad del estado. Cuando los reformistas soñaban con superar el capitalismo a través de la municipaliza­ción o nacionalización de un número cada vez mayor de empresas industriales y de transporte, los marxistas re­plicaban para refutarlos: eso no es socialismo sino capitalismo de estado. Pero posteriormente este con­cepto adquirió un sentido más amplio y se lo comenzó a aplicar a todos los tipos de intervención estatal en la economía; los franceses utilizan en este sentido la palabra étatisme (estatismo)”. [14]

 

A diferencia de los estalinistas y reformistas, Trotsky no consideraba ese “capitalismo de Estado” como “progresista” sino más bien como “completamente reaccionario”. “Durante el ascenso capitalista, que terminó con la guerra, se podía -bajo ciertas condiciones políticas- considerar como manifestaciones progresivas las distintas formas de estatización, es decir, considerar que el capitalismo de estado impulsa a la sociedad hacia adelante y facilita la futura tarea económica de la dictadura proletaria. Pero a la actual "economía planificada" se la debe considerar una etapa completamente reaccionaria”. [15]

 

Hablando en términos más generales, los marxistas ortodoxos siempre han señalado que el capitalismo en su última etapa se caracteriza por una estrecha alianza y fusión de monopolios y estado. Por eso Lenin elaboró la categoría de capitalismo monopolista de estado para la última etapa de este sistema. Así lo escribió en 1917: “En estas palabras se destaca lo más fundamental en la valoración teórica del capitalismo moderno, es decir, del imperialismo, a saber: que el capitalismo se convierte en un capitalismo monopolista. Conviene subrayar esto, pues el error más generalizado está en la afirmación reformista-burguesa de que el capitalismo monopolista o monopolista de Estado no es ya capitalismo, puede llamarse ya "socialismo de Estado", y otras cosas por el estilo. Naturalmente, los trusts no entrañan, no han entrañado hasta hoy ni pueden entrañar una completa sujeción a planes. Pero en tanto trazan planes, en tanto los magnates del capital calculan de antemano el volumen de la producción en un plano nacional o incluso en un plano internacional, en tanto regulan la producción con arreglo a planes, seguimos moviéndonos, a pesar de todo, dentro del capitalismo, aunque en una nueva fase suya, pero que no deja, indudablemente, de ser capitalismo. La "proximidad" de tal capitalismo al socialismo debe ser, para los verdaderos representantes del proletariado, un argumento a favor de la cercanía, de la facilidad, de la viabilidad y de la urgencia de la revolución socialista, pero no, en modo alguno, un argumento para mantener una actitud de tolerancia ante los que niegan esta revolución y ante los que encubren las lacras del capitalismo, como hacen todos los reformistas.” [16]

 

Además, como señalamos en nuestro último libro sobre la crisis del COVID-19, está claro que la Gran Depresión que comenzó a fines de 2019 marca el final de la era del neoliberalismo. Existe un reconocimiento cada vez mayor entre los políticos y economistas burgueses de que el capitalismo en crisis requiere un papel sustancialmente mayor y más intervencionista del estado burgués. [17]

 

Desafortunadamente, el PTS/FT parece no tener ni idea de la concepción marxista de “capitalismo de estado” y “capitalismo monopolista de estado”. A pesar de su considerable extensión y a pesar de su enfoque en el papel central del estado en la economía de China, el autor no menciona el término o incluso la idea de capitalismo de estado (o capitalismo monopolista de estado) ¡ni una sola vez!

 

Como no podemos imaginar que los camaradas del PTS/FT nunca hayan oído hablar de estas concepciones marxistas, solo podemos concluir que se niegan a aplicar tales categorías porque no creen que la economía de China y su sector central estatal tengan un carácter capitalista.

 

 

 

El carácter capitalista de las empresas estatales de China

 

 

 

El camarada Mercatante destaca en su artículo el papel central de las empresas estatales en la economía de China. Nos parece que subestima hasta cierto punto la disminución masiva de su papel y el aumento de las corporaciones privadas (solo piense en los líderes mundiales de alta tecnología como Huawei, ByteDance, TikTok, Alibaba, etc.) en las últimas tres décadas.

 

Según un estudio, la participación de las empresas estatales en la producción industrial disminuyó de casi cuatro quintos en 1978 a 20% en 2015. [18] Un documento de trabajo del Foro Económico Mundial, un prestigioso grupo imperialista occidental de expertos que organiza las cumbres anuales en Davos a las que asisten numerosos líderes estatales, declararon recientemente: “El sector privado de China - que se ha acelerado desde la crisis financiera mundial - ahora está sirviendo como el principal impulsor del crecimiento económico de China. La combinación de números 60/70/80/90 se utiliza con frecuencia para describir la contribución del sector privado a la economía china: contribuyen con el 60% del PIB de China y son responsables del 70% de la innovación, el 80% del empleo urbano y proporcionan 90 % de nuevos puestos de trabajo. La riqueza privada también es responsable del 70% de la inversión y del 90% de las exportaciones. La parte de las exportaciones de empresas privadas podría disminuir a medida que las empresas estatales emprendan más proyectos de infraestructura en los países involucrados en la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), aumentando sus participaciones públicas en las exportaciones de China". [19]

 

Sin embargo, es cierto que las empresas estatales, a pesar de la disminución de su participación, siguen constituyendo un sector importante de la economía de China, en particular entre sus monopolios. Un estudio publicado recientemente por el Banco Mundial da la siguiente evaluación: “En conclusión, las estimaciones en esta nota sugieren que la participación de las empresas estatales en el PIB de China debería ser del 23 al 28% y su participación en el empleo puede estar entre el 5% y el 16%. % en 2017. Vale la pena señalar que hay datos más sencillos sobre la participación de las empresas estatales en la producción industrial y el empleo. En 2017, las empresas estatales representaron el 39% de los activos, el 23% de los ingresos por ventas de las actividades principales y el 18% del empleo de las empresas industriales (minería, manufactura y servicios públicos) cuyos ingresos por ventas superaron la escala de corte de 20 millones de RMB". [20]

 

El problema clave es que el PTS/FT no comprende el carácter de las empresas públicas. Como hemos demostrado en las citas anteriores, el PTS/FT afirma que las empresas estatales de China no operan realmente sobre una base capitalista. En su lugar, no dicen sobre qué base operan. ¿Sugieren que las empresas estatales constituyen un sector que todavía opera sobre los principios de planificación burocrática característicos de los estados obreros deformados? Pero dejemos esto de lado por ahora.

 

De hecho, las empresas estatales de China operan desde hace muchos años sobre una base claramente capitalista. Hemos demostrado esto en nuestros trabajos con numerosos ejemplos y hemos defendido nuestro análisis frente a críticas como el PO. [21] Demostremos esto una vez más con una serie de hechos que han sido proporcionados tanto por fuentes económicas chinas como occidentales.

 

Es ampliamente conocido, y lo reconocen tanto los economistas chinos como los occidentales, que las empresas estatales de China experimentaron un proceso de transformaciones radicales en la década de 1990 y principios de 2000. Desde entonces operan sobre la base de la ley del valor.

 

Muchas empresas fueron reestructuradas, fusionadas con otras o cerradas. Como resultado, el número de empresas estatales se redujo drásticamente. Entre 1998 y 2006, el número de empresas estatales se redujo de 64.737 a 24.961. [22] En 2017, todavía había 18.806 empresas estatales. [23]Como resultado, la proporción de empleo en el sector estatal (esto incluye el empleo en las empresas estatales, así como el empleo en el gobierno y las organizaciones públicas) se redujo enormemente. Como muestra la Tabla 1, el empleo del sector estatal como porcentaje del empleo urbano total disminuyó del 78,3% (1978) al 61,0% (1992) y al 22,7% (2006).

 

 

 

Tabla 1. Empleo del sector estatal como porcentaje del empleo urbano total, 1978-2006 [24]

 

1978                       78.3%

 

1992                       61.0%

 

1997                       53.1%

 

2000                       35.0%

 

2002                       28.9%

 

2006                       22.7%

 

 

 

Cuando miramos solo a las empresas estatales (es decir, sin la administración pública), podemos ver que el empleo de las empresas estatales como proporción del empleo urbano total disminuyó del 17,3% (1998) al 6,4% (2006). [25] Como nota al margen, llamamos la atención sobre el hecho de que, por lo general, cuando se utiliza la categoría de empresas estatales en tales estadísticas, se refiere tanto a empresas de propiedad estatal como a empresas controladas por el estado.

 

Este fue el resultado de un proceso radical de despidos masivos en las empresas estatales para que operen sobre la base de la ley capitalista del valor. Según cifras oficiales, alrededor de 50 millones de trabajadores fueron despedidos entre 1993 y 2004. “En promedio, de 1993 a 1997, alrededor de 3 millones de trabajadores en el sector estatal fueron despedidos anualmente. (…) Como resultado, el número de despidos alcanzó un pico, en el que alrededor de 7 millones de trabajadores urbanos en empresas estatales fueron despedidos cada año desde 1997 a 1999. De 1993 a 2004, más de 50 millones de trabajadores en el sector estatal fueron despedidos. despedido." [26]

 

Como resultado, las ganancias aumentaron enormemente en las empresas de propiedad estatal. Si bien su rendimiento sobre los activos fue sólo del 0,7% en 1998, esta cifra aumentó al 6,3% en 2006. [27] El PTS/FT, así como sus socios en FIT-U como el stalinófilo PO, podrían no creer que las empresas estatales operan sobre una base capitalista. Pero una de las instituciones centrales del imperialismo mundial, el Banco Mundial, lo sabe mejor: “Muchas empresas estatales se corporatizaron, se reestructuraron radicalmente (incluida la eliminación de mano de obra) y se esperaba que operaran con ganancias. (…) Como resultado, la rentabilidad de las empresas estatales de China aumentó ". [28] Según las estadísticas oficiales de China, las empresas estatales "registraron su mejor desempeño de rentabilidad en 2018, incluso cuando el crecimiento del PIB del país se ha desacelerado, ya que las reformas iniciales dieron resultados y brindaron un apoyo sólido a la segunda economía más grande del mundo". En 2018, los ingresos totales de las casi 100 empresas estatales de administración centralizada del país aumentaron un 10,1% interanual a 29,1 billones de yuanes (4,29 billones de dólares). (...) El crecimiento de las ganancias fue aún mejor, alcanzando los 1,7 billones de yuanes con un aumento del 16,7 por ciento, los mejores resultados desde que se recopilaron estas cifras por primera vez, según el portavoz de SASAC, Peng Huagang”. [29] ¿Sabe el PTS/FT algo sobre las ganancias de las empresas estatales de China que los economistas chinos y occidentales no hayan visto?

 

El camarada Mercatante señala que la tasa de ganancia de la empresa pública es menor que la de las empresas privadas. Si bien esto es cierto, no es un argumento en contra del carácter capitalista de las empresas estatales de China. En promedio, las empresas estatales son corporaciones mucho más grandes con una participación sustancialmente mayor de capital constante (tanto fijo como circulante). En otras palabras, la composición orgánica de las empresas públicas, es decir, la relación entre la participación de los salarios de los trabajadores y los costos de maquinaria, materia prima, etc., es mucho mayor en comparación con las empresas privadas más pequeñas, en promedio. Esto significa que la participación del trabajo, que es la fuente de la plusvalía y, por lo tanto, de las ganancias, es menor en las empresas estatales que en las empresas privadas.

 

Marx señaló la relación entre la composición orgánica del capital, la tasa de ganancia y la concentración de capital en el Volumen III de El capital. “La baja de la cuota de ganancia y la acumulación acelerada no son más que dos modos distintos de expresar el mismo proceso, en el sentido de que ambos expresan el desarrollo de la capacidad productiva. La acumulación, por su parte, acelera la disminución de la cuota de ganancia, toda vez que implica la concentración de los trabajos en gran escala y, por tanto, una composición más alta del capital. Por otra parte, la baja de la cuota de ganancia acelera, a su vez, el proceso de concentración del capital y su centralización mediante la expropiación de los pequeños capitalistas y el desahucio del último resto de los productos directos que todavía tienen algo que expropiar. Con ello se acelera, a su vez, en cuanto a la masa, la acumulación, aunque, en lo que a la cuota se refiere, la acumulación disminuya al disminuir la cuota de ganancia”. [30]

 

Por lo tanto, la brecha en la tasa de ganancia entre empresas grandes y pequeñas no solo es relevante en China sino también en otros países capitalistas.

 

El carácter capitalista de las empresas estatales de China también se confirma cuando comparamos estas corporaciones con las de otras potencias imperialistas. Tomemos los monopolios más grandes que se encuentran en la última lista de Fortune Global 500. Como hemos señalado en nuestros trabajos, China ha aumentado constantemente su participación entre estos monopolios más grandes y ahora incluso se ha convertido en el número 1. En nuestra última respuesta al PTS/FT proporcionamos una tabla sobre este tema. Comparemos ahora la rentabilidad de estas corporaciones.

 

Un estudio publicado recientemente sobre este tema informa que los monopolios de China en esta lista, de los cuales dos tercios son de propiedad estatal, tienen una rentabilidad menor que los de Estados Unidos o Suiza, pero mayor o similar que Japón y sus rivales de Europa occidental. El "margen de ganancia" de China en 2020 fue del 4,5%, aproximadamente la mitad del de EE.UU. Pero superior al de Francia (4,3%), Alemania (3,3%) y Japón (2,7%). Hay un resultado similar cuando comparamos el “Retorno de los activos”: Estados Unidos lidera con un 4,9%, Alemania (2,2%), China tiene un 1,9% -lo mismo que Francia- y Japón tiene un 1,4%. [31] (Ver cuadro 2 y 3)

 

 

 

Tabla 2. Margen de ganancias de las corporaciones Fortune Global 500, 2020 [32]

 

EE.UU.                                  8.9%

 

Reino Unido                       5.9%

 

China                                    4.5%

 

Francia                                 4.3%

 

Alemania                             3.3%

 

Corea del Sur                      2.8%

 

Japón                                     2.7%

 

 

 

Tabla 3. Rentabilidad de los activos de las corporaciones Fortune Global 500, 2020 [33]

 

EE.UU.                                  4.9%

 

Alemania                             2.2%

 

Reino Unido                       2.1%

 

China                                    1.9%

 

Francia                                 1.9%

 

Corea del Sur                      1.7%

 

Japón                                     1.4%

 

 

 

Preguntamos a los camaradas del PTS/FT: si las empresas estatales de China no son realmente capitalistas, si realmente no operan sobre la base de la ley del valor, ¡¿cómo diablos es posible que tengan una rentabilidad similar a los monopolios capitalistas de las potencias imperialistas longevas como Alemania, Francia o Japón?! ¡¿No es obvio que todas estas conversaciones sobre las empresas estatales "no capitalistas" de China son simplemente una tontería?!

 

 

 

Las empresas estatales representan una fusión de estado y clase capitalista

 

 

 

Además, sería un error imaginar a las empresas estatales de China como una especie de economía que domina el estado. De hecho, las empresas estatales representan en su mayoría una especie de simbiosis de capitalistas estatales y privados, administradores estatales con gran autonomía, accionistas minoritarios privados, etc. Desde el comienzo de China han surgido numerosos vínculos estrechos entre la creciente clase capitalista y las empresas estatales. restauración capitalista, que resulta en beneficio mutuo. Un artículo sobre la nueva clase de superricos de China observó ya en 2013: “Lo que es único sobre los superricos de China es que la mayor parte de su fortuna proviene de participaciones en algunas de las 145.000 empresas estatales (EPE) de China, que dominan la economía. (Estas incluyen compañías Fortune 500 como la petrolera Sinopec, el banco ICBC y China National Petroleum). Wealth-X predice que la población ultrarricosa crecerá en otras 1,000 personas en 2013 como resultado de la actividad de las empresas estatales. "Las asociaciones con empresas estatales es uno de los factores clave que impulsan el crecimiento", dice David Friedman, presidente de Wealth-X ". [34]

 

También sería erróneo entender el papel del Estado como institución que interviene de forma permanente. Una interesante investigación sobre el capitalismo de estado de China llegó a la conclusión: "En la medida en que el estado interviene con éxito en las operaciones de las empresas estatales para lograr los objetivos políticos, normalmente lo hace como regulador, no como accionista controlador". [35]

 

Además, la mayoría de los dividendos de las empresas estatales no van a los bolsillos del estado, sino que permanecen en manos de la corporación, y en particular, de sus administradores y accionistas. “Además, las tasas de dividendo pagadas por las empresas estatales centrales al gobierno en su calidad de accionista son más bajas que las pagadas a los accionistas privados por las empresas estatales chinas que cotizan en Hong Kong. Lo más importante, quizás, es que prácticamente todos los dividendos pagados por las empresas públicas al gobierno se reciclan finalmente a ellos: más del 92% de los dividendos pagados por las empresas estatales centrales al gobierno en 2012 se remitieron a las empresas estatales en forma de subsidios. ”[36]

 

Otro estudio también llama la atención sobre los estrechos lazos de las empresas estatales y la clase capitalista. “Este proceso de expansión financiera surgió a mediados de la década de 1990 y ganó un ímpetu espectacular después de la crisis financiera global de 2008. Si bien el estado mantiene un control estricto sobre la cuenta de capital, los capitalistas privados han penetrado los circuitos financieros de China de dos maneras. En primer lugar, los capitalistas privados participaron en la participación accionaria con corporaciones estatales mediante la compra directa de acciones o mediante sociedades de cartera financiera, fondos de inversión y compañías de seguros. Esta nueva burguesía presionó por una mayor apertura de capital de las grandes empresas estatales bajo administración central, la mayoría de las cuales ahora cotizan en los mercados de valores con límites a las acciones no negociables. Se establecieron fondos de inversión y nuevas participaciones para permitir la venta de acciones y se convirtieron en vehículos rápidos para la formación de grandes fortunas. (…) En segundo lugar, los capitalistas privados especulaban con los bienes raíces. El sobredesarrollo financiero en China movilizó y canalizó recursos internos a través del sistema financiero para importantes obras de infraestructura y urbanización, especialmente después de 2008”. [37]

 

En resumen, las empresas estatales de China no son empresas no capitalistas de carácter semisocialista. Son monopolios capitalistas con el Estado como fuerza reguladora.

 

 

 

Algunos contraargumentos adicionales

 

 

 

El camarada Mercatante sugiere que varias empresas públicas tienen pérdidas, lo que en su opinión indicaría que no están operando sobre la base de la ley del valor. Sin embargo, es un gran error imaginar que los monopolios capitalistas siempre obtendrían ganancias. Un estudio que comparó corporaciones estadounidenses y chinas llegó al siguiente resultado: “En términos de tasas de pérdidas, en 2005, una muestra de 6.000 empresas en la Bolsa de Valores de Nueva York y la bolsa NASDAQ ponderada por tecnología mostró que el 36,2 por ciento de esas empresas estadounidenses resultaron ser generadores de pérdidas, y la pérdida fue del 1 por ciento del producto interno bruto total nacional. En el mismo año, el 32,4 por ciento de las empresas estatales en China mostraron una pérdida, y la pérdida representó solo el 0,5 por ciento del producto interno bruto nacional ". [38]

 

Otra objeción del autor de PTS/FT es que las empresas estatales de China han aumentado sustancialmente sus deudas. Por supuesto, esto es cierto y lo hemos señalado en otros trabajos. [39] ¡Sin embargo, las deudas han aumentado no solo en China sino en todos los países imperialistas! Como resultado, los sectores no financiero y financiero están altamente endeudados en todos los estados imperialistas, como lo demuestra la Tabla 4. (Tenga en cuenta que estas cifras son del último trimestre de 2019, es decir, antes del inicio de la crisis del COVID-19 que provocó un gran programa de ayuda financiera capitalista estatal sin precedentes. Por lo tanto, el endeudamiento es sustancialmente mayor en la actualidad).

 

 

 

Tabla 4. Deuda mundial total por sector como porcentaje del PIB, cuarto trimestre de 2019 [40]

 

País                                                     Corporaciones no financieras                      Sector financiero

 

Mundial                                               91.6%                                                                    81.3%

 

EE.UU.                                                  73.9%                                                                    76.9%

 

Zona del Euro                                    108.2%                                                                  123.7%

 

Japón                                                     104.7%                                                                  156.8%

 

Reino Unido                                       80.2%                                                                    175.3%

 

China                                                    150.3%                                                                  42.2%

 

 

 

El camarada Mercatante también se pregunta hasta qué punto existe hoy el desempleo en China. Como citamos anteriormente, afirma: “Las EPE aseguraban históricamente empleo y salarios, haciendo que fuera virtualmente inexistente la amenaza del desempleo. El funcionamiento del capitalismo requiere no solo que esta amenaza sea real, sino que pueda existir un “ejército industrial de reserva a disposición del capital”. Sin embargo, cualquier sugerencia de que este flagelo capitalista estaría ausente en China pertenece al reino de la fantasía. Como ya demostramos, las empresas estatales despidieron a unos 50 millones de trabajadores entre 1993 y 2004. Hoy, el desempleo es generalizado en China y ha aumentado sustancialmente con el inicio de la Gran Depresión a fines de 2019. Ya nos referimos a este desarrollo en nuestro último libro sobre la crisis del COVID-19. Según estimaciones de Liu Chenjie, economista jefe de la gestora de fondos Upright Asset, “la pandemia puede haber empujado a 205 millones de trabajadores al “desempleo friccional”, donde quieren trabajar, pero no pueden o no pueden volver a trabajar. De ser cierto, esa cifra representaría más de una cuarta parte de los 775 millones de trabajadores de China y sería mucho más alta que la cifra del 6.2 por ciento propuesta por la encuesta del gobierno”. [41]

 

 

 

El PTS/FT, el PO y las tentaciones del kirchnerismo

 

 

 

¿Cuál es la explicación de la negativa del PTS/FT a reconocer el carácter imperialista de China y su incapacidad para elaborar un análisis del proceso de restauración capitalista que llegue a conclusiones claras? Ya hemos señalado en nuestra última respuesta que el PTS/FT está cada vez más infestado del método del empirismo ecléctico y la arbitrariedad posmodernista que se ha introducido bajo la bandera del Gramscianismo. También llamamos la atención sobre el hecho de que el PTS/FT parece acomodarse a su socio más importante en el FIT-U, el Partido Obrero, que es un abanderado indiscutible del socialimperialismo chino.

 

No es necesario repetir esta crítica en este lugar. Sin embargo, queremos señalar el contexto más amplio de este desarrollo. Dado que el FIT-U, y en particular sus dos componentes más importantes, el PTS y el PO, experimentaron cierto éxito electoral en la última década, esto ha resultado en un cierto proceso de integración de los cuadros dirigentes tanto en el sistema parlamentario burgués como en la burocracia sindical. El escandaloso voto de los diputados porteños del PTS y del PO por un proyecto de ley pro-sionista en junio de este año ha sido el indicador más escandaloso, pero no el único de este proceso de integración en las instituciones burocráticas del capitalismo. [42]

 

La fuerza más fuerte en el movimiento sindical argentino y entre las fuerzas progresistas en general ha sido tradicionalmente el peronismo de izquierda, o como lo llamó desde la crisis de 2001-02, el kirchnerismo. La clase dominante de Argentina, una semicolonia capitalista avanzada, ha estado buscando cada vez más durante algún tiempo alternativas a su patrón tradicional, el imperialismo gringo. El avance de China como una gran potencia emergente ha ofrecido a Argentina, así como a otros países latinoamericanos, una alternativa potencial a los EE.UU. Desde hace algún tiempo. Como hemos señalado en nuestros trabajos, el imperialismo chino se ha convertido en uno de los socios comerciales e inversionistas extranjeros más importantes de América Latina en la última década.

 

Este proceso se ha acelerado en el pasado reciente desde que los kirchneristas recuperaron el poder tras las elecciones del año pasado. Hace unas semanas, el banco central de Argentina anunció que renovará un acuerdo de cooperación monetaria con el Banco Popular de China para canjear las monedas de cada uno por valor de 18.200 millones de dólares. ¡Esta cantidad representa el asombroso 42% de las reservas extranjeras de Argentina! [43]

 

De manera más general, es bien sabido que los partidos bolivarianos de América Latina consideran a China y Rusia como una contrafuerza "progresista" y "antiimperialista" contra la presión de Washington. Venezuela y Bolivia (hasta el derrocamiento de Evo Morales el año pasado) se han alineado estrechamente con Beijing y Moscú y sus partidarios en América Latina compartieron su acomodación política con estas grandes potencias emergentes. Como ya señalamos, el PO ya capituló ante esta presión. Parece que el PTS/FT está siguiendo esta tendencia y espera aumentar sus oportunidades de realineamiento político con tales fuerzas de esta manera.

 

 

 

Conclusiones

 

 

 

Concluimos repitiendo que la “cuestión de China” representa uno de los temas más importantes de la política mundial en el período histórico actual. Como hemos elaborado en nuestros trabajos, el período histórico que se abrió en 2008 ha sido uno de profundización de la crisis del capitalismo con numerosos eventos dramáticos y conmociones revolucionarias y contrarrevolucionarias. [44] En un período revolucionario tan histórico es inevitable que la rivalidad entre las grandes potencias se acelere masivamente y que el tema de la guerra entre estados imperialistas vuelva a convertirse en una cuestión clave. En tal período es una cuestión política de vida o muerte para una organización revolucionaria poseer una teoría correcta para guiar una práctica correcta.

 

Trotsky observó una vez que una teoría es probada por eventos políticos y que esto es particularmente cierto en períodos de fuertes choques entre estados y clases. “La gran importancia práctica de una correcta orientación teórica se manifiesta con más evidencia en las épocas de agudos conflictos sociales, de rápidos virajes políticos o de cambios abruptos en la situación.” [45] Esta declaración es particularmente relevante en la situación mundial actual.

 

El hecho de que el PTS/FT no reconozca el carácter imperialista, o incluso capitalista, de China tiene consecuencias masivas para su estrategia y tácticas. Comprender el carácter capitalista e imperialista de China permite a los marxistas adoptar una posición de derrotismo revolucionario, es decir, oponerse intransigentemente a todas las grandes potencias imperialistas: Estados Unidos, China, Rusia, la UE y Japón.

 

La incapacidad del PTS/FT para comprender este carácter capitalista e imperialista empuja inevitablemente a esta organización a ponerse del lado de China contra los EE.UU. Esto significa que el PTS/FT se está deslizando hacia una posición de socialimperialismo pro-chino, es decir, una política similar al fracaso social-patriótico de la socialdemocracia europea en 1914. Esperamos que los camaradas del PTS/FT abran rápidamente una discusión en sus filas y reviertan tan desastrosa posición.

 

 

 



[1] Michael Pröbsting: Incapaces de ver el bosque por ver los árboles (PTS/FT y China). El empirismo ecléctico y la falla del PTS/FT en reconocer el carácter imperialista de China, 13 de agosto de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/pts-ft-y-imperialismo-chino/. El artículo original de Esteban Mercatante es: China en el desorden mundial, https://www.laizquierdadiario.com/China-en-el-desorden-mundial.

[2] Esteban Mercatante: Los contornos del capitalismo en China, http://www.laizquierdadiario.com/Los-contornos-del-capitalismo-en-China. Todas nuestras citas son sobre este artículo en particular, al menos que señalemos lo contrario.

[3] Sobre el análisis de la CCRI/RCIT de China y Rusia como grandes potencias y la rivalidad interimperialista, consulte la literatura mencionada en la subsección especial de nuestro sitio web: https://www.thecommunists.net/theory/china-russia-as-imperialist-powers/. En particular, nos referimos a nuestro libro de Michael Pröbsting: Antiimperialismo en la era de la rivalidad entre Grandes Potencias. Los factores detrás de la creciente rivalidad entre los EE.UU., China, Rusia, la UE y Japón. Una crítica del análisis de la izquierda y un esbozo de la perspectiva marxista, CCRI/RCIT Books, Viena 2019. El libro se puede leer en línea o descargar gratis aquí: https://www.thecommunists.net/theory/anti-imperialism-in-the-age-of-great-power-rivalry/. En este contexto queremos señalar que este libro se encuentra actualmente traducido al idioma español y ya se han publicado más de 15 capítulos en nuestro sitio web (ver: https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/libro-anti-imperialismo-en-la-era-de-la-rivalidad-de-las-grandes-potencias/). Véase también el capítulo 10 de nuestro libro de Michael Pröbsting: The Great Robbery of the South. Continuidad y cambios en la superexplotación del mundo semicolonial por el capital monopolista. Consecuencias para la teoría marxista del imperialismo, CCRI/RCIT Books, Viena 2013, https://www.thecommunists.net/theory/greatrobbery-of-the-south/; véase también Michael Pröbsting: Imperialismo chino y economía mundial. Un ensayo publicado en la segunda edición de The Palgrave Encyclopedia of Imperialism and Antiimperialism (editado por Immanuel Ness y Zak Cope), Palgrave Macmillan, Cham, 2020, https://link.springer.com/referenceworkentry/10.1007%2F978-3-319-91206-6_179-1

[4] Ver, p. La nueva ola global de luchas de clases y la consigna de la Asamblea Constituyente. Cómo aplicar una táctica democrática revolucionaria crucial (y cómo no hacerlo): una crítica de las desviaciones oportunistas del PTS/FT y el PO/CRFI con sede en Argentina, 26 de noviembre de 2019, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/la-nueva-ola-global-de-luchas-de-clases-y-la-consigna-de-la-asamblea-constituyente/; Una oportunidad para avanzar - ¡Una oportunidad que no debe perderse! Carta abierta a todos los participantes de la conferencia virtual latinoamericana y estadounidense organizada por FIT-U (Argentina) los días 30 y 31 de julio y 1 de agosto, 30 de julio de 2020, https://www.thecommunists.net/rcit/open-letter-to-all-participants-of-the-virtual-fit-u-conference/; ¡Por una conferencia internacional sobre la lucha contra la crisis capitalista mundial! Carta abierta al Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad (FIT-U) en Argentina, 31 de marzo de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/carta-abierta-al-fit-u-por-una-conferencia-internacional-sobre-la-lucha-contra-la-crisis-capitalista-mundial/; Omisiones importantes. Algunas observaciones sobre la resolución unitaria final de la conferencia FIT-U Latinoamericana y estadounidense, 3 de agosto de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/algunas-observaciones-sobre-la-resolucion-unitaria-final-de-la-conferencia-fit-u-latinoamericana-y-estadounidense/; CCRI/CRIT y CEP: La contrarrevolución COVID-19 y la traición de la izquierda de la cuarentena, 29 de junio de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/declaracion-conjunta-la-contrarrevolucion-covid-19-y-la-traicion-de-la-izquierda-de-la-cuarentena/; CCRI/RCIT y CEP: FIT (Argentina): una escandalosa traición a las heroicas masas palestinas, 2 de julio de 2020, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/fit-argentina-una-escandalosa-traicion-a-las-heroicas-masas-palestinas/

[5] Para la crítica de la RCIT al PO argentino, ver p. los siguientes documentos de Michael Pröbsting: Russia and China: Neither Capitalist nor Great Powers? A Reply to the PO/CRFI and their Revisionist Whitewashing of Chinese and Russian imperialism, 28 November 2018, https://www.thecommunists.net/theory/russia-and-china-neither-capitalist-nor-great-powers-reply-to-po-crfi/; The Catastrophic Failure of the Theory of “Catastrophism”. On the Marxist Theory of Capitalist Breakdown and its Misinterpretation by the Partido Obrero (Argentina) and its “Coordinating Committee for the Refoundation of the Fourth International”, 27 de mayo de 2018, https://www.thecommunists.net/theory/the-catastrophic-failure-of-the-theory-of-catastrophism/; Algunas reflexiones sobre la escisión en el “Partido Obrero” argentino, 10 de julio de 2019, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/algunas-reflexiones-sobre-la-escisi%C3%B3n-en-el-partido-obrero-argentino/; Social-Bonapartism in Argentina. The Partido Obrero (Tendencia) of Jorge Altamira supports the State of Emergency, 29 de abril de 2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/latin-america/social-bonapartism-in-argentina/

[6] Los documentos de la RCIT sobre la Guerra Comercial Global se han recopilado en una subpágina especial de nuestro sitio web: ver https://www.thecommunists.net/worldwide/global/collection-of-articles-on-the-global-trade-war/; Nuestra posición fundamental se ha resumido en una declaración programática "Guerra comercial global: ¡No al patrioterismo de las grandes potencias en Occidente y Oriente!" que se ha publicado en 10 idiomas: https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/guerra-comercial-global-no-al-patrioterismo-de-gran-potencia-en-occidente-y-oriente/; La última declaración de la CCRI/RCIT es: TikTok, Consulate Closures and the Cold War between the U.S. and China. Socialists must oppose all Great Powers! 10.08.2020, https://www.thecommunists.net/worldwide/global/tiktok-consulate-closures-and-the-cold-war-between-the-u-s-and-china/;

[7] Ver, p. V. I. Lenin y G. Zinoviev: El Socialismo y la Guerra (1915), https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/1915sogu.htm; León Trotsky: La Guerra y la Cuarta Internacional (1934), https://marxists.architexturez.net/espanol////trotsky/ceip/escritos/libro3/T05V225.htm

[8] Ver sobre esto, RCIT: Theses on Revolutionary Defeatism in Imperialist States, 8 September 2018, https://www.thecommunists.net/theory/theses-on-revolutionary-defeatism-in-imperialist-states/; véanse también los capítulos XVI al XX de nuestro libro Antiimperialismo en la era de la rivalidad entre Grandes Potencias.

[9] Jimena Vergara: The United States in the Global Crisis: Perspectives for Revolutionary Struggle, 6 August 2020, https://www.leftvoice.org/the-united-states-in-the-global-crisis-perspectives-for-revolutionary-struggle-organic-crisis-and-unrest-in-the-u-s

[10] Christian Castillo, Claudia Cinatti: Un primer balance de la conferencia virtual de América Latina y EE. UU. Publicamos a continuación un primer balance de la Conferencia Virtual de Latinoamérica y los Estados Unidos convocada por el Frente de Izquierda Unidad de Argentina, que se realizó entre el 30 de julio y el 1° de agosto., 7 de agosto 2020, https://www.laizquierdadiario.com/Un-primer-balance-de-la-conferencia-virtual-de-America-Latina-y-EE-UU

[11] Vea en esto, por ejemplo. los capítulos IX y XXV de nuestro libro Antiimperialismo en la era de la rivalidad entre Grandes Potencias.

[12] La RCIT y su organización predecesora han examinado regularmente el proceso de restauración capitalista y los trabajadores luchan contra él. Vea en esto por ejemplo. Michael Pröbsting: la transformación de China en una potencia imperialista. Un estudio de los aspectos económicos, políticos y militares de China como Gran Potencia (2012), en: Revolutionary Communism No. 4, http://www.thecommunists.net/publications/revcom-number-4; Otros artículos útiles, generalmente escritos por nuestro antiguo compañero Peter Main, son: "China: 'socialismo' con características capitalistas" (en: Trotskyist International No. 11, 1993); “China: Stalinists draw near their capitalist goal” (in: Trotskyist International No. 22, 1997); “Restoring capitalism in China”(2000), https://www.thecommunists.net/theory/restoring-capitalism-in-china-2000/; “China: From Mao to the market” (in: Fifth International, Vol. 2, No.4, 2007); “China and International Perspectives” (2006), http://www.fifthinternational.org/content/china-and-international-perspectives. Para un análisis de la revolución social liderada por los estalinistas en 1949-52, ver : LRCI: The Degenerated Revolution. The origins and nature of the Stalinist states, Chapter: The Chinese Revolution 1982, pp.54-59, https://www.thecommunists.net/theory/stalinism-and-the-degeneration-of-the-revolution/. Para nuestro análisis teórico de la restauración capitalista nos remitimos al Capítulo II de nuestro libro de Michael Pröbsting: Cuba’s Revolution Sold Out? The Road from Revolution to the Restoration of Capitalism, August 2013, RCIT Books, https://www.thecommunists.net/theory/cuba-s-revolution-sold-out/.

[14] León Trotsky: La Naturaleza de clase en el estado soviético (1933), https://www.marxists.org/espanol//trotsky/ceip/escritos/libro3/T05V127.htm

[15] Idem.

[16] V. I. Lenin: El Estado y la Revolución (1917), https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/estyrev/hoja5.htm

[17] Para ejemplos y citas, vea nuestro libro por Michael Pröbsting: The COVID-19 Global Counterrevolution: What It Is and How to Fight It. A Marxist analysis and strategy for the revolutionary struggle, RCIT Books, April 2020, https://www.thecommunists.net/theory/the-covid-19-global-counterrevolution/, pp. 36-43

[18] Nicholas Lardy: Private sector development, in: Ross Garnaut, Ligang Song and Cai Fang (Editors): China’s 40 Years of Reform and Development 1978–2018, Published by the Australian National University Press and the Social Sciences Academic Press (China), Australia, p. 333

[19] Amir Guluzade: The role of China's state-owned companies explained, Chief Operating Officer, Private Wealth Institute, Ahmadoff & Co, 07 May 2019, https://www.weforum.org/agenda/2019/05/why-chinas-state-owned-companies-still-have-a-key-role-to-play/

[20] Chunlin Zhang: How Much Do State-Owned Enterprises Contribute to China’s GDP and Employment? July 15, 2019, https://documents.worldbank.org/en/publication/documents-reports/documentdetail/449701565248091726/how-much-do-state-owned-enterprises-contribute-to-china-s-gdp-and-employment, p. 10

[21] See e.g. Michael Pröbsting: Russia and China: Neither Capitalist nor Great Powers? A Reply to the PO/CRFI and their Revisionist Whitewashing of Chinese and Russian imperialism

[22] Yunhua Liu: A Comparison of China's State-Owned Enterprises and Their Counterparts in the United States: Performance and Regulatory Policy, in: Public Administration Review, Dec., 2009, Vol. 69, Supplement to Volume 69: Comparative Chinese/American Public Administration (Dec., 2009), p. S47

[23] Ligang Song: State-owned enterprise reform in China: Past, present and prospects, in: Ross Garnaut, Ligang Song and Cai Fang (Editors): China’s 40 Years of Reform and Development 1978–2018, Published by the Australian National University Press and the Social Sciences Academic Press (China), Australia, p. 371

[24] Yunhua Liu: A Comparison of China's State-Owned Enterprises and Their Counterparts in the United States: Performance and Regulatory Policy, p. S47

[25] Idem, p. S47

[26] Zhi Li, Congming Ding, Zhenqiao Liang: Growing Up in China's SOEs Reform: The massive layoffs and public trust in government, 2016, Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=2799076 or http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.2799076, pp. 4-5

[27] Yunhua Liu: A Comparison of China's State-Owned Enterprises and Their Counterparts in the United States: Performance and Regulatory Policy, p. S47

[28] China 2030. Building a Modern, Harmonious, and Creative High-Income Society (2012), published by The World Bank and the Development Research Center of the State Council, the People’s Republic of China, p. 111

[29] Chu Daye and Zhang Dan: Results underpin economy amid downward pressure, Global Times, 17.1.2019, http://www.globaltimes.cn/content/1136176.shtml; see also SCMP: China’s state-owned companies enjoy record profits, even as private sector flounders, 18 January, 2019, https://www.scmp.com/economy/china-economy/article/2182552/chinas-state-owned-companies-enjoy-recordprofits-even-private

[30] Karl Marx: El Capital, Tomo III, Edit. Librotod, p. 178, https://omegalfa.es/downloadfile.php?file=libros/el-capital-tomo-3.pdf

[31] Scott Kennedy: The Biggest But Not the Strongest: China’s Place in the Fortune Global 500, August 18, 2020, https://www.csis.org/blogs/trustee-china-hand/biggest-not-strongest-chinas-place-fortune-global-500

[32] Idem

[33] Idem

[34] Lily Kuo: China’s mega-rich are worth more than the annual output of South Korea and Taiwan, 25 January 2013, https://qz.com/47292/chinas-mega-rich-are-worth-more-than-the-annual-output-of-south-korea-and-taiwan/

[35] Curtis J. Milhaupt and Wentong Zheng: Beyond Ownership: State Capitalism and the Chinese Firm, in: 103 Georgetown Law Journal 665 (2015), p. 682

[36] Idem

[37] Isabela Nogueira and Hao Qi: State and Capitalist Class in China’s Economic Transition: From Great Compromise to Strained Alliance, September 2018, Political Economy Research Institute, Working Paper Series No. 467, pp. 17-18

[38] Yunhua Liu: A Comparison of China's State-Owned Enterprises and Their Counterparts in the United States: Performance and Regulatory Policy, p. S48

[39] Ver sobre esto, por ejemplo en nuestro libro de Michael Pröbsting: The COVID-19 Global Counterrevolution: What It Is and How to Fight It, pp. 17-19

[40] The Institute of International Finance: Global Debt Monitor: COVID-19 Lights a Fuse, 6 April 2020, p. 4

[41] Frank Tang: Coronavirus: China’s unemployment crisis mounts, but nobody knows true number of jobless, 3 April 2020, https://www.scmp.com/economy/china-economy/article/3078251/coronavirus-chinas-unemployment-crisis-mounts-nobody-knows

[42] Ver sobre esto, por ejemplo en RCIT y CEP: FIT (Argentina): una escandalosa traición a las heroicas masas palestinas, https://www.thecommunists.net/home/espa%C3%B1ol/fit-argentina-una-escandalosa-traicion-a-las-heroicas-masas-palestinas/

[43] Argentina and China renew US$ 18 billion swap; Beijing will pay for agriculture imports in Yuan, 7 August 2020, https://en.mercopress.com/2020/08/07/argentina-and-china-renew-us-18-billion-swap-beijing-will-pay-for-agriculture-imports-in-yuan

[44] Sobre el análisis del RCIT del período histórico actual, ver p. Ej. el Capítulo 14 en Michael Pröbsting: The Great Robbery of the South. Continuity and Changes in the Super-Exploitation of the Semi-Colonial World by Monopoly Capital Consequences for the Marxist Theory of Imperialism, RCIT Books, Vienna 2013, http://www.great-robbery-of-the-south.net/. Véanse también losdocumentosanuales World Perspectivesque la RCIT ha publicado en los últimos años: RCIT: World Perspectives 2020: A Pre-Revolutionary Global Situation. Tesis sobre la situación mundial, las perspectivas de la lucha de clases y las tareas de los revoluc